RSS

Oncología III, la terapia de Gerson

01 Ene

Epilogo sobre el cáncer . Esta grave enfermedad continua siendo un gran problema para la humanidad a pesar de haber avanzado significativamente  en sus causas y tratamientos en los últimos 30 años. El reciente punto de vista del presidente venezolano puede estar acertado, aunque hay que contemplar la posibilidad de vectores derivados de las costumbres cotidianas de alimentación e higiene además de vectores por químicos y transgénicos en la comida y los programas especiales de resolución de conflictos de la naturaleza. Magnífico documental sobre la terapia de Gerson para la curación del cáncer y otras «enfermedades degenerativas incurables» por la medicina tradicional, visto desde la perspectiva de un niño de 15 años de edad.

El documental embarca al protagonista en una serie de viajes, en los que diversos personajes otorgan distintos puntos de vista, ya sean referentes a la terapia en sí o a la medicina ortodoxa, abriendo una puerta a las realidades que la sociedad moderna nos permite o no conocer. Somos lo que comemos…»Que la comida sea tu medicina, y que la medicina sea tu comida» (Hipócrates, 460-370 AC).

Es raro hallar casos de cáncer, artritis u otras enfermedades degenerativas en culturas consideradas “primitivas” por la civilización occidental. ¿Es debido a la dieta? Esta idea se apoya en el hecho de que las enfermedades degenerativas aparecen en dichas culturas sólo después de la introducción de alimentos modernos envasados y con aditivos. El Dr. Gerson, creador de la terapia que lleva su nombre, afirmaba: “Mantente cerca de la naturaleza y sus leyes eternas te protegerán”. Según él, las enfermedades degenerativas estaban causadas por alimentos, agua y aire tóxicos y degradados.

A lo largo de nuestras vidas, nuestros cuerpos se van contaminando con diversas sustancias tóxicas que causan cánceres y otras enfermedades. Estas sustancias tóxicas nos llegan a través del aire que respiramos, de la comida que comemos, de los medicamentos que tomamos y del agua que bebemos.

A medida que el uso de estas sustancias tóxicas aumenta día a día y la incidencia del cáncer también crece, poder utilizar un tratamiento demostrado, natural y desintoxicante, como la Terapia Gerson no sólo brinda tranquilidad, sino que es necesario.

La Terapia Gerson es un tratamiento natural que fortalece el sistema inmunitario, para así poder tratar cánceres, artritis, enfermedades cardiacas, alergias y muchas otras enfermedades degenerativas.

Un aspecto que la diferencia de la mayoría de los demás tratamientos es su naturaleza integradora e inclusiva. Se consumen diariamente trece vasos de jugos frescos, de frutas y verduras orgánicas, que proporcionan una cantidad abundante de nutrientes, enzimas y minerales. Entonces, estas sustancias degradan el tejido enfermo del cuerpo, mientras que los enemas ayudan a eliminar la acumulación de toxinas de toda una vida en el hígado.


Con un enfoque que tiene en cuenta la totalidad del cuerpo para la curación, la Terapia Gerson reactiva de manera natural la magnífica capacidad de su cuerpo de curarse a sí mismo –sin efectos secundarios nocivos-. Aunque su filosofía de desintoxicar y reactivar al cuerpo es simple, este tratamiento es complejo y requiere prestarle bastante atención a los detalles.

Frutas y vegetales

La Terapia Gerson busca regenerar el cuerpo para recuperar la salud, apoyando cada requerimiento nutricional importante inundando el cuerpo con los nutrientes de casi 9 kilos de frutas y vegetales orgánicos. La mayor parte se utiliza para hacer jugos frescos, un vaso por hora, 13 veces al día. Se consumen generosas cantidades de alimentos sólidos, crudos y cocidos. Por lo general, la oxigenación resulta ser el doble o más, ya que la deficiencia de oxígeno en la sangre contribuye al desarrollo de muchas enfermedades degenerativas. También se estimula el metabolismo con el agregado de suplementos para la tiroides, suplementos de potasio y otros, y evitando las grasas animales pesadas, el exceso de proteínas y sodio y otras toxinas.

Las enfermedades degenerativas dejan al cuerpo cada vez más incapaz de excretar los desechos de manera adecuada, lo que comúnmente resulta en fallas hepáticas y renales.

Para prevenir esto, la Terapia Gerson utiliza una desintoxicación intensiva para eliminar los desechos, regenerar el hígado, reactivar el sistema inmunitario y reestablecer las defensas esenciales del cuerpo –los sistemas enzimáticos, minerales y hormonales-. Con una nutrición generosa y de alta calidad, mayor disponibilidad de oxígeno, desintoxicación y un metabolismo mejorado, las células –y el cuerpo- pueden regenerarse, sanarse y prevenir futuras enfermedades.

¡Advertencia!

No empiece la Terapia Gerson sin la supervisión de un profesional capacitado en esta terapia, sin consultar previamente con su médico de cabecera o si se da alguna de estas condiciones:

• Quimioterapia
• Diabetes
• Metástasis en el cerebro
• Daño renal severo
• Cuerpos extraños tales como marcapasos, implantes de mama, discos de metal o tornillos.

Los pacientes deben ser capaces de comer, beber y eliminar normalmente. La Terapia Gerson no se puede administrar a receptores de transplantes.



La dieta: un día típico de la dieta de un paciente Gerson

• Trece vasos de jugos frescos, de zanahoria/manzana y verduras verdes de hoja, preparados cada hora con frutas y vegetales orgánicos.
• Tres comidas vegetarianas completas, preparadas con frutas orgánicas, vegetales y cereales integrales. Una comida típica incluye ensalada, vegetales cocidos, papas al horno, sopa de verduras y jugo.
• Frutas frescas y postres de frutas frescas disponibles a toda hora como bocadillos o tentenpiés, además de la dieta regular.

Medicamentos

Todas los medicamentos utilizados como parte de la terapia Gerson se clasifican como biológicos, materiales de origen orgánico que se administran en cantidades terapéuticas.

•    Compuesto de potasio
•    Solución de Lugol
•    Vitamina B-12
•    Hormonas tiroideas
•    Extracto inyectable de hígado crudo
•    Enzimas pancreáticas
•    Enemas de café y/ó manzanilla

Desintoxicación

Una parte muy importante de la Terapia Gerson es la desintoxicación frecuente de los tejidos y de la sangre. Esto se logra de varias maneras, principalmente mediante el uso de enemas de café.

Los pacientes informan que los enemas reducen el dolor y aceleran la curación. Desde un punto de vista biológico, se estimulan los sistemas enzimáticos de la pared del intestino y del hígado y aumenta el flujo de bilis. Se ha demostrado que esto mejora la capacidad del cuerpo para eliminar los residuos tóxicos de origen ambiental, quimioterapéutico y de otras fuentes.

Otros métodos de desintoxicación incluyen el aceite de castor, usado como un tradicional estimulante del flujo de bilis y como otra manera de mejorar la capacidad del hígado para filtrar sangre. Adicionalmente, las enzimas digestivas sirven para mejorar la absorción de nutrientes y para asistir en la eliminación de tejido dañado.

Conozca más sobre la Terapia Gerson en http://www.gerson.org o en www.opcionesnaturales.com o llamando al Instituto Gerson al 619-685-5353 o al 888-443-7766.

*El Intituto Gerson, fundado en 1977 por la hija del Dr. Max Gerson, Charlotte, nació como una organización sin ánimo de lucro para continuar con el legado del Dr. Gerson.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: