RSS

Archivos diarios: enero 9, 2012

Una pesadilla nuclear en la toma de desiciones: OTAN, escudo antimisiles y la inseguridad de Rusia

David Krieger y Steven Starr*

Nuclear Age Peace Foundation
(Traducido por Arielev)

Reentrada de cabezas múltiples guiadas por láser provenientes de un misil Peacekeeper de los Estados Unidos, comparable a los misiles de Rusia. Wikipedia.

A raíz de la Guerra Fría, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), se ha hecho cada vez más potente. Fue creada en 1949 como una alianza de las fuerzas militares occidentales para protegerse contra la amenaza militar planteada por la Unión Soviética y los países del Este.

Con la desintegración de la Unión Soviética y el Pacto de Varsovia, la OTAN se ha expandido mediante la adición de los antiguos países del bloque soviético, trasladándose a las fronteras con Rusia. También ha participado en actividades militares, especialmente en la ex Yugoslavia, Afganistán y Libia.

Pero en los últimos años, EE.UU. y la OTAN han estado buscando la implementación de un sistema de defensa antimisiles integrado en el oeste, este y sudeste de Europa, así como en las aguas circundantes.

Los rusos han protestado enérgicamente que el sistema planificado socavará su potencial de represalia nuclear, y por lo tanto su seguridad. Estados Unidos, la fuerza impulsora detrás de los planes de defensa antimisiles de la OTAN, ha dicho repetidamente a los líderes rusos que no hay necesidad de preocuparse acerca de estos despliegues, ya que están diseñados para contrarrestar los misiles iraníes y no los misiles balísticos intercontinentales rusos.

 

EE.UU. se ha negado, no obstante, a proporcionarle a Rusia garantías escritas de que el sistema de defensa antimisiles no está dirigido contra ella. En consecuencia, Rusia ha rechazado las garantías verbales de EE.UU. y ha amenazado con desplegar sus propios misiles dirigidos a las instalaciones antimisiles de la OTAN. Rusia también ha amenazado con retirarse del Nuevo START, un acuerdo con EE.UU. para reducir el número de armas nucleares y sistemas de entrega de los arsenales de ambos países.

El embajador estadounidense ante la OTAN, Ivo Daalder, con fría indiferencia a las preocupaciones de Rusia, declaró recientemente:

Aunque Rusia lo quiera o no, estamos defendiendo el territorio Europa-OTAN contra  una amenaza cada vez mayor de misiles balísticos. Vamos a adaptar el tiempo y los detalles de esa amenaza, por lo que el foco de nuestro esfuerzo conjunto debería ser sobre cómo encontrar la manera de reducir esa amenaza en lugar de tratar de amenazar y tomar represalias por una implementación que no tiene nada que ver con Rusia “.

Supongamos por un momento que la situación fuese al revés, y que fuese Rusia el que hubiese formado otra OTAN, una Organización del Tratado del Atlántico Norte. Rusia lidera la alianza militar con Cuba, Venezuela, Nicaragua, México y varios otros países de América Central y el Caribe. Los estados de Rusia / OTAN compartían la misma comunicación, militares y sistemas de armas, y previamente habían luchado en varias guerras en América del Sur.

Imagina que, a través de esta alianza, Rusia comienza el despliegue de un sistema de defensa antimisiles integrado en las fronteras con EE.UU., así como  buques de guerra situados frente a la costa este y oeste de los Estados Unidos. Rusia declara que el propósito de este sistema, que rodea la mayor parte continental de EE.UU., es protegerlo contra un posible lanzamiento de un misil desde Canadá. EE.UU. alega que el despliegue de un sistema de defensa antimisiles podría socavar su potencial de represalia y por lo tanto su seguridad. Preocupado por la vulnerabilidad de sus fuerzas nucleares, EE.UU. amenaza con atacar el sistema antimisiles de Rusia y retirarse de START. En lugar de tomar en serio las preocupaciones de EE.UU., un embajador ruso dice:

“Le guste o no a EE.UU., estamos defendiendo de amenazas a EE.UU-OTAN.”

Este es un escenario peligroso, no importa que estemos hablando de la OTAN real o hipotéticamente. Si continúa la indiferencia de EE.UU. a las preocupaciones de seguridad de Rusia podría haber consecuencias nefastas: la ruptura de relaciones ruso-estadounidenses, la regresión a un nuevo enfrentamiento con armas nucleares en Europa, el retiro de Rusia del nuevo START, una nueva carrera armamentista nuclear entre los dos países, un desglose de el Tratado de No Proliferación Nuclear que se conduce a nuevos estados con armas nucleares, y una mayor probabilidad de uso de armas nucleares por accidente o diseño. Este es el escenario para un desastre nuclear, y está siendo provocado por la arrogancia EE.UU. en la búsqueda de sistemas antimisiles, una tecnología que es poco probable que sea eficaz, pero que los líderes rusos deben ver en términos de un escenario de el peor caso.

En el caso de un aumento de las tensiones entre EE.UU. y Rusia, el peor de los casos desde la perspectiva de Rusia sería un primer ataque EE.UU. ataque nuclear contra Rusia, teniendo la mayor parte de la capacidad de represalia nuclear rusa. Los rusos creen que EE.UU. se animó a hacer un ataque de primer golpe al tener las instalaciones de misiles Estados Unidos y defensa de la OTAN cerca de la frontera con Rusia, por lo que EE.UU. podía creer capaz de derribar cualquier misil ruso que sobreviva a su primer ataque.

El camino hacia una guerra nuclear entre EE.UU. y Rusia también podría comenzar con una confrontación militar convencional a través de la OTAN. La expansión de esta hacia las fronteras de Rusia ha creado el potencial para un conflicto local-militar con Rusia para luego escalar rápidamente en una guerra nuclear. La actual política rusa es responder con armas nucleares tácticas si se enfrentan a fuerzas convencionales abrumadoramente superiores, tales como las de la OTAN. En el caso de la guerra, el “paraguas nuclear” de la OTAN garantiza que los miembros de la esta serán protegidos por las armas nucleares de los EE.UU. que ya están ubicadas en Europa.

Poco después que el presidente Obama asumió su cargo, dijo en Praga:

“EE.UU. busca la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares.”

Si él tiene la intención de hacer ese sueño realidad, sería mejor instruir al gobierno de EE.UU. para que trabaje con los rusos en una forma que no atente contra su seguridad, o su percepción de seguridad, que, desde el punto de vista ruso, es esencialmente el mismo.

La única seguridad que puede existir en la era nuclear es la seguridad común. Un desequilibrio en la seguridad, o la percepción de ella, es una amenaza no sólo para la parte más débil, sino para todas. Los planes de defensa antimisiles de la OTAN  han creado una mayor inseguridad para Rusia, que ha puesto en marcha contraataques rusos que están reduciendo la seguridad de EE.UU., la OTAN y el mundo. Existen dos soluciones: o bien eliminar el sistema de defensa antimisiles europeo de EE.UU. y la OTAN, o permitir que Rusia se convierta en un socio completo en la planificación y operación de los despliegues de defensas antimisiles.

*David Krieger es Presidente de la Nuclear Age Peace Foundation. Steven Starr es un asociado de la Nuclear Age Peace Foundation y científico Senior de Médicos por la Responsabilidad Social. Mantiene un sitio web sobre las consecuencias medioambientales a largo plazo de una guerra nuclear (www.nucleardarkness.org).

Fuente: sleep walkings