RSS

La carrera nuclear en Oriente Medio ya está en marcha y no la ha empezado Irán…

27 Ago

la proxima guerra misiles dong feng china egipto

La Casa Blanca ha fijado una cita para el presidente Barack Obama y el Primer Ministro Benjamin Netanyahu para mantener conversaciones el 27 de septiembre. Netanyahu pasará diez días en los Estados Unidos, durante los cuales se dirigirá a la Asamblea General y lanzará el contraataque de Israel a las virulentamente antisemitas declaraciones de la propaganda oficial de Irán.

Este cronograma indica que el primer ministro está dispuesto a complacer al presidente Obama al retrasar una vez más, un ataque israelí contra el programa nuclear de Irán hasta después de las elecciones presidenciales de EE.UU. el 6 de noviembre.

Es lógico pensar que Netanyahu no arreglaría una cita con Obama que tuviera lugar después de un ataque, o que el Presidente fuera a recibirlo. Siendo ese el caso, no habría para ellos mucho de qué hablar…

Obama se enfrentó a las explosiones de una serie de influyentes escritores de editoriales estadounidenses y analistas estratégicos que le instaron a ofrecer a Israel un compromiso solemne para una ofensiva estadounidense preventiva contra Irán desde el podio de la Knesset, como una forma de retener al gobierno de Netanyahu de una acción militar en el otoño de 2012. Otra sugerencia fue que el presidente notificara formalmente al Congreso de EE.UU. sus planes para una acción militar si Irán persiste en la aceleración del desarrollo de la capacidad de un arma nuclear

Obama rechazó ambas sugerencias – e Irán continuó acelerando su avance hacia un arma nuclear sin ser molestado.

El jueves, diplomáticos cercanos a la Agencia Internacional de la Energía Atómica en Viena,informaron que Irán había instalado otras 1.000 máquinas de enriquecimiento de uranio en su planta fortificada bajo tierra en Fordo, y estaba expandiendo su producción de uranio de 20 por ciento refinado.

Expertos que no están obligados por las restricciones diplomáticas del OIEA informan que el enriquecimiento se subió a un 30 por ciento hace unos meses y ahora estaba en el camino al 60 por ciento. Al menos 3.000 centrifugadoras estaban girando en Fordo.

Israel pasó recientemente información a Washington de que Irán ya había desarrollado una bomba radiactiva (sucia).

Sin embargo, portavoces oficiales de Estados Unidos siguen entonando la canción de que todavía hay margen para la diplomacia – incluso después de que todas las partes admitieran que las conversaciones con Teherán se rompieron irremediablemente semana atrás. Y el viernes 24 de agosto,  siete horas de discusión entre el OIEA y los representantes iraníes no pudieron con la oposición implacable de Irán a cualquier reducción de su programa nuclear o a la más mínima transparencia.

Sólo se puede concluir que, incluso después de que Irán tenga la bomba, el mantra “todavía hay espacio para la diplomacia” seguirá emitiendose desde las bocas oficiales de Estados Unidos y se seguirá intentando el diálogo Washington-Teherán, posiblemente a través de nuevos canales, como lo hace con Pyongyang.

Después de reunirse, el Presidente de los EE.UU. puede recompensar al primer ministro israelí con una declaración ligeramente más firme acerca de Irán como una especie de premio de consolación por su moderación. Pero eso no cambia el hecho de que ninguno de ellos ha levantado un dedo para detener a un Irán nuclear, ambos prefiriendo ceder a las presiones políticas internas.

Su inacción ha dado a dos líderes de Medio Oriente un gran impulso para avanzar en sus iniciativas nucleares.

En marzo pasado, el príncipe saudí Bandar bin Sultan, quien recientemente fue designado jefe de la inteligencia general, viajó en secreto a Pekín y regresó con el consentimiento del presidente chino Hu Jintao para vender a Arabia Saudita misiles balísticos con capacidad nuclear CSS-5-Dong Feng 21. También accedió a enviar ingenieros y técnicos nucleares chinos para ayudar a Arabia Saudita a desarrollar el enriquecimiento de uranio y otras capacidades de producción nuclear.

Este trabajo ya está en marcha en la King Abdulaziz City for Science and Technology cerca de Riyadh.

En las últimas semanas, el heredero saudí, el Príncipe Salman inició negociaciones con Teherán sobre un pacto de no agresión y otros entendimientos que abarcan la cooperación bilateral a espaldas de Estados Unidos en temas como Siria.

Debería ser obvio a partir de este desarrollo por sí solo que la carrera nuclear en Oriente Medio, que tanto el presidente Obama como el primer ministro Netanyahu decían que se desencadenaría por un Irán nuclear, se encuentra en pleno vuelo, un hecho del que se han olvidado de informar a la opinión pública de ambos países.

Pero hay más.

Después de menos de tres meses en el cargo, el presidente egipcio, Mohamed Morsi está siguiendo los pasos de Arabia: Él dará inicio a sus viajes al extranjero primero la próxima semana con una visita a Beijing, donde espera tomar nota del libro nuclear saudita. Entonces aterrizará en Teherán, aparentemente para asistir a la cumbre de la Organización de los Países No Alineados que se abre allá hoy 26 de agosto, pero mientras tanto cultivará relaciones con Teherán para una acción común en Oriente Medio.

Él ha sentado las bases para ello, proponiendo la creación de un nuevo “grupo de contacto”, compuesto por Egipto, Arabia Saudita, Irán y Turquía para desenmarañar el conflicto sirio – de nuevo a espaldas de Estados Unidos.

La presunción optimista de que el presidente egipcio tendrá que bailar al ritmo de melodía de Washington para ganar la ayuda económica de este está resultando infundado.

Y las manos de Obama están atadas.

En junio de 2009, ató la política de Medio Oriente de su administración al reparar las relaciones estadounidenses con los Hermanos Musulmanes. Hoy en día, casi no puede privar al nuevo gobierno de El Cairo de ayuda financiera.

Y el presidente egipcio es muy popular. Creyendo que puede salirse con la suya, incluso puede proclamar desde Teherán que las dos naciones han decidido reanudar las relaciones diplomáticas después de haber estado cortadas por 31 años.

Esta cadena de acontecimientos se enfrenta a Israel con tres dilemas estratégicos:

1. Aunque Riad, El Cairo y Teherán son incapaces de llegar a un acuerdo en sus primeros esfuerzos de comprensión, el hecho es que Arabia Saudita y Egipto han vuelto sus rostros hacia la distensión con Irán.

2. Arabia Saudita y Egipto están en el camino hacia un arma nuclear a pesar de que Egipto está aún muy por detrás.

3. En las cinco semanas que quedan antes de la reunión entre Obama y Netanyahu, Irán, Egipto, Arabia Saudita y China se moverán hacia adelante vigorosamente hacia sus metas estratégicas, militares y nucleares, mientras que los EE.UU. e Israel seguirán atrapados en la crisis de su discusión interminable sobre quién va primero contra Irán…

Fuente: Guerra de conocimiento

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 27, 2012 en Bienvenida

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: