RSS

Fin del Cristianismo. 1ª Acto: Jesuítas salen del armario

31 Mar

Y siguamos dando luz para llevar a Francisco a la luz y el amor verdadero….

Los Jesuitas salen del armario

El Mitraísmo, la nueva religión del Vaticano y de 1.200 millones de  creyentes.  Primera adoración masiva a Mitra en Roma. En Toledo ya lo sabían  en 1550.  Un Pez que cae al suelo y marca el final del Vaticano y del mundo tal y como lo conocemos. Un macabro plan de 2000 años que llega a su culminación. Póker de profecías.

Nunca ha habido tantas profecías juntas cumplidas como en la elección del papa Francisco, otro récord que se apunta el recién sentado en el trono de Pedro. Para entender tal índice de acierto, hay que retroceder hasta la muerte de Jesús, cuando se inició un largo plan que con el papa Francisco llega a la culminación, por otro lado ya anunciada por todas las profecías.  En Jerusalén, en el año cero de nuestra era empezó la “madre de todas las manipulaciones”.
vaticanoEl impacto que Jesús provocó en la humanidad fue tal que literalmente hay un antes y un después de su nacimiento. Por eso la oscuridad se puso las pilas inmediatamente ya que Jesús acababa de dinamitar largos siglos en que los dioses falsos habían campado a sus anchas dominando y esclavizando a los seres humanos, aprovechándose de poseer una tecnología y un conocimiento que los hacía superiores.
Jesús dejó un canal abierto para que los humanos pudiéramos conectar directamente con La Fuente, con El Creador, con el Amor ya que los diositos falsos habían desvíado para sí toda trascendencia, toda espiritualidad humana.
Un despropósito que esos usurpadores no iban a permitir fácilmente. La estrategia elegida sería la de manipular, tergiversar su vida y su mensaje para asemejarlo a la de uno de esos dioses paganos, Mitra, al que se rendía culto desde mucho antes.   Poco a poco se fue definiendo un Jesús que acabó casi totalmente mimetizado con su doble falso, y se creó una religión que recogería dogmas y ritos de  Mitra como el bautismo, y la eucaristía.
Francisco, ese humilde y chistoso servidor de Dios tendrá el honor de culminar un largo plan que ha de terminar en estos tiempos con el cambiazo definitivo. De hecho en solo cuatro días, ya ha realizado tres rituales a Mitra, delante de las narices de todo el mundo y nos ha enseñado sus credenciales en diversas ocasiones.

Francisco, vos sos el anti-Cristo
Ha empezado  la  nueva era profetizada, la de la adoración a Mitra, el dios a quien llevan siglos adorando los jesuítas en secreto.  Francisco no es el anti-Cristo pero él y la Compañía de Jesús rinden culto al falso Jesús, al anti-Cristo, al que quisieron confundir y fusionar con él. Un plan para definitivamente conseguir que los humanos diéramos la espalda a la Luz y  al Amor Incondicional de la Fuente.
lobo
Como explica la Biblia,  el guión encriptado de los tiempos finales,
“el anti-cristo engañará y seducirá  a todos” y…
“no vendrá sin que antes venga la apostasía”  y…
“se sentará en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”.
¿No es éste el perfil de un Sumo Pontífice con zapatos gastados que viaja en metro, encantador, humilde, cercano, campechano y amigo de los pobres? Y que debajo de su vestido blanco enseña sus patitas negras (en vez de llevar pantalón blanco lo lleva negro).
Y que luce una espléndida cruz con un grabado de Mitra en el pecho, y que se deja entronar por cientos de sacerdotes con su sigla bordada en el vestido, y que en su propio escudo lleva el número de la Bestia, y que en el nombre que ha elegido rinde homenaje a quienes vendieron a la Compañía de Jesús a la Oscuridad -San Francisco José y San Francisco de Borja o Borgia- ¿?
Más adelante, detallaremos estos pequeños detalles…

<<<< El papa, el lobo y las 7 cabritillas

Como convertir a Jesús (Cristo) en Mitra (anti-Cristo)  en 20 lecciones (siglos)

El trabajo principal de manipulación habría que hacerlo con los Concilios, los libros como la Biblia, debidamente manipulados, serían muy útiles. El arte también, sobre todo mientras no hubiera TV. Habría que usar técnicas energéticas que en nuestra ignorancia las llamaríamos magia.  Habría que crear una iglesia y sus dogmas, aunque Jesús nunca hablara de  eso…
Y finalmente habría que generar el flujo de pecado>culpabilidad>salvación. Eso nunca falla.anticristo

Ya Justino, el primer apologista cristiano allá por el año 150, dijo que “el cristianismo se parece a las religiones mistéricas porque el diablo, conociendo lo que iba a hacer el cristianismo, inventó unas religiones que seguían su mismo ritual”.  Una explicación tan precoz como cierta.
Las dos figuras, Jesús y Mitra, se fueron mimetizando más y más con el tiempo, hasta el punto que después de Constantino,  Jesús empezó a representarse como Tammuz: con una espléndida cabellera. Y crucificado.

Esto no significa que la vida de Jesús que nos ha llegado sea toda falsa. Así por ejemplo el culto a la crucifixión, sobrevenida con malas intenciones a posteriori, es compatible con el hecho de que Jesús realmente fuera crucificado, aunque luego lo hayan convertido en un gran escarnio y en un gran implante de sufrimiento.

El culto a la crucifixión es poner la atención en como Jesús tomó la muerte en lugar de ponerla en aquello por lo que Jesús tomó la vida, el Amor
(el gran mensaje robado).
Por poner un ejemplo mundano, si yo estuviera hablando ahora de Marilyn Monroe, lo ilustraría con una foto de su pícara inocencia sosteniendo la falda en un respiradero de Nueva York. Si aplicáramos la regla que se ha venido aplicando con Jesús, la foto sería de Marilyn retorciéndose con espasmos en la cama en los últimos estertores de su sobredosis. Y a lo mejor con el tiempo incluso para referirnos a ella, acabaríamos usando un tubo de pastillas manchado de sangre. ¿Absurdo? ¿Insultante? ¿Macabro?
Sin embargo, sí es justo reconocer el valor de afrontar una muerte tan cruel como inmerecida. Quien viaje a Jerusalén puede tener la experiencia de visitar el sitio verdadero donde Jesús fue asesinado (hay que empezar a llamar las cosas por su crudo nombre) y también el sitio falso manipulado.
Y si se desplaza a la vecina poblacion de Belén podrá comparar el falso lugar del nacimiento con el auténtico que se encuentra a unos 100 metros de distancia y podrá sentir un amor difícil de describir, en oposición a la oscuridad reinante en la iglesia de la Natividad.

Mitra, ese dios
mitra
Mitra tuvo diferentes versiones y nombres a medida que su culto cambiaba de épocas, culturas y naciones, siendo Mitra una de las versiones más postreras que convivió sin problemas con el surgimiento del cristianismo.

En Mesopotamia fue conocido como  Nimrod,  bisnieto de Noé, el monarca legendario del primer reino formado después del Diluvio universal, y por tanto el primer rey que existió.
Al morir Nimrod, su espíritu voló al sol, que tomó posesión de él y llegó a ser inmortal. Así llegó a ser  el  “Señor del Cielo” o el Dios Sol, más tarde el romano Sol Invictus o el propio Mitra, representado siempre con rayos solares en la cabeza.
En otras versiones, Semiramis quedó embarazada y proclamó a sus súbditos que el espíritu de Nimrod había bajado a ella y había entrado a su matriz a través de un rayo de sol. Así nació el  legendario dios niño llamado Tammuz, el que sería la simiente prometida, el “salvador del mundo”.  Al tiempo  que reclamaba la misma adoración, no sólo para el hijo, sino para ella como “la Madre de Dios”.

Más tarde se manipularía la figura de la madre de Jesús para que coincidiera con la Madre de Tammuz, con el “invento” de la Virgen.

vaticano

Semiramis afirmaba que  durante una noche, de un tronco muerto surgió un árbol verde. El tronco supuestamente representaba a Nimrod, su esposo muerto, y el árbol del pino llegó a ser el símbolo de que Nimrod había revivido en la persona de Tammuz.
De ahí la costumbre del árbol de Navidad y de ahí la simbología de la piña que encontramos en muchos sitios, por ejemplo en la escultura gigante del jardín del Museo Vaticano y en el escudo del papa ¡¡¡

Ya como Tammuz, al dios se le  identificó con el símbolo de una  Cruz en forma de  T porque sacrificaba a sus enemigos clavándolos en unas maderas cruzadas formando una “T”, costumbre que heredaron los romanos. T que representaba su nombre Tammuz, al pene erecto y sus dos testículos, ya que era el dios de la fertilidad.

tammuz

Más tarde Tammuz sería conocido como Mitra, iniciador de  la religión Mitraica, en quién encontramos aún más similitudes con la vida Jesús. Como que nació un 25 de diciembre, en una cueva a la que acudieron pastores y magis (magos) que trajeron regalos, oro y esencias; o como que su madre era virgen; o que era llamado ”La Luz”, el “Buen Pastor”, “La Verdad”, “el hijo de Dios”, “El Cordero de Dios”,  “El  Salvador”. Resucitó y fue al cielo, lo que se celebraba con fervor en primavera (la  Pascua cristiana). 

Al igual que Jesús,   Mitra realizó varios milagros  como la resurrección de una persona muerta, o la curación de personas enfermas, ciegas e inválidas.   También  celebró una última cena antes de volver al cielo con sus 12 discípulos que representaban las 12 señales del zodíaco.

Las historias de Nimrod, Semiramis (Virgen María) y Tammuz (Mitra) circularon por todo el mundo con sus diferentes nombres, y llegaron a ser la “sagrada familia”.  La gran estafa estaba servida. Y desde entonces descansamos los domingos, cosa que no hacia Jesús, hebreo que santificaba el sábado. Domingo es el día del sol, Sun-day en inglés.

Póker de profecías
San Pablo acertó en sus cartas a  la iglesia de Tesalónica   porque el anterior papa, el que se fuera volando, era el Katejón, el objeto que debía ser removido antes de la llegada del anti-cristo.

También acertó Malaquías cuando dijo que éste sería el último Papa. Francisco es  el último pontífice elegido por un Vaticano que oficialmente aún sigue siendo católico, antes de la apostasía (renunciar a una religión) de la iglesia, porque con la llegada del papa negro (por lo de jesuita),  la religión católica va a ser sustituida por la  religión mitraica de la Compañía de Jesús.  
Incluso es cierto que el último papa es Pedro el romano. Pedro fue quien fundó la sede de la iglesia en Roma, y el papado de Francisco ha sido el último que todavía se ha hecho en su nombre. Pedro viene de Petrus, es decir piedra en latín “en tu piedra edificaré mi iglesia, dijo supuestamente Jesús a Pedro”. Mitra nació de una piedra y le llamaban de petra natus o “Theos ek Petras,” el “Dios de la Roca”.
Antes que Pedro consagrara la colina del Vaticano, ya muchos años antes había sido consagrada a Mitra. Restos de Mitreos (los sótanos-cavernas donde se le rendía culto) han sido encontrados allí, debajo de edificios cristianos, lo que demuestra su anterioridad. No lejos de la Santa Sede está el mitreo más conocido de Roma, en los subterráneos de la iglesia de San Clemente.
El nuevo Dios Mitra  es Romano, vive en Roma y en Roma es donde el Mitraísmo alcanzó el máximo esplendor,  y es  Petra Natus.  Es Pedro el Romano. vidente

Sin embargo quien más ha acertado es Ana Catalina Emmerick, que dejó escrito: “Ví una fuerte oposición entre dos Papas, y ví cuán funestas serán las consecuencias de la falsa iglesia; ví que la Iglesia de Pedro será socavada por el plan de una secta. Cuando esté cerca el Reino del Anticristo, aparecerá una religión falsa que estará contra la unidad de Dios y de su Iglesia. Esto causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo”.
Se  podría referir a que el nuevo papa Francisco, como miembro de la Compañía de Jesús (secta) y por juramento, debe total obediencia a su líder el  Superior General de la Orden Jesuita, conocido como el papa negro. Dos papas, pero uno sometido al otro.

O referirse a Francisco y a Benedicto,  pero de lo que está avisando en realidad, es que dos religiones compartirán  la silla de Pedro, la Católica y la Mitraica.  Este es el cisma profetizado que va a acabar con el Vaticano (la religión católica).

Esta es la gran apostasía profetizada.

<<<<< Ana Catalina Emmerick

Tercer Secreto de Fátima. Ellos lo sabían
Y como era de esperar, también se ha hecho realidad el tercer secreto de Fátima, que tanto terror ha causado a los pocos que han tenido acceso a él. El gran tabú de la iglesia en los últimos años.
Francisco, que ha sido elegido en día 13 en uno de sus guiños marca de la casa,  cita como quien no quiere la cosa  a la virgen de Fátima  en su primer Ángelus.  La virgen que se apareció el 13 de mayo de 1917 a Lucía y sus primos, y que siguió haciéndolo durante los siguientes cinco meses, cada día 13.

Francisco nos ha querido decir:  Mira que ya os lo avisamos….fatima

Lucía dos Santos nació en Fátima, Portugal, país de mal recuerdo para los jesuitas porque fue donde se inició la epidemia de expulsiones en Europa, que acabó en su disolución en 1773. Según sus palabras: El Tercer Secreto es un serio aviso de una gran  apostasía dentro de la Iglesia, que ocurriría en los ‘últimos tiempos’ con la llegada de  ‘el Falso Cordero’ y ‘el Falso Profeta’  (Mitra, el falso Jesús), cuando traicionarán a la Iglesia para beneficio de ‘La Bestia’ (Lucifer, de la misma estirpe que Mitra), de acuerdo con la profecía del Apocalipsis.
Dijo también  que “El demonio ha tenido éxito en traer el mal bajo el disfraz del bien” “y  llegará incluso hasta la cima de la Iglesia”.

¿Estaba muy  claro no?

Pero mucho antes habían avisado, y aquí en España. En Toledo.

La Reina de los Cielos >>>>>>

Nota: Las profecías en la inmensa mayoría de ocasiones no son tales, son simplemente los planes futuros avanzados por quién tiene el control para llevarlos a cabo. Algo así como la profecía que se autocumple. Uno de sus rituales es  que sus planes siempre han de ser comunicados, normalmente  de manera encriptada, simbólica, para que sólo  ellos puedan descodificarlos. Les produce una suerte de morbo irresistible hacerlo.

Las Profecías  -Cronicones- de Toledo.
toledo

Sin embargo, el guión de más calado de lo que está sucediendo se escribió en la catedral de Toledo.
En 1550 aparecieron unos extraños profetas extranjeros  pregonando unos vaticinios catastróficos del fin del mundo conocidos como  “Los  Falsos Cronicones de Toledo”. Advertían de que el fin del mundo conocido,  comenzaría cuando se entrara por tercera vez en la Cueva de Hércules, sito en la misma ciudad. Entonces se  iniciaría una hecatombe planetaria que destruiría a la Iglesia Católica  y a todas las  organizaciones oscuras.

Los Cronicones también están explicados en  el interior de la catedral de Toledo, en el trasaltar, magnífico conjunto escultórico de  Narciso Tomé, que está justo frente al “Transparente”, otra impresionante obra de la que forma un mismo conjunto.

Nota El transparente es un conjunto de esculturas y pinturas que conforman un altar dedicado a la Eucaristía, que recibe la  luz a través de un óculo realizado en el techo de la catedral, que le da un gran dramatismo.
El objetivo al crearlo fue que la luz del sol, el astro rey (el Sol Invictus romano o el dios solar Mitra), ilumine el sagrario, creando una ambientación especial en contraste con la semipenumbra de la catedral. La Eucaristía es el principal rito de oscurecimiento que se celebra en religión católica, como más adelante explicaremos.

toledo

Todo se desencadenará cuando el ángel que está encima de la eucaristía, suelte el enorme pez que está sujetando con una mano.  Cuando el pez  (antiguo símbolo cristiano) caiga, se iniciará la caótica caída del Vaticano (la religión católica)  y una nueva era empezará, en la que la verdad se abrirá paso.
Sabiendo como sabemos que la mayoría de profecías proceden de la oscuridad, podemos interpretarlo como que empezará un  nuevo orden mundial, donde ya no se ocultará más la Verdad, entendiendo como tal a las verdaderas intenciones, el plan oculto de todos y cada uno.

Viendo los periódicos se diría que esto ya está sucediendo, y así es.

Pero las profecías de Toledo son más concretas y se refieren al plan oculto de los que hasta ahora controlaban, desde la sombra, el vaticano. Ha llegado el momento de que los jesuítas salgan del armario.  Ahora ya tienen un Papa directamente suyo (no un muñeco controlado por ellos como el anterior), Su primer papa jesuíta, nacido en un país claramente jesuíta (próximo artículo “Argentina, país Jesuita”). Cartas boca arriba, llega la hora de que sus planes ocultos y sibilinamente enseñados en profecías como las de Toledo se cumplan.

rayo
El fin del Vaticano se refiere al fin de la religión católico-cristiana, no a su destrucción sinó a la sustitución por otro dios, Mitra, el Jesús falso, el anti-Jesús. El cambio  final ya está maduro tras siglos de suplantación y manipulación y por fin  el culto al dios solar Mitra podrá sustituir el culto a su rival Jesús. Por fin el anti-cristo ya está listo para ser definitivamente Cristo.  El plan de la oscuridad se cumple.
O no…. ya lo adelanto…. al final ganan los buenos.

Dos cosas llaman la atención de los Cronicones de Toledo:

Una que está referido a una catedral que hoy en día es propiedad del Vaticano, que la conserva celosamente (como otros lugares de Toledo, donde la iglesia posee el 70 % de las propiedades).

La otra es que está condicionada a que “se entre por tercera vez en la Cueva de Hércules”.
En el usual lenguaje simulado, la  profecía de Toledo no se refiere a  entrar tres veces en la cueva, sinó a la tercera vez que se active lo que está programado dentro de dicha cueva. Algo que se dejó preparado para ser activado en los tiempos finales, en las que el ángel tirará el pez al suelo y acabará con la religión católica. Lo programado ya ha sido activado pero explicarlo aquí sería demasiado extenso. Desde “La voz de la Verdad habla bajito…” no dejaremos nada sin su explicación.
La elección del papa negro no sería más que la prueba de que la profecía ya se está ejecutando, y que la destrucción del cristianismo  está en marcha.

nota:  Y éste hecho que ya ha ocurrido está vinculado a Hércules, uno de los míticos fundadores de Iberia y que no es otro que el dios pagano con diferentes nombres: Tammuz, Nimrod, Adonis, Dionisios, Dumuzzi, y …Mitra.
La Cueva de Hércules se refiere a toda la extensa red de túneles y sótanos que mina Toledo y su área. También se refiere a la supuesta entrada en el Pasaje de San Ginés nº  3, donde recientemente el Ayuntamiento ha restaurado unos sótanos. Sin embargo allí no hay nada, la Cueva de Hércules está especialmente debajo del monte Layos y en la Ermita del Valle. Profundizaremos sobre esto y la famosa Mesa de Salomón en un próximo artículo.

 

1ª Adoración masiva a Mitra

Empezamos el cambio de propietario de la Iglesia  a lo grande, con un gran acto de adoración a Mitra en el balcón de la sede de Pedro. Nadie ha comentado el minuto y medio  exacto que Francisco estuvo inmóvil, quieto, como una estatua, con los brazos pegados al cuerpo.francisco

<<<< ¿Qué hizo Francisco
en ese largo minuto y medio?

Seguiremos contando y “traduciendo” todo lo que sucede en el inicio de la era de la nueva religion del anti-cristo desde este web. Hay que escribirlo y leerlo con calma, dosificando, por la trascendencia de lo que está ocurriendo.

No nos sorprenden -pero nos impresionan mucho- las primeras palabras que el papa dijo a los cardenales que lo acababan de elegir. Fue en la primera noche en un brindis, dijo:

“Que Dios os perdone lo que acabais de hacer”.

Fuente: soysanador

Anuncios
 

8 Respuestas a “Fin del Cristianismo. 1ª Acto: Jesuítas salen del armario

  1. graciela villanueva

    marzo 31, 2013 at 10:22 pm

    todavia estoy temblando…..quede helada

     
  2. flor osuna goya

    marzo 31, 2013 at 10:33 pm

    Este materuial está sustentada por más 30 años de investigación http://youtu.be/MUvAs8Us7wI
    Aquí está todo referenciado http://www.eternaluz.org/2013/02/traicion-el-signo-de-los-tiempos.html No se lo pierdan..

     
  3. FRANCESSCCO

    abril 1, 2013 at 11:35 am

    ¿Qué origen histórico tiene la cruz de la cristiandad?
    “En casi todas partes del mundo antiguo se han hallado varios objetos, que datan de períodos muy anteriores a la era cristiana, marcados con cruces de diferentes estilos. De la India y Siria y Persia y Egipto han venido muchísimos ejemplos […] El uso de la cruz como símbolo religioso en tiempos anteriores al cristianismo y entre pueblos no cristianos probablemente pueda considerarse como casi universal, y en muchísimos casos estaba relacionado con alguna forma de adoración de la naturaleza.” (Encyclopædia Britannica, 1946, tomo 6, pág. 753.)
    “La forma de la [cruz de dos palos] tuvo su origen en la antigua Caldea, y se usó como símbolo del dios Tamuz (puesto que era una figura de la Tau mística, la letra inicial de su nombre) en aquel país y en tierras circunvecinas, entre ellas Egipto. Para mediados del tercer siglo d. de J.C. las iglesias o se habían apartado de ciertas doctrinas de la fe cristiana o tenían una imitación grotesca de ellas. Para aumentar el prestigio del sistema eclesiástico apóstata se recibió a paganos en las iglesias sin que hubiera regeneración por fe, y en gran medida se les permitió retener sus señales y símbolos paganos. Por eso se adoptó la Tau o T, en su forma más frecuente, con el travesaño más bajo, para representar la cruz de Cristo.” (An Expository Dictionary of New Testament Words, Londres, 1962, W. E. Vine, pág. 256.)
    FUENTE: http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1101989219

     
  4. FRANCESSCCO

    abril 1, 2013 at 11:38 am

    The Encyclopedia Americana menciona que “desde la antigüedad la usaron tanto los hindúes como los budistas en la India y en China, y los persas, asirios y babilonios”. También la Chambers’s Encyclopaedia (edición de 1969) dice que la cruz “era un emblema de significado religioso y místico mucho antes de la era cristiana”.
    La realidad es que no hay prueba de que los cristianos primitivos usaran la cruz en su adoración. Durante los comienzos del cristianismo, ¡los que usaban la cruz eran los romanos, gente pagana! Dice The Companion Bible: “Estas cruces se usaban como símbolo del dios solar babilonio […] y se ven por primera vez en una moneda de Julio César, 100-44 a. de J.C., y después en una moneda acuñada por el heredero de César (Augusto), en 20 a. de J.C.”. A veces se representaba a Baco, un dios de la naturaleza romano, llevando en la cabeza una cinta con varias cruces.
    http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2011170

     
  5. MANOLOFRIAS

    abril 1, 2013 at 11:48 am

    Cuando los conquistadores españoles se apoderaron de ciertas partes de las Américas, quedaron sorprendidos al hallar cruces religiosas en muchos lugares. En su libro Curious Myths of the Middle Ages (Mitos curiosos de la Edad Media), el autor Baring-Gould escribe: “En el estado de Oaxaca [México], los españoles hallaron que se erigían cruces hechas de madera como símbolos sagrados […] En América del Sur, la misma señal se consideraba simbólica y sagrada. Era objeto de reverencia en Paraguay. En Perú, los incas honraban una cruz hecha de un solo pedazo de jaspe […] Los muiscas de Cumaná creían que la cruz estaba dotada de poder para apartar a los espíritus inicuos; por eso se colocaba a los niños recién nacidos debajo de dicha señal”.
    De igual manera, en otras partes del mundo se ha reverenciado la cruz desde la antigüedad y se le han atribuido poderes místicos. La Cyclopædia of Biblical, Theological, and Ecclesiastical Literature dice: “La señal de la cruz existe como símbolo sagrado entre varias naciones de la antigüedad, y por eso se les puede considerar […] devotas de la cruz. […] Parece que el símbolo de la cruz ha tenido una gran variedad de significados. A veces se trata del falo [que se usa en la adoración de lo sexual], otras veces se trata del planeta Venus”.
    FUENTE: http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/Deber%C3%ADan-los-cristianos-utilizar-la-cruz/

     
  6. MANOLOFRIAS

    abril 1, 2013 at 11:52 am

    La evidencia histórica muestra que los cristianos primitivos no usaron cruces en su adoración. Dice la New Catholic Encyclopedia: “La representación de la muerte redentora de Jesús en el Gólgota no ocurre en el arte simbólico de los primeros siglos del cristianismo. Los cristianos primitivos, influenciados por la prohibición del viejo Testamento de imágenes esculpidas, eran renuentes hasta de dibujar el instrumento de la Pasión del Señor.” Obviamente nunca se inclinaron delante de una cruz ni la besaron.
    Para los judíos y los romanos la manera en que Jesús murió fue humillante y vergonzosa. Fue ejecutado como un criminal de la peor clase, como los malhechores que fueron empalados a su lado. (Luc. 23:32) Por lo tanto su muerte lo representó de la peor manera posible. Por lo tanto para los cristianos el instrumento de ejecución mismo habría sido algo muy repulsivo. El venerarlo hubiera significado glorificar el mal proceder cometido sobre él… el asesinato de Jesucristo.
    Los no cristianos, por otra parte, por mucho tiempo adoraron la cruz como un símbolo religioso sagrado. Dice el libro The Cross in Ritual, Architecture, and Art: “Es extraño y no obstante un hecho incuestionable que en épocas muy anteriores al nacimiento de Cristo, y desde entonces en tierras que no han sido tocadas por las enseñanzas de la Iglesia, la Cruz ha sido usada como un símbolo sagrado. . . . El Baco griego, el Tamuz de Tiro, el Bel caldeo y el Odín escandinavo, fueron todos simbolizados para sus devotos por una representación en forma de cruz.”—Página 1.
    FUENTE: http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Ense%C3%B1a/Deber%C3%ADan-los-cristianos-utilizar-la-cruz/

     
  7. MANOLOFRIAS

    abril 1, 2013 at 12:06 pm

    ¿Cuál es el punto de vista bíblico?
    ¿Están sus familiares amados en el purgatorio?
    CASI todo el mundo ha perdido a familiares amados en la muerte. Es probable que Ud. también haya tenido esta desagradable experiencia. Si es así, seguramente se ha preocupado acerca de la condición de los muertos y si hay alguna esperanza de volverlos a ver vivos.
    Es probable que si Ud. es un católico romano se le haya enseñado que muchos de los muertos ahora están en el “purgatorio.” The Catholic Encyclopedia for School and Home (1965) define el purgatorio como “un lugar o condición en el cual algunas almas son detenidas por un tiempo después de la muerte antes de entrar al cielo. . . . [Es] una condición de castigo temporario para los que, muriendo en la gracia de Dios, sin embargo no están completamente libres de los pecados veniales y no han pagado todavía la debida satisfacción por pasados pecados perdonados.” Se dice que los que están en el purgatorio están seguros de entrar al cielo con el tiempo.
    Por lo general las autoridades católicas dicen que el castigo en el purgatorio es doble: el dolor de la pérdida y el dolor de los sentidos. Por el “dolor de la pérdida” quieren decir que las almas en el purgatorio sufren por estar separadas de Dios, sin poder contemplarlo directamente. En cuanto al “dolor de los sentidos,” la New Catholic Encyclopedia señala: “En la Iglesia Latina por lo general se ha sostenido que este dolor se impone por medio de verdadero fuego.”
    La Iglesia Católica Romana afirma, según un decreto de su Concilio de Florencia (1438 a 1445 E.C.), que los detenidos en el purgatorio “se benefician de los sufragios de los fieles vivos, a saber: el sacrificio de la misa, las oraciones, las limosnas y otras obras de piedad.” Muchos católicos sinceros han gastado considerables sumas de dinero para proveer estos “sufragios” para los que se cree que están en el purgatorio.
    ¿Están sus amados familiares muertos sufriendo en el purgatorio? Examinemos el tema a la luz de las traducciones católicas de la Biblia y la actual erudición católica.
    Muchos escritores católicos han insistido en que la doctrina del purgatorio, aunque no se menciona directamente, por lo menos está implicada en la Biblia. El pasaje principal que citan es 2 Macabeos 12:38-46, el cual cuenta que Judas Macabeo envió plata a Jerusalén para proveer sacrificios para los soldados judíos que habían sucumbido a la idolatría y que habían muerto en batalla. El versículo 46 concluye: “Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado.”—Biblia de Jerusalén.
    Sin embargo, los libros de los Macabeos se encuentran entre los libros “apócrifos” y los judíos, a quienes “les fueron confiados los oráculos de Dios,” nunca los incluyeron en el canon de las Escrituras inspiradas. (Rom. 3:2, BJ) Y el versículo 43 muestra que Judas no tenía el pensamiento puesto en el purgatorio, sino “en la resurrección.” Comprendiendo esto, los traductores de la versión The New American Bible (que son miembros de la Asociación Bíblica Católica de América) reconocen en una nota al pie de la página que la creencia de Judas “no era exactamente igual a la doctrina católica del purgatorio.” La New Catholic Encyclopedia (1967) reconoce que: “En el análisis final, la doctrina católica del purgatorio se basa en la tradición, no en las Sagradas Escrituras.”
    ¿Está esta tradición de acuerdo con la palabra escrita de Dios? La idea del purgatorio da por sentado que el hombre tiene un alma inmortal que está separada y distinta del cuerpo y que continúa en existencia después de la muerte del cuerpo. ¿Enseña eso la Biblia?
    Stanley B. Marrow, un sacerdote jesuita católico romano y erudito de la Biblia, escribe: “La noción de que el alma sobrevive después de la muerte no se discierne fácilmente en la Biblia. El concepto del alma humana misma en el A[ntiguo] T[estamento] no es igual al de la filosofía griega y moderna.” La New Catholic Encyclopedia señala que “solo con Orígenes [c. 184 a c. 253 E.C.] en Oriente y San Agustín [354 a 430 E.C.] en Occidente se estableció el alma como una sustancia espiritual y se formó un concepto filosófico de su naturaleza.” La misma obra de consulta nos dice que Tomás de Aquino [c. 1225 a 1274 E.C.] desarrolló aún más la doctrina católica romana acerca del alma humana, haciendo uso de la “fórmula aristotélica.” Por lo tanto, el concepto católico del alma se deriva esencialmente de la filosofía griega, no de la Palabra de Dios.
    ¿Qué enseñan las Escrituras acerca del alma humana? ¿Qué le sucede a ésta en la muerte? Stanley Marrow comenta: “El alma en el A[ntiguo] T[estamento] no significa una parte del hombre, sino todo el hombre… el hombre como un ser viviente. Semejantemente, en el N[uevo] T[estamento] significa la vida humana: la vida de un individuo, de un sujeto consciente.”
    Por supuesto, si el alma quiere decir “no una parte del hombre, sino todo el hombre,” está claro que cuando muere el hombre muere el alma. Así es que en Ezequiel 18:4 la Biblia católica Torres Amat declara: “El alma que pecare, ésa morirá.” ¿Están las almas muertas conscientes de algo? ¿Pueden sentir el dolor que se dice hay en el purgatorio? Eclesiastés 9:5, 10 contesta: “Los muertos no saben nada, . . . porque no existirá obra ni razones ni ciencia ni sabiduría en el seol [el sepulcro común de la humanidad] a donde te encaminas.” (BJ) ¡Qué consolador para los que todavía viven en la Tierra el saber que sus amados familiares muertos no están sufriendo de algún modo!
    Pero además de esto, la Biblia ofrece la esperanza de una resurrección para los muertos. (Juan 5:28; Hech. 24:15) Esto no quiere decir meramente una “resurrección del cuerpo,” para reunirlo con un alma inmaterial e inmortal, porque, como hemos visto, la Biblia no divide al hombre de ese modo. Comentando acerca del verdadero significado de la resurrección, la New Catholic Encyclopedia dice:
    “La noción bíblica de la resurrección de ningún modo es comparable con la idea griega de la inmortalidad. . . . En el marco de ideas de la Biblia, toda la persona cae en el poder de la muerte; y, si hay alguna posibilidad de liberación de su poder, entonces la formulación de esa posibilidad no sería en términos de la inmortalidad natural del alma sino en la afirmación de una creencia de una liberación sobrenatural de toda la persona del implacable dominio de la muerte.” [Las letras cursivas son nuestras]
    ¿En qué lugar serán resucitados los muertos? Una cantidad limitada, “ciento cuarenta y cuatro millares, los rescatados de la tierra,” participarán en “la resurrección primera,” lo que querrá decir ir al cielo, donde “serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con Él durante mil años.” (Apocalipsis [Revelación] 14:3; 20:5, 6, versión Bover-Cantera) Sin embargo, la mayor parte de los muertos humanos volverán a la vida aquí mismo en la Tierra con la oportunidad de continuar viviendo para siempre en el paraíso restaurado a toda la Tierra.—Rev. 20:11-13; Sal. 37:11, 29 [36:11, 29, Torres Amat]; Luc. 23:43; Rev. 21:3, 4; 1 Cor. 15:50.
    No, sus amados familiares muertos no están sufriendo en el purgatorio, sino que están inconscientes, esperando la resurrección. Esta esperanza se hace tanto más grandiosa debido a que la cronología y la profecía bíblica indican que el reinado de mil años de Cristo, durante el cual miles de millones de humanos muertos volverán a la vida en la Tierra, comenzará dentro de esta generación.—Mat. 24:3-14, 34; Rev. 6:1-8.

     
  8. MANOLOFRIAS

    abril 1, 2013 at 12:11 pm

    ¿Necesitan su ayuda los muertos?
    “EL SERVIR a los que ahora están muertos como si estuvieran vivos,” dice un viejo proverbio chino, “es el más alto logro de la verdadera piedad filial.” Si los muertos verdaderamente existen en otra región y pueden beneficiarse de los servicios de los que quedan en la Tierra, sería amoroso interesarse en ellos.
    Por supuesto, muchas personas solo ejecutan formalismos que dan la impresión de que observan tradiciones antiguas, aunque en realidad no creen firmemente en una existencia que continúe después de la muerte. Pero otras están convencidas de que los muertos necesitan su ayuda.
    Millones de personas por casi toda Asia y partes de África creen que tienen que rendir homenaje durante toda su vida a sus antepasados muertos. Delante de tabletas ancestrales de sus parientes difuntos queman incienso, oran, colocan flores y hasta ofrecen alimento. Se piensa que esa veneración ayudará a los muertos a disfrutar de una existencia agradable en la otra vida y evitará que se hagan espíritus hostiles.
    Especialmente con relación al duelo y a los funerales hacen esfuerzos costosos los sobrevivientes por ayudar a los difuntos. Considere las siguientes prácticas tradicionales que se efectuaron en el Oriente al morir un prominente consejero gubernamental:
    Sacerdotes budistas se encargaron de los ritos. Se encendieron triquitraques para ahuyentar a los espíritus malos. Se quemó papel de arroz que contenía oraciones, debido a la creencia de que esto beneficiaría al espíritu del muerto. Se colocó alimento, bebida y tabaco cerca del cadáver para que el espíritu pudiera refrescarse cuando quisiera.
    Después de eso el cadáver fue colocado en un ataúd, que permaneció en una sala de la funeraria por cuarenta y nueve días. Por seis días el hijo mayor se lamentó allí. En el séptimo día volvió a casa a dormir, bañarse y cambiarse de ropa. El ciclo de seis días de duelo y un día de descanso se repitió entonces durante el transcurso completo de los cuarenta y nueve días. Casi sin interrupción durante todo este período se encendieron triquitraques, mientras resonaban flautas, tambores y címbalos de estrépito reverberante todas las horas del día.
    En el día cuarenta y nueve hubo la impresionante marcha fúnebre. Hubo bandas tocando. Por la ruta se encendieron triquitraques que colgaban de postes telefónicos, postes del sistema de alumbrado y árboles. Se colocó alimento, bebida y tabaco en las mesas de los altares, y en los templetes que se erigieron por toda la ruta se quemó papel que contenía oraciones, así como pebetes. Carros alegóricos de papel, pan de oro y bambú añadían colorido a la marcha fúnebre. Muchos de los dolientes portaban linternas, que tenían el propósito de alumbrar el camino para el espíritu del difunto. Al lado de la sepultura se quemaron los hermosos carros alegóricos que representaban palacios, aviones, barcos, ejércitos, sirvientes y otras cosas.
    En el caso de personas de menos solvencia y prominencia, se siguen procedimientos similares pero en escala mucho más pequeña. Por ejemplo, se queman menos artículos de papel y de menos elaboración.
    Lo que sirve de base a esa quema de artículos hechos de papel es la creencia en la existencia de un purgatorio. Se cree que después de la muerte del individuo el espíritu vaga por el purgatorio durante dos años, pero con necesidad de ayuda para entrar en el cielo. Las ofrendas que se hacen en la forma de artículos de papel tienen el propósito de mostrar que el muerto vivió una vida buena y tiene todo lo que necesita para funcionar en el otro mundo. Muchos chinos creen que en vista de esto el espíritu del difunto habrá de verse librado del purgatorio con mayor prontitud.
    ¿Qué piensa usted de esas ceremonias elaboradas y costosas? ¿Participaría en prácticas similares? Si lo haría. ¿por qué?
    Si usted cree que los muertos necesitan su ayuda, ¿qué evidencia positiva tiene de que algo consciente sobrevive cuando muere el cuerpo? ¿Qué le da tanta seguridad de que los medios que se usan para ayudar a los muertos son eficaces? ¿Cómo, por ejemplo, pudiera uno probar que las linternas alumbran el camino para un espíritu, que los triquitraques ahuyentan a los malos espíritus y que los artículos de papel quemados pueden ayudar al espíritu del difunto a entrar en completa felicidad celestial? ¿Qué base hay para alegar que esas cosas son medios eficaces de ayudar a los espíritus de los muertos?
    Aunque donde usted viva las ceremonias religiosas para ayudar a los muertos pudieran ser muy diferentes de éstas, ¿pudiera alguien probar para satisfacción de usted que lo que se hace produce resultados provechosos?
    También vale la pena considerar cuánta justicia y equidad hay en estos esfuerzos por ayudar a los muertos. Los que tienen grandes riquezas naturalmente pueden comprar muchos más triquitraques, artículos de papel u otras cosas que supuestamente ayudan a los muertos. Pero, ¿qué hay del pobre? Aunque pudiera haber vivido una vida buena, tendría una desventaja si nadie hiciera nada después de su muerte. Además, el pobre que compra cosas para ayudar al muerto lucha con una gran carga financiera, mientras que el rico es afectado solo levemente.
    ¿Qué piensa usted de tan obvia parcialidad? ¿Se sentiría atraído a un dios que favoreciera al rico sobre el pobre sin consideración por lo que son como personas? El Dios de la Biblia no muestra tal parcialidad. De él, las Santas Escrituras dicen: “Con Dios no hay parcialidad.”—Romanos 2:11.
    Ahora, supóngase que una persona se diera cuenta de que las ceremonias religiosas a favor de los muertos carecen de valor, que están completamente fuera de armonía con la voluntad del Dios imparcial. ¿Sería razonable que esa persona participara en ellas solo debido a la tradición y para evitar diferenciarse de sus vecinos? ¿Es lógico apoyar ceremonias religiosas que uno considera que son una falsedad? ¿Es correcto convenir con otros en algo que favorece al rico e impone penalidad al pobre?
    EL PURGATORIO COMO CREENCIA DE LA CRISTIANDAD
    La creencia de que los muertos necesitan ayuda para salir del purgatorio no se halla solo en las religiones no cristianas. La New Catholic Encyclopedia declara:
    “Se puede ayudar a las almas del purgatorio por obras de piedad, tales como oración, indulgencias, limosnas, ayunos y sacrificios. . . . Aunque uno no puede dictar que Dios aplique el valor satisfactorio de sus obras a las almas en pena, ciertamente puede esperar que Dios oiga sus peticiones y ayude a los miembros de la Iglesia purgante.”
    ¿Cuán firme es la garantía que se ofrece de que esos esfuerzos producirán beneficio? La Encyclopedia continúa diciendo:
    “Debido a que la aplicación de estas buenas obras depende de la petición de uno a Dios, no hay garantía infalible de que las oraciones de uno ayuden a un alma individual en el purgatorio, o a cualquiera de ellas, en el preciso instante de hacerlas. Pero la misericordia y el amor de Dios para con las almas del purgatorio, que ya están tan cercanas a Él, de seguro Lo impelen a apresurar su descargo del período de purificación cuando los fieles en la Tierra hacen sus oraciones con este propósito.”
    Así, no se da garantía genuina de que las cosas que se hacen a favor de aquellos de quienes se cree que están en el purgatorio realmente logran algo. Y no hay base para dar tal garantía, porque la Biblia no lo hace. Ni siquiera contiene la palabra “purgatorio.” Note lo que reconoce la New Catholic Encyclopedia: “Al fin y al cabo, la doctrina católica sobre el purgatorio se basa en tradición, no en la Sagrada Escritura.”—Tomo 11, pág. 1034.
    Se admite que una tradición no es necesariamente mala. Pero esta tradición en particular está fuera de armonía con la Palabra de Dios. Las Escrituras no enseñan que el “alma” sobrevive cuando el cuerpo muere. Obviamente, pues, no puede ser sometida a un período de purificación en el purgatorio. Así, las palabras de Jesucristo a los líderes religiosos judíos pudieran correctamente dirigirse a los que enseñan la doctrina del purgatorio: “Han invalidado ustedes la palabra de Dios a causa de su tradición. Hipócritas, aptamente profetizó de ustedes Isaías, cuando dijo: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy alejado de mí. Es en vano que siguen adorándome, porque enseñan mandatos de hombres como doctrinas.’”—Mateo 15:6-9.
    Considere también los medios de ayudar a los que están en el purgatorio, a la luz de lo que se enseña en las Santas Escrituras. Como se indica en la New Catholic Encyclopedia, la oración es una de las obras de piedad que supuestamente pueden ayudar a las almas del purgatorio. En cuanto a esas oraciones, el folleto Assist the Souls in Purgatory (publicado por el Convento Benedictino de la Adoración Perpetua) dice:
    “Una oración corta pero ferviente es a menudo de mayor provecho para las almas en pena que una forma prolongada de devoción que carezca de atención. Innumerables son las cortas oraciones jaculatorias a las cuales la Iglesia ha otorgado indulgencias, todas las cuales son aplicables a las almas en pena. . . . ¡Qué fácilmente podemos multiplicar estos pequeños dardos ardientes de oración durante el día mientras pasamos de tarea a tarea, y hasta mientras nuestras manos están ocupadas en algo! . . . ¡Cuántas almas no pudiéramos aliviar o soltar del purgatorio si frecuentemente durante el día hiciéramos esta corta oración indulgenciada de la Iglesia para los difuntos: ‘Otórgales descanso eterno, oh Señor, y que la luz perpetua brille sobre ellos. Que descansen en paz. Amén.’! (Ind[ulgencia] de 300 días cada vez. ‘Manual de Indulgencias,’ 582.) Si repetimos con ferviente devoción los nombres santos de ‘Jesús, María, José’ se puede obtener una indulgencia de siete años cada vez.”
    ¿No le parece extraño que la simple repetición de tres nombres fuera ocho veces más eficaz que una oración notablemente más larga, de dieciocho palabras? ¿Es la repetición de una oración vez tras vez lo que Dios aprueba? Referente a esto, Jesucristo dijo: “Al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces, así como la gente de las naciones, porque ellos se imaginan que por su uso de muchas palabras se harán oír. Pues bien, no se hagan semejantes a ellos.”—Mateo 6:7, 8.
    En vez de animarle a decir frases aprendidas de memoria vez tras vez, la Biblia lo anima a hacer expresiones sinceras y del corazón al orar.
    No debe pasarse por alto el papel que ha desempeñado el dinero con relación a la doctrina del purgatorio. Por supuesto, pudiera argüirse en el sentido de que la razón para esa enseñanza no es interés en adquirir dinero para la iglesia. Pero esto no altera el hecho de que las organizaciones religiosas que se adhieren a la doctrina del purgatorio se complacen en recibir ofrendas materiales. La iglesia jamás censura a nadie por tratar de comprar, para sí o para otra persona, la salida del purgatorio. La iglesia jamás le aconseja a nadie que sería mejor para él usar sus limitados haberes materiales para las necesidades de la vida. Por siglos, tanto ricos como pobres han estado llenando las arcas de las organizaciones religiosas con la esperanza de acortar el tiempo que ellos o sus amados hubieran de pasar en el purgatorio. El autor Corliss Lamont hace esta observación en su libro The Illusion of Immortality:
    “Las ceremonias religiosas asociadas con los difuntos han significado riqueza incalculable para la Iglesia. Esto ha sido particularmente cierto en las fes católica romana y oriental ortodoxa, en las cuales se da mucho énfasis a las misas, oraciones y otros buenos oficios a favor de los muertos, los moribundos y todos los que de alguna manera se preocupan en cuanto a su estado futuro.
    “Desde temprano en la edad media, tan solo por medio de la concesión de indulgencias la Iglesia Católica ha obtenido enormes sumas tanto de ricos como de pobres. Estas indulgencias, dadas a cambio de pagos en moneda, limosnas u otras clases de ofrendas, estipulan que al alma de uno mismo o al alma de un pariente o amigo difunto se le perdone parcial o totalmente el castigo que le está destinado en el purgatorio. . . . En Rusia la Iglesia Ortodoxa acumuló enormes riquezas por medio de intercesiones similares a favor de los muertos. Además de los ingresos constantes procedentes de los obreros y campesinos deseosos de mitigar el castigo divino merecido, muchos miembros de la nobleza y la clase superior dotaron monasterios e iglesias con la condición de que se hicieran oraciones diarias por sus almas cuando ellos murieran.”
    Si fuera cierto que esas ofrendas materiales sí beneficiaran a los muertos, eso significaría que Dios está interesado en el dinero. Pero él no necesita el dinero ni las posesiones materiales de nadie. Hablando por medio del salmista inspirado, Dios declara: “Ciertamente no tomaré de tu casa un toro, de tus apriscos machos cabríos. Porque a mí me pertenece todo animal silvestre del bosque, las bestias sobre mil montañas. Conozco bien toda criatura alada de las montañas, y los tropeles de animales del campo abierto están conmigo. Si tuviera yo hambre, no te lo diría; porque a mí me pertenece la tierra productiva y su plenitud.”—Salmo 50:9-12.
    En realidad, ni siquiera todas las riquezas del mundo pueden ayudar a un muerto. El dinero y las posesiones materiales no pueden siquiera salvarlo de morir. Como dice la Biblia: “Los que están confiando en sus medios de mantenimiento, y que siguen jactándose acerca de la abundancia de sus riquezas, ninguno de ellos puede de manera alguna redimir siquiera a un hermano, ni dar a Dios un rescate por él; (y el precio de redención del alma de ellos es tan precioso que ha cesado hasta tiempo indefinido) para que todavía viva para siempre y no vea el hoyo.”—Salmo 49:6-9.
    No puede haber duda de que los esfuerzos por ayudar a los muertos son antibíblicos. La enseñanza de que los vivos pueden ayudar a los muertos solo ha puesto una carga pesada sobre la gente. Sin embargo, el conocimiento de la Palabra de Dios libra a uno de esta idea falsa. Esto puede suministrarnos verdadero incentivo para que hagamos lo mejor que podamos mientras los miembros de nuestra familia todavía están vivos para hacerles sentir que se les necesita, ama y aprecia. Después de la muerte de ellos ya es muy tarde para que alguien compense por actos de bondad y consideración que no se efectuaron.
    http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102006364

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: