RSS

Archivo de la etiqueta: salud humana

Ocupa Monsanto anuncia protestas en todo el mundo contra los transgénicos

Las manifestaciones se celebrarán en la ciudad sede de la corporación Monsanto y en numerosas ciudades de todo el planeta

El movimiento Ocupa Monsanto anunció una serie de protestas por todo el mundo contra la corporación estadounidense de agroquímicos Monsanto y el uso de organismos y productos con modificaciones genéticas en general.

El principal escenario de las protestas será la ciudad de San Luis (Misuri) donde se encuentra la sede de Monsanto Corporation. En la página oficial del evento se confirma la participación de otras 60 ciudades más en Argentina, Alemania, Canadá, Filipinas y otros muchos países.

El objetivo de los activistas de Ocupa Monsanto es hacer que los productos modificados genéticamente “regresen a los laboratorios”, según establece una nota del sitio del movimiento.

“La gente está preocupada por la evidencia de que los alimentos transgénicos afectan a la salud humana”, dice Rica Madrid, de Ocupa Monsanto. Pero “los políticos y las empresas ignoran la protesta pública contra los productos con modificaciones genéticas para proteger sus grandes beneficios”, añade.

“Hay algo raro en que el mismo productor de químicos que creó el ‘agente naranja’ controle ahora el suministro de alimentos”, sostiene la ecologista Jaye Crawford. Con estas palabras Crawford se refiere al producto empleado durante la Guerra de Vietnam (1964-1975), en la que el Ejército estadounidense contaminó con esa sustancia tóxica a millones de personas y grandes extensiones de tierras. Y yo añado… y tanto que «hay algo raro» la base de ese agente naranja es el mismo «roundup»…

Fuente: Periodismo alternativo

 

Etiquetas: , , , ,

Pollos industriales son alimentados con cafeína, antibióticos prohibidos y Prozac

Se da a conocer que en la carne de pollo hay concentraciones de químicos como la cafeína, antibióticos prohibidos e incluso antidepresivos como el Prozac, coctel farmacológico totalmente lógico en el contexto de la producción intensiva de alimento, pero con efectos perversos para la salud humana y sufrimientos perennes para los propios animales, los cuales no se merecen y que terminan por transladarse a las personas una vez ingieren la carne estresada.

La producción intensiva de alimentos, específicamente en el caso de los distintos ganados de consumo humano, ha degenerado en prácticas que con cierta frecuencia generan efectos adversos tanto a la salud humana como a la integridad y a l dignidad de los animales criados para tal efecto.

Una investigación reciente del The New York Times pone al descubierto que en ciertas muestras de carne de pollo se acumulan los más sorprendentes y diversos químicos, entre ellos cafeína, antihistamínicos, antibióticos prohibidos para su uso humano (en particular acetaminofeno y fluroquinolones), arsénico e incluso un antidepresivo como el Prozca (en el caso del pollo criado en China).

Este inaudito coctel farmacológico tiene, en ciertas sustancias, razones totalmente lógicas y racionales: la cafeína mantiene despiertos por más tiempo a los animales, lo que se traduce en más tiempo comiendo. El Prozac, por otra parte, mitiga la condición nerviosa de las aves que se exacerbada por las brutales condiciones de estrés propias de las granjas de producción.

Y por si este escenario no fuera lo suficientemente atroz, los encargados de estos lugares aseguran desconocer a detalle el alimento que recibe su ganado, pues simplemente emplean el que reciben de sus propios proveedores (grandes compañías del sector alimentario).

Fuente: Pijama Surf

 

Etiquetas: ,

Nueva manifestación americana contra monsanto

Por Asociación de Consumidores Orgánica.

Continuando las dos protestas de la oficina central de Monsanto en 2011…
El 24 de enero: Afíliese a la Protesta de OCA para  los Accionistas Anuales de Monsanto que se encuentran en San. Louis, Missouri

ACTUALIZACIÓN: Activistas en Maui, en solidaridad con nuestro San. Acción de Louis, protestará pacíficamente por la posición de CENTRO DE OPERACIONES de Hawai de Monsanto exterior en 3555 Mokulele Hwy durante el mismo día.
¿Y si Monsanto tuviera que pagar para sus delitos corporativos?
Es inevitable que un día Monsanto será responsable legal de los daños ocasionados a la salud humana  y los ambientales que provienen del llamado uso «responsable» de sus pesticidas tóxicos, productos químicos, y semillas transgénicas que provocan mutaciones en las naturales.
Si el Matón de Biotech de los Santos. Los Louis debían ser condenados  por 100 años de la criminalidad corporativa – dulcificantes de alimento de sustancias químicas de cancerígeno, agente naranja, dioxinas, Hormona de Crecimiento Bovina, herbicidas venenosos, monopolización de semilla, y cosechas alteradas genéticamente. Una vez ocurra esto  los accionistas de la compañía sin duda verán caer  el valor de sus inversiones  de Monsanto a cero.

Monsanto colaborador del ejercito Norteamericano; el Agente Naranja, herbicida o arma química?

Un poco de historia. Después de las revelaciones sobre la toxicidad de la dioxina TCDD emitida durante la fabricación de la herbicida 2,4,5-T, Monsanto no pone en tela de juicio su producción y al contrario, se pone en contacto con el Pentágono para desarrollar el uso militar de su herbicida… La economía de guerra ha sido siempre una bendición financiera por la pugna de empresas multinacionales que dominan el mercado de los productos químicos.

Los investigadores de Monsanto ven ya las ventajas de su poderoso herbicida en tiempos de guerra, porque permite la erradicación de los cultivos y puede por tanto, matar de hambre a los ejércitos y poblaciones enemigas.

Después de las pruebas del herbicida realizadas en 1959 en Vietnam por el ejército Norteamericano, este parece satisfecho porque después de dos años 90% de los árboles y matorrales han sido destruidos en las zonas rociadas. Estas pruebas activan el permiso de la “operación Ranch Hand” la cual empieza oficialmente el 13 de enero de 1962. En un primer tiempo el objetivo de la operación es de despejar las carreteras, las vías de agua y las fronteras de Vietnam del Sur para marcar un no-man’s lnd frente a los Vietcongs, y en un segundo tiempo de destruir los sembradíos que supuestamente alimentarán a los “rebeldes”.

De 1962 a 1971, se estima que 80 millones de litros de defoliantes han sido arrojados sobre los 3.3 millones de hectáreas de bosques y tierras. Más de 300 pueblos han sido contaminados y 60% de los defoliantes utilizados eran Agente Naranja, representando el equivalente de 400 kilos de dioxina pura. Sin embargo, según un estudio de la Universidad de Columbia (Nueva York) publicada en 2003, la disolución de 80 gramos de dioxina en una red de agua potable podría eliminar una ciudad de 8 millones de habitantes.

(aviones repartiendo estelas de agente naranja en la guerra de Vietnam, ¿varian mucho con los que reparten los agentes para la geoingenieria hoy en dia?)

Monsanto conocía los peligros de la dioxina presente en el Agente Naranja.

El esparcimiento masivo del Agente Naranja afectará por mucho tiempo a las poblaciones civiles pero también a los soldados Norteamericanos que han sido expuestos a la dioxina sin precaución. Además, Monsanto deliberadamente había escondido al ejército que su herbicida 2,4,5-T en versión militar, o Agente Naranja contenía una mas grande concentración de residuo de dioxina TCDD que la versión agrícola común.

Un documento interno desclasificado de la impresa Dow Chemicals, fechada el 22 de febrero de 1965, relata una junta secreta de los principales proveedores del “Agente Naranja” incluyendo Monsanto, para “discutir de los problemas de toxicología causadas por la presencia de algunas impurezas altamente tóxicas”, en las muestras de 2,4,5-T entregadas al ejercito. Dow quería compartir una investigación interna que demostraba que “unos conejos expuestos a la dioxina desarrollaba severas lesiones en el hígado”. La cuestión tratada por los proveedores de 2,4,5-T era saber si se tenía que avisar el gobierno de la toxicidad del Agente Naranja. Gerson Smoger, abogado de numerosos veteranos de la guerra de Vietnam, declaró que “la reunión tuvo lugar en el más grande secreto. […] la cuestión era si había que informar al gobierno. Así lo prueba un correo, del cual también tengo una copia, Monsanto reprocha a Dow de querer levantar el secreto. Y el secreto ha sido guardado durante al menos 4 años, los esparcimientos del Agente Naranja llegaron a su pico en Vietnam…

Finalmente en 1969, un estudio hace pública la nocividad del herbicida 2,4,5-T, luego de que el Instituto Nacional de la Salud de Norteamérica haya revelado que ratones sumidos a dosis importantes de herbicida desarrollaban malformaciones fetales y parían bebes muertos al nacer. El 15 de abril de 1970, el Secretario de Agricultura anuncia una prohibició de uso del 2,4,5-T en razón “del peligro que representa para la salud”.

En 1971, el ejército interrumpe la operación Ranch Hand y el esparcimiento del Agente Naranja, pero sus efectos devastadores han seguido aun después, a causa de la persistencia de la dioxina en el suelo, el agua y la cadena alimenticia y de su carácter bioacumulador. En Vietnam se estima que 150 000 niños sufren hoy en día de malformaciones debidas al Agente Naranja y que 800 000 personas están enfermas.

Los veteranos de Norteamerica víctimas de la dioxina.

En 1978, Paul Reutershan, un veterano con cáncer del intestino, interpone una queja contra los fabricantes del Agente Naranja, será rápidamente seguido por millares de veteranos de Vietnam, padeciendo de diversos síntomas, para constituir la primera “acción de grupo” o “class action” jamás intentada contra Monsanto. Este asunto será revelador de los métodos de la empresa de Saint Louis cuando se trata de afrontar la justicia.

Para ganar, los veteranos tienen que demostrar que han sido contaminados por la dioxina presente en el Agente Naranja durante la guerra de Vietnam, y que esta dioxina TCDD es el origen de sus enfermedades. Sin embargo para su defensa, Monsanto contestara que “la dioxina está omnipresente en la población de Norteamerica, el ambiente y los alimentos…”, lo que es desgraciadamente verdadero debido a la expansión de este tipo de contaminación. Sin embargo, las dosis recibidas por los veteranos son mucho muy superiores a las dosis que se pueden ingerir en un contexto normal, por lo que el asunto no se había acabado todavía.

Hizo falta demostrar que la dioxina es un agente cancerígeno a través de estudios científicos que necesariamente están hechos sobre un largo plazo, tomando en cuenta el tiempo de incubación del cáncer. Monsanto posee este tipo de estudio desde el accidente de Nitro en 1949, donde decenas de obreros fueron expuestos a la dioxina y tuvieron un seguimiento con el Dr Suskind. Para probar que la dioxina no es cancerígena, Monsanto quiere demostrar treinta años después que los obreros expuestos no han desarrollado patologías particulares en comparación a la población normal. Es el Dr Roush, director médico de Monsanto quien controlará el contenido de los estudios de Monsanto publicados en 1980, 1983 y 1984. Como lo podemos imaginar, los estudios de Monsanto concluirán a la ausencia de lazo entre la exposición al 2,4,5-T del Agente Naranja y el cáncer.

Los veteranos aceptaron entonces un reglamento de mutuo acuerdo, y el 7 de mayo de 1984 los fabricantes del Agente Naranja ponen en la mesa 180 millones de dólares. El juez ordenará que 45.5% del monto sea pagado por Monsanto, en razón del fuerte contenido de dioxina de su 2,4,5-T. Es así que 40 000 veteranos recibieron, según los casos, una ayuda incluida entre 256 y 12 800 dólares. El asunto está cerrado pero deja un sabor amargo en la boca de los veteranos, que tienen que contentarse con compensaciones menores a los gastos de salud a los cuales han tenido que afrontar.

La población civil vietnamita todavía victima de la contaminación de su territorio por la dioxina.

Como lo hemos visto más adelante, en la definición científica de la dioxina, esta es un agente teratógeno que favorece las malformaciones del feto. Esta característica marcó profundamente a la opinión pública después de las revelaciones sobre los montos altamente anormales de mortalidad prenatal y postnatal en Vietnam debidos a malformaciones raras y monstruosas. Es en la Ciudad de Ho-Chi-Minh en que se encuentra la maternidad del hospital Tu DU, las más grande del país. Los vietnamitas la nombraron el “museo del horror de la dioxina”. En la maternidad, se encuentra un laboratorio que conserva todos los fetos “monstruosos” en formol; se puede ver hermanos siameses compartiendo una cabeza desproporcionada, un tronco con dos cabezas, casos de anencefalitis (ausencia de cerebro), de micro cefalitis (cerebro pequeño), pero las palabras científicas faltan para describir la mayoría de las anomalías genéticas.

La doctora Nguyen Thi Ngoc, hoy en día jubilada, se encarga del “pueblo de la paz”, instalado en el hospital, que representa uno de los doce centros abiertos en Vietnam, para recibir los niños minusválidos víctimas de la dioxina y del Agente Naranja. El doctor precisa que la mayoría de los pensionarios sufren de problemas neurológicos y de anomalías orgánicas graves, algunos están en cama porque nacieron sin brazos ni piernas. Según el doctor, los casos de malformaciones empezaron a multiplicarse desde la mitad de los años 60, y sigue todavía hoy en día.

En 2005, el hospital Tu DU contabilizó 800 casos de niños nacidos con malformaciones, lo que sobrepasa las medias internacionales. Hoy, según las autoridades vietnamitas 150 000 niños sufren de malformaciones supuestamente causadas por la dioxina y 800 000 personas están enfermas.

Dedicado a semillas y salud

 

 

Etiquetas: , ,