RSS

Archivos diarios: agosto 9, 2012

Video; Fox cuenta las razones por las cuales debería el Senado dar luz verde a la auditoría de la Reserva Federal aprobada por el congreso a propuesta… ¡de Ron Paul!

Y además cuenta la verdadera historia del nacimiento de la reserva federal, activar subtítulos:
 

Una filial china de Samsung, acusada de explotar a menores

Una empresa china que trabaja para Samsung contrata a niños que trabajan en condiciones muy duras

Una compañía china que arma dispositivos para la corporación surcoreana Samsung Electronics emplea a niños en su producción, informa la ONG Observatorio del Trabajo de China (China Labor Watch).
La organización reporta la presencia de siete trabajadores menores de 16 años en las instalaciones de HEG Electronics, pese a la legislación laboral del país. En esta planta se ensamblan reproductores de DVD y teléfonos móviles para Samsung. Los niños trabajan en las mismas duras condiciones que los adultos, recibiendo solo el 70% de su salario.
El informe de la ONG menciona que la temperatura en la fábrica es muy elevada y los empleados tienen una jornada laboral demasiado larga. Li Qiang, director del Observatorio en Nueva York, explicó que un miembro de la organización aceptó un trabajo en la fábrica para llevar a cabo una investigación encubierta y entrevistó a los siete menores de edad que son explotados allí. La ONG no compartió la información obtenida con las agencias de seguridad pública u otras agencias gubernamentales, dijo Li. “Lo que queremos es que los niños vuelvan a la escuela”, afirmó el director.
El informe también comunica que los empleados de HEG Electronics están acostumbrados a tener de tres a cinco horas extra de trabajo que se suman a la jornada laboral estándar de ocho horas con solo 40 minutos para comer. “El trabajo infantil es una práctica común en la fábrica”, se asegura en el informe. Asimismo, un 80% de los empleados son estudiantes. “La empresa obviamente viola las leyes laborales chinas”, destacó la ONG acerca de HEG Electronics. “Hace falta aclarar el tema”, agregó.

Fuente: RT

 

Etiquetas: , , ,

Los “rebeldes” sirios, asustados por el extremismo de sus aliados extranjeros

¿Les están empezando a crecer los enanos a los verdaderos promotores de los falsos rebeldes sirios?
El conflicto sirio ha atraído a islamistas de todo el mundo árabe, deseosos de ayudar a sus “hermanos” a derrocar “al régimen apóstata”. ¿Pero van a deponer sus armas los aliados árabes si cae el gobierno de Assad? Los rebeldes sirios ya están sospechando que no.
“Son demasiado extremistas, quieren volar cualquier símbolo estatal, hasta las escuelas”, dijo a la agencia Reuters Abu Bakr, un comandante rebelde sirio. La preocupación está creciendo, a pesar de la obvia ventaja que trae la afluencia de voluntarios extranjeros a los grupos insurgentes que hace 17 meses desataron la lucha armada contra el gobierno de Bashar al Assad. Los islamistas de muchos países árabes traen consigo a Siria dinero, armas y su rica experiencia en combate, en otras palabras, todo aquello que faltaba a estos rebeldes “aficionados”. “Son extremadamente eficaces y sigilosos. Coordinan con nosotros sus ataques al régimen, pero no reportan a nadie. Traen del extranjero armas y explosivos de contrabando que son mucho mejores de los que disponemos nosotros”, dice Anwar, un rebelde sirio de Alepo.
Precisamente esta ayuda a gran escala hace que los rebeldes sirios sean capaces de hacer frente al Ejército sirio y se sientan lo suficientemente optimistas como para rechazar cualquier tipo de propuesta de dialogo con el Gobierno. Pero lo que distingue a los islamistas ‘importados’ de los rebeldes locales es su entendimiento sobre dónde están los límites del conflicto. “Nuestro objetivo es construir un nuevo futuro y no destruir todo”, afirma Abu Bakr y añade: “Cuando caiga Bashar, podríamos vernos en un nuevo campo de batalla, esta vez contra nuestros antiguos aliados”. Adeptos del salafismo y wahabismo, movimientos radicales islámicos, así como los devotos idealistas yihadistas que pelean por los “musulmanes oprimidos” están presentes en los campos de batalla en Siria.
Noto todo son hombres y armas, también están los millones de dólares provenientes de estados ricos del Golfo Pérsico tales como Arabia Saudita o Kuwait. Por otro lado, los rebeldes sirios, en su mayoría jóvenes sunitas de pobres zonas rurales, no aspiran a ir más lejos que derrocar al presidente Assad.
Algunos de ellos hablan sobre un estado en el que entre en vigor la ley sharia, pero siempre y cuando en el país se establezca la paz y la estabilidad. Y lo que dicen estos combatientes locales casi seguramente suene demasiado moderado para sus belicosos aliados extranjeros: “un estado donde todos los ciudadanos tengan derechos iguales: los musulmanes y minorías”, o “un futuro no golpeado por la pobreza y no determinado por la religión”. En realidad, parece que el hombro “amigo” de los combatientes extranjeros se está haciendo demasiado caliente.

Fuente: RT

 

FOTO: Descubren una gran ‘grieta’ de origen desconocido en el sol

flickr.com
Científicos de todo el mundo registraron una ‘grieta’ jamás observada en la superficie del Sol, tiene una extensión de unos 800.000 kilómetros. Investigadores de diferentes partes del mundo han registrado casi simultáneamente un alarmante fenómeno en el Sol: una grieta se observa cerca de las manchas solares 1535, 1538 y 1540. Estas regiones tienen una temperatura más baja que sus alrededores y una intensa actividad magnética.
Según hipótesis, se trata de la acumulación de gas espeso y frío en la superficie de la estrella gracias a su campo magnético. La hendidura crece a ritmo acelerado y actualmente los expertos de la NASA están estudiando su origen. Recientemente, astrofísicos estadounidenses probaron que el Sistema Solar se formó por la explosión de una supernova y lograron reproducir un modelo completo en 3D del proceso de formación del Sol por primera vez en la historia.

Fuente: RT

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 9, 2012 en La observación del espacio

 

Economía, España. Conoce la verdad de lo que está pasando (4), El Banco Santander se burla de Hacienda

Como es posible salir de esta situación de crisis prolongada si toda la medicina que se aplica es jarabe de palo en una alocada carrera hacia el desendeudamiento forzado. Un diagnostico equivocado fruto de una política de los lobbys del poder económico, a los que les ha salido el tiro por la culata, no contaban que el Estado se quedara sin los recursos para sostener la sanidad hasta el extremo del cierre de quirófanos y las largas listas de espera que veremos con el tiempo sus consecuencias. Pensaron que el sistema lo aguantaría todo hasta que se descojonó en sus propias manos. De la desregulación del mercado financiero, de la codicia sin límites y de la indefensión de la ciudadanía se pasa de puntillas. La refundación del capitalismo, anunciada por el presidente francés Nicolas Sarkozy como solución perentoria nunca más se supo ya que la primera medida a tomar es el desmantelamiento de los paraísos fiscales. Han sido tantas las empresas que han constituido filiales en los paraísos libres de impuestos que la recaudación estatal se limita a cualquier cosa que se mueva fuera de las empresas ricachonas. El escaqueo no es tan novedoso, regatear a Hacienda viene de atrás. Un detalle para situarnos, las compañías auditoras no tan solo pasan a limpio los trapos sucios de los auditados sino que ofrecen, con el nombre de consulting, el impecable servicio de asesorar en burlar a Hacienda.

Hay pocas posibilidades de tener éxito al difundir el deterioro de la recaudación fiscal, y sus consecuencias, cuando se habla en genérico “la lucha contra el fraude fiscal se hace necesaria” y mil cosas por el estilo ya que son un brindis al sol. Para que tenga una cierta posibilidad de que penetre en la cabeza de la ciudadanía, tan deteriorada por la incursión mediática, hay que pasar del plural al singular. Un caso significativo que al menos haga pensar que nos están tomando el pelo. Se trata del Banco Santander, antes de continuar y como información previa a aquellos que ven intención espuria a los que nos situamos al margen de los convencionalismos: es el Santander como podría ser otro. Como decía el asunto viene de atrás, el Banco Santander de 1993 informaba de su participación en 57 sociedades asentadas en paraísos Fiscales. Las islas Vírgenes británicas acogían, con su hospitalidad característica, a 13 de dichas sociedades; las islas Caimán a otras tres; Luxemburgo, a cinco, y Suiza, a dos sociedades más. Lo más curioso es que todas estas sociedades se mantuvieron incólumes hasta que en 1998 tan solo dos de ellas permanecían domiciliadas en aquellos parajes: Santander Finance Limited, en las islas Caimán, y Banco Santander Trust, en las Bahamas. Pero este abandono de tan paradisíacos lugares fue momentáneo. En 2001 volvió a las andadas.

Tengo que retroceder a las investigaciones llevadas en La Banca (para a quien le vega de nuevo en la barra hay una entrada Investiga que algo queda). Lo que aconteció en aquellos años no creo que vuelva a suceder nunca jamás. Como he dejado en algún lugar de este blog fue más producto de la impunidad de la otra parte que virtud nuestra, las cosas vinieron rodadas y conforme avanzábamos en nuestra investigación, íbamos conociendo los pormenores del plan urdido para el asalto a Banesto. Ya habíamos determinado el perímetro hasta el que se extendía el fraude, y lo publicamos en La Banca con toda clase de detalles, basándonos de nuevo en las correspondientes pruebas documentales y registrales. Los asuntos que no llegábamos a entender, bien por faltar algún eslabón de la cadena o porque no daba más de si nuestra capacidad de análisis, se aparcaban con prudencia, o incluso se desechaban definitivamente si llegábamos a creer que la investigación no iba a dar mas de si. Queríamos evitar a toda costa que cualquier información errónea o sin los suficientes soportes probatorios pudiera poner en tela de juicio lo que ya habíamos publicado.

Pensábamos, y no andábamos desencaminados, que se magnificaría el menor error por el club de los corsarios, dispuestos a calificar nuestro trabajo, de forma genérica, como escandaloso e inveraz. La etiqueta de “prensa amarilla” ya nos la había colocado algún prestigioso periodista como un inevitable sambenito, a pesar de que nadie había corregido una sola coma de lo publicado después de que invariablemente hubiésemos recabado la opinión de los afectados o aludidos en cada caso. No obstante, faltaba la guinda a cuanto habíamos sacado a la luz pública. El pastel descubierto era inmenso, pero carecía del toque maestro que acostumbran a poner los buenos reposteros para rematar su delicado empeño. Consistía en descubrir a dónde demonios había ido a parar todo el dinero que, a nuestro entender, faltaba en las cuentas del banco cantabro, un fortunón descomunal procedente del expolio de Banesto y de los fondos públicos aplicados en el supuesto saneramiento. Analizando la contabilidad, tanto de Banesto como del Santander, ya se habían detectado algunas partidas que presuponían importantes flujos de dinero con destino incierto, envueltos por los administradores en un lenguaje críptico difícil de descifrar incluso para los iniciados. Creíamos que si llegábamos a descubrir esa trama habríamos resuelto el verdadero enigma de tan apasionante película de policías y ladrones antes de llegar a la última escena. Porque el ladrón no es tal ladrón hasta que la policía encuentra el botín sustraído; para eso sirve la presunción de inocencia.

Aunque quizás pueda parecer infantil, la localización del dinero se hacia imprescindible para nosotros, sobre todo porque hasta entonces nadie se había hecho eco de nuestra investigación, al estimar sin duda que todo lo que decíamos era el fruto inevitable de nuestras calenturientas divagaciones. Pero el resultado del esfuerzo fue mucho mas allá del propósito inicial al percatarnos de que la guinda no era un elemento decorativo del pastel sino su mismísima esencia. Ruego un punto de paciencia a quien esto lea y pueda  acompañarme en el itinerario de la difícil y tortuosa investigación. Esta fue la primera pregunta que nos hicimos: bueno, si, hay que buscar el dinero, pero donde? No se trataba solo de buscarlo, sino por donde empezar la investigación. Resultaba punto menos que imposible emprender con algún éxito previsible la búsqueda de la aguja en el inmenso pajar en el que nos disponíamos a entrar por las buenas, un lugar a oscuras y sin lindes definidas, y sin saber siquiera la clase de aguja que pretendíamos encontrar. Intuíamos, de momento sin suficiente base probatoria, que tan ingente cantidad de dinero tenia que estar fuera de nuestras fronteras. Eso es lo que piensa cualquier paisano de cualquier pueblo, a cuya modestísima categoría todos en La Banca nos honrábamos en pertenecer.

Haciendo cabalas sobre la supuesta fuga de capitales, colegimos que podían haberse refugiado en algún apacible paraíso fiscal, aunque enseguida se cae en la cuenta de que aun quedan demasiados paraísos fiscales por el ancho mundo, desalentadora reflexión a la que se añadía, como es obvio, nuestra supina ignorancia sobre quién podía ostentar formalmente la titularidad de los bienes. Era mucha la tela a cortar con unas tijeras tan endebles como las nuestras, sobre todo teniendo en cuenta que nuestra actuación, como era norma invariable de la casa, discurre invariablemente y sin excepción por los cauces que marca el Estado de Derecho. Cuando estábamos a punto de tirar la toalla, se nos encendió la bombilla, y he de decir que no se trataba de una bombilla cualquiera, a la vista de los resultados obtenidos, sino de todas las bombillas juntas del árbol navideño mas esplendoroso. Si lo que estábamos buscando eran sociedades pertenecientes al Banco Santander domiciliadas en paraísos fiscales, nada mejor que remitirse a las memorias que anualmente publica el propio banco. Como puede verse también en nuestro caso, los fundamentos en que se asienta el huevo de Colon siguen siendo inconmovibles.

Dicho y hecho. Nos enfrascamos al punto en el estudio de las susodichas memorias, empezando por el análisis de los balances correspondientes a los últimos cinco años. La partida clave objeto de investigación eran las sociedades participadas por el Santander que sesteasen en los soleados y pacíficos territorios, fiscalmente exentos, elegidos por los ricos cada vez mas ricos, suponemos que para cumplir puntualmente sus obligaciones tributarias. En 1993, año en el que iniciábamos la investigación y que coincidía con la intervención de Banesto, el Santander informaba de un buen número de sociedades participadas asentadas en paraísos fiscales que iban y venían. Algo extraño estaba pasando con este ir y venir turístico practicado por esa desmesurada legión societaria. Treinta y cinco sociedades, ahí es nada, habían emigrado de aquellas tierras tan propicias al desvanecimiento fiscal y a otras maniobras aun más oscuras, pero lo mas sorprendente era que nadie sabia a donde fueron a parar con sus miles de millones a las espaldas. La información que facilitaban —es un decir— los administradores era punto menos que inexistente cuando se referían en las memorias a las sociedades en cuestión. Si alguna figuraba en la relación facilitada por la memoria de un año determinado, al año siguiente desaparecía sin dejar rastro. Pero lo más asombroso era que algunas de tales sociedades tenían un capital social astronómico, y conste que nos estamos refiriendo a su capital social, no a sus activos. Algunas mantenían una capitalización de fondos propios tan exorbitante que para si la quisieran algunos bancos de campanillas.

Así, de una manera tan simple, nos habíamos topado con el pajar, solo faltaba encontrar la aguja. Siento que la aventura, dada la simplicidad del método empleado, defraude de alguna manera a quien esto lee, que ante la magnitud de nuestro empeño esperaba algo mas espectacular y apasionante. Porque el hallazgo de la aguja, aunque parezca mentira, ya empezaba a parecernos una labor menos ímproba que al principio, pues el margen hasta donde podíamos movernos se encontraba firmemente acotado. Si bien el transito prometía ser laborioso en extremo. No había manera de llevar un registro de las sociedades participadas a mano. Las altas, bajas, desapariciones en combate, los nombres raros y parecidos entre estas empresas llegaba un momento que te perdías. Tuvimos que informatizar una base de datos que nos aportó la seguridad del resultado. La deducción fue un bombazo. La estructura contable del Santander esta sibilinamente diseñada para mantener una fachada de decorado que sirve para engalanar las Memorias del banco, para exhibir una supuesta solvencia en folletos publicitarios, y para cubrir el expediente ante las sagaces autoridades de control. Pero tan sólo que se hurgue un poco en sus números las mentiras que se cuentan son tan grandes que chocan frontalmente con la tozuda realidad. El propio Consejo de Administración del Santander reconocía expresamente que el Banco poseía, directa o indirectamente, un total de 456 sociedades consolidables y 146 sociedades no consolidables. De estas 602 sociedades se habían esfumado, alegremente, 400 de ellas. Sin ninguna explicación habían desaparecido con enormes activos de las cuentas del banco hasta tal extremo que la mayoría de ellas desaparecen en combate por arte de magia. No se sabe si su desaparición forma parte de un éxodo, de un exterminio, o van a parar directamente a un banco paralelo que Botín, familia, y cómplices allegados controlan desde hace algunos años. Mientras tanto Hacienda, la misma Hacienda que persigue hasta la extenuación al currito de turno se deja burlar por el Banco Santander.

Con la justicia hemos topado mi fiel Sancho

El Banco Santander se vio obligado en el procedimiento judicial de impugnación de los acuerdos sociales, que he mencionado en anteriores post, promovido por Rafael Pérez Escolar a dar una explicación de la desaparición en combate de tantísimas sociedades que caen por Botín y por Cantabria. El Santander fundamentó su disparatado argumento en la claridad expositiva. Aseguraban ante un juez que la desaparición en combate tiene como finalidad ofrecer la imagen fiel de la sociedad, que evita la imagen distorsionada que podría ofrecer la inclusión de las sociedades del Grupo, que son únicamente tenedoras de acciones o se encuentran en proceso de liquidación. Es decir, el fundamento básico se sostiene en que las sociedades excluidas de la Memoria son sociedades meras tenedoras de acciones o en proceso de liquidación que, como consecuencia del proceso de consolidación y previa contabilización, desaparecen de la documentación social. En definitiva que memos es más y mejor.

En contraste con esta abrumadora relación de sociedades domiciliadas en paraísos fiscales, veamos pues las declaraciones en juicio de José Luis Palao Garcia Suelto como responsable de la auditora Arthur Andersen tirando balones fuera y faltando a la verdad. Manifestó que ninguna de las sociedades que figuraban en la relación de sociedades fuera de memoria tenía su domicilio en paraísos fiscales:

Letrado: ¿Qué soporta el documento?

Sr. Palao García-Suelto: El documento dice que no se incluyen estas sociedades porque distorsionan, no que no se incluyen porque al estar en paraísos fiscales puedan dar lugar a imágenes no pedidas.

Su Señoría: (dirigiéndose al testigo) Lo que le han preguntado es si conoce que alguna de esas sociedades que no están incluidas enla Memoria tienen su sede en paraísos fiscales. ¿Conoce eso? ¿Hay alguna de ellas?

Sr. Palao García-Suelto: Ahora mismo no me consta ninguna, pero yo no excluyo que pueda haber una o dos o tres, no excluyo ninguna. Ahora mismo no me consta que haya alguna, que haya una sola, pero no lo puedo excluir.

Letrado Sr. Hernández Urraburu: Compartiendo con Ud. que las apostillas no son precedentes, lo que sí hay es unas cosas que hay que entender, y al efecto de que sí entiendo yo, en este acto solicito que se libre al testigo por falso testimonio por cuanto ha manifestado este tribunal, que no le consta que haya ninguna de las sociedades de las 400 en paraíso fiscal.

Su Señoría: (en plan bombero) No, perdón, no es un documento de la junta (se debe referir a que no es un documento del Consejo de Administración del banco). Yo a lo que me refiero es a que en la demanda no se hace referencia ninguna, ni veo que importancia tiene que haya unas sociedades, si es que las hay, que ha dicho que él las desconoce, hasta ahora, la anterior contestación, por lo que yo he oído que dice que cree que no hay ninguna sociedad en paraísos fiscales. Y Ud. ahora le pregunta si las sociedades en paraísos fiscales tienen deuda pública.

Bajo la excusa de ofrecer una mejor satisfacción de los principios de claridad y de imagen fiel que rigen la formulación de las cuentas anuales, las sociedades participadas desaparecen de forma continua del balance del banco. Quien dio la cara, por parte del Santander, en este procedimiento judicial fue José Manuel Tejón Borrajo. Puedo anticipar que el papelón que tuvo que hacer Tejon Borrajo como testigo es de mucho cuidado, faltando escandalosamente a la verdad. Manifestó la cantinela de siempre, que todas las sociedades que no constaban en la Memoria son sociedades tenedoras de acciones o se encuentran en liquidación, cuando lo cierto es que dicha circunstancia es absolutamente falsa, ya que dichas sociedades mantienen una actividad mercantil indudable lejos de la mera tenencia de acciones y en modo alguno se encuentran en periodo de liquidación. Tiempo habrá para acreditar aquí esta circunstancia, pero detengámonos ahora en las manifestaciones de Tejon Borrajo respecto a este particular.

Letrado: Usted es administrador, consejero ¿En cuantas sociedades que no están enla Memoria?

Sr. Tejón: Pues eso no se lo puedo decir, de memoria no.

Letrado: ¿Más de 10, más de 20?

Sr. Tejón: No, no creo que sean 10

Letrado: Digo si son más de 10

Sr. Tejón: No, no creo que sean 10. Alrededor de 3 ó 4.

Letrado: Tampoco recordará el nombre de las que es administrador.

Sr. Tejón: Pues creo que una es Santusa, otra es Santander Holding Internacional, y … de Santander de Pensiones, y ya no me acuerdo de más.

Letrado: (entregando unos documentos al testigo) El documento que tiene en sus manos recoge los acuerdos dela Junta Universal que se celebró el 22 de octubre, hoy hace justo tres meses. Puede leer usted mismo el apartado décimo segundo punto c).

Sr. Tejón: (dirigiéndose al Juez en lugar de a su abogado defensor) ¿Debo?

Su Señoría: Debe.

Localizar en el documento el punto que se le había solicitado se llevó su tiempo a pesar que la página estaba convenientemente señalada. El interventor necesitó un tiempo para pensar su respuesta. Sabía lo que se iba a encontrar.

Sr. Tejón: “Designar para ocupar el cargo de Consejero, miembro del Consejo de Administración de la sociedad a Don José Manuel Tejón Borrajo, por un plazo indefinido desde la fecha de la presente Junta General Universal Extraordinaria que presente acepta el cargo y toma posesión del mismo, manifestando no estar incluso …..

Letrado: Hasta ahí es suficiente.

¿Qué tendrá esta sociedad, que este personaje, tan sólo tres meses después que fue nombrado Consejero ya no se acuerda? Para ayudar a recomponer la frágil memoria de Tejon Borrajo no olvidemos que, en su condición de Interventor General del Santander, hay que recurrir a los datos públicos. Administración de Bancos Latinoamericanos Santander, S. L. (ABLASA), -este el nombre de la sociedad olvidada- celebro Junta Universal el 22 de octubre de 2001, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid en fecha 21 de Diciembre de 2001, según escritura de fecha 8 de noviembre de 2001 donde Tejon Borrajo fue nombrado consejero de dicha sociedad. Veamos que pretende ocultar cuando bajo juramento se arriesga a mentir de una manera tan burda ante la autoridad judicial. El alegre descontrol puede llevar a situaciones aberrantes como la que afecta a esta sociedad que se mantenía fuera del conocimiento de los accionistas del banco y de la Hacienda Pública. Atentos que viene curva: la sociedad que tiene más fondos propios que el propio banco. La cenicienta ricachona Administración de Bancos Latinoamericanos Santander SL., (ABLASA) que no esta invitada a palacio ni pertenece al selecto grupo de sociedades que se exhiben, No obstante, tiene un numero de identificación fiscal (NIF: OB08584930). Antes se llamaba Viesval S. L. y estaba domiciliada en el paseo de Pereda, 9 (Santander); ahora se ha trasladado a la plaza de Canalejas 1, de Madrid. La fecha de constitución es del año 1979, tiene nueve empleados y el capital social es de 2.883.131.351 euros. Sorprende el abultado capital social: a 31 de diciembre de 2000 tenia fondos propios de 2.775,7 millones de euros, cuando el capital de todo el Santander (sin contar la prima de emisión y las reservas) era en esa fecha de 2.280,1 millones de euros. Todo este capital esta en permanente pérdida: en el año 2000 se perdieron 24,7 millones de euros en 1999 se perdieron 10,6 y en 1998 se perdieron 4,9 millones de euros. Con todo este dineral en fondos propios, la sociedad, como se ha dicho, no figura en el anexo de las sociedades participadas y se encuentra entre las desaparecidas en combate.

Como puede apreciarse ABLASA, S. L. no es una sociedad cualquiera, sorprendentemente es más ricachona que el propio banco, no es, ni mucho menos, una sociedad de mera tenencia de acciones o en proceso de liquidación. ¿Qué pasó cuando tuvo que declarar el responsable de la auditoria? ¿Qué respuestas tenía para mantener fuera de balance e información una sociedad con una capital social mayor que el del propio banco? Veamos como se resolvió la cuadratura del círculo.

Su Señoría: Tiene Ud. obligación de decir la verdad, ¿jura o promete decir la verdad?

Sr. Palao García-Suelto: Juro.

Su Señoría: Se le advierte que el falso testimonio está castigado con la pena de prisión de seis a dos años y multa de tres a seis meses.

(…)

Sr. Palao García-Suelto: Me llamo José Luis Palao Garcia-Suelto.

Su Señoría: ¿Qué relación tiene con los litigantes?

Sr. Palao García-Suelto: Soy socio de Arthur Andersen, que es la firma que audita las cuentas anuales del SCH.

Letrado: Hay una serie de sociedades que se encuentran fuera dela Memoria, que le voy a preguntar expresamente por ellas. ¿Ud. conoce la sociedad Ablasa?

Sr. Palao García-Suelto: Me suena, no sé qué es conocerla. Me suena.

Letrado: Conocerla es saber a qué se dedica.

Sr. Palao García-Suelto: No sé qué es en términos jurídicos conocer una empresa. Es decir, me suena el nombre de esta empresa.

Letrado: ¿Ud. Conoce la realidad contable de la empresa Ablasa?

Sr. Palao García-Suelto: No, yo personalmente no.

Letrado: No la conoce.

Sr. Palao García-Suelto: La auditoria del banco es un trabajo de 400.000 horas al año, en la que trabajan 800 personas, y en la que el trabajo se reporta a la punta de la pirámide, que soy yo.

Letrado: ¿Y a la punta de la pirámide le llegan 2.600 millones de euros de capital más reservas?

Sr. Palao García-Suelto: Es que no sé lo que es.

Letrado: ¿Sabe a lo que de dedica?

Sr. Palao García-Suelto: No.

Letrado: ¿De las 600 sociedades participadas por el banco cuántas audita Arthur Andersen?

Sr. Palao García-Suelto: No lo sé, la mayoría. Creo que 500 o 450 en 35 países.

Letrado: ¿ Ablasa es grupo consolidado o no?

Sr. Palao García-Suelto: No lo sé, entiendo que sí.

Letrado: Insisto ¿Ablasa la conoce?

Sr. Palao García-Suelto: Insisto, me suena, pero no sé nada más. No sé ni donde está, a que se dedica, ni que capital tiene, ni qué cifras tiene. No lo sé. Me consta que esta información, y mucha más, está en mis legajos y registros. Pero yo no llevo encima de mi dos millones de cuartillas con esta información. Me consta que si voy a mis registros, lo busco y lo encuentro, pero de memoria yo no lo puedo saber.

Con más pena que gloria fueron desfilando testigos e imputados de tercera y cuarta fila que nada aportaron, la mayoría no sabían que les estaban preguntando. Todo este carrusel de personajes tan solo servia para poder acreditar que buscando hasta debajo de las piedras no encontraron a nadie que resultara perjudicado por un triste asunto societario que quedó enterrado en la más profunda fosa judicial. De la millonada entregada a fondo perdido por el Gobierno de la nación para rescatar el sistema bancario nada de nada. Te preguntaras como acabó todo este embrollo judicial cuando se puso de manifiesto que esta sociedad es como un agujero negro en el universo: centeneras de otras sociedades participadas que han desaparecido de la contabilidad del banco han acabado orbitando en su estructura para acabar desapareciendo ella misma con un patrimonio descomunal. Presumo que has acertado, no pasó nada, pero nada de nada y Hacienda se dejo y se deja engañar por el Banco Santander. Así nos va.

Fuente: Ataque al poder

 

Economía, España. Conoce la verdad de lo que está pasando (3), no hay solución económica posible sin desmantelar los paraísos fiscales

Un monumental engaño se cierne sobre nuestras cabezas, las mentiras ruedan al son de la música que tocan nuestros acreedores instalados en la cumbre del poder, antes que nos mortifiquen nos tendríamos que preguntar ¿Les debemos algo? La deuda española, es una deuda descomunal que tienen los bancos y las grandes empresas. Los mismos causantes del cataclismo, en compadreo con la clase política, son los artífices del tinglado del escaqueo fiscal. Se permite que la élite económica no pague impuestos y el sostenimiento del país recae en el populacho. (Sería conveniente para aquellos que llegan de nuevo ver Necesitamos a los partidos políticos tal como los conocemos (y 3) y alguno que otro de los últimos post). Resulta que esas mentes pensantes han dejado al pairo, a la buena de Dios, a toda la población al aplicar, en dosis de caballo, recortes y más recortes para ajustar unos presupuestos que se derrumban por falta de ingresos. Los sabios de pacotilla, los enfermos de codicia, y los domesticados de nuestros representantes han basado la recaudación fiscal en el rendimiento del trabajo (IRPF) y el impuesto sobre el consumo (IVA). Los millones de parados no rinden impuesto y tampoco consume más allá de lo vital para vivir. La demás población visto lo visto restringe el gasto superfluo. Los que nos gobiernan no se acuerdan de Santa Bárbara ni cuando llueve, los paraísos fiscales la guarida del escaqueo de la contribución equitativa nadie, de los que tienen que decir, dice nada. Aunque sea superficialmente merece que le eches un vistazo.

La propaganda oficial ensalza las virtudes de la internacionalización de la economía donde los capitales pueden circular libremente, pero esconde, o al menos nadie explica, que una de las razones para hacer del mundo un solo mercado esta influida por la necesidad imperiosa que tienen los EE.UU. de que no vuelvan a su territorio y a su economía domestica los billones de dólares que circulan alegremente por el planeta. Si así fuera, hundirían su economía por la superinflación. Muchas de las políticas que los EE.UU. aplican están orientadas a que esta masa ingente de dólares fabricados alegremente estén depositados como eurodólares y petrodólares fuera de sus fronteras o estén circulando en transferencias sin fin por los confines del mundo. A partir del timo del supertocomocho de los papelitos de colores que se hacen pasar por dólares, todo el sistema financiero ha ido manga por hombro, la maraña de paraísos fiscales y bancarios se ha convertido en el corazón del sistema. La fantasía y la ilusión prevalecen en los mercados financieros y el engendro no para de crecer.

No es de extrañar que, partiendo de tan singular punto de inicio, la evolución de los asuntos financieros acabe en ruleta de casino. Aunque empezó como algo que tenia una lógica, como fue la necesidad de los productores de cereales norteamericanos de protegerse de las variaciones de precio a la que vendían sus cosechas. Para asegurarse, vendían por anticipado a un precio convenido que no podía ser modificado independientemente de su cotización futura. A partir de este concepto, los señores del dinero encontraron una multitud de aplicaciones prácticas en lo que llamaron operaciones sobre futuros. En 1972 las operaciones de futuros ya se aplicaban sobre las divisas en el Chicago Mercantile Exchange, donde en un contrato de futuro sobre divisas, el vendedor cede unas divisas a un precio convenido a un comprador, quedando cerrada la operación a una fecha concreta fijada de antemano, que es irrevocable sea cual sea la variación de la divisa entre la fecha de comienzo del contrato y la de su vencimiento. A partir de la necesidad de los agricultores americanos y de la derivación especulativa sobre el valor de las divisas, los mercados han generalizado este principio a todo tipo de productos financieros en una especie de aproximación al acierto, un juego de casino para todos aquellos que estén dispuestos a apostar.

La sofisticación de la apuesta se extiende a todo tipo de activos financieros incluso a los tipos de interés o a los índices bursátiles. Estos índices no tienen una existencia real, puesto que solo representan un panel teórico de valores cotizados en la Bolsa. El Ibex—35 de Madrid, el Cac 40 de Paris, el Dow Jones de Nueva York, el Dax 30 de Francfort, el ET de Londres, o el Nikkei de Tokyo se utilizan para adivinar su evolución futura. Convendréis conmigo en que resulta bien extraño que se utilice un índice ponderado para establecer una rentabilidad, si es que lo aciertas. Este tipo de apuesta podría estar vinculado a los días de lluvia, a la ganadora de Miss Mundo, o de la Champions Ligue. El comprador de un contrato sobre, por ejemplo, el índice Cac 40, se compromete a través de la Cámara de compensación Matif a adquirir, a un precio y a una fecha concreta, el equivalente virtual de su cartera compuesta por los cuarenta valores del índice. En la práctica, sin embargo, las dos partes van a intercambiar simples liquidaciones. La existencia de riesgos imprevisibles es la razón de ser de los especuladores.

Esta economía de casino se ha ido extendiendo a una velocidad supersónica igual a la expansión de los intercambios exteriores promovido por masas financieras de enorme tamaño de petrodólares, eurodólares, de fondos de pensiones por capitalización y de la necesidad de financiación de los Estados y las empresas. El desarrollo exponencial de estos capitales flotantes puede desestabilizar países enteros. Los fondos de pensiones que gestionan el dinero a los activos norteamericanos pueden trasladarse, apretando un botón, de una a otra parte del mundo. Los señores del dinero tienen todo preparado, un ejército de dispositivos funciona a nivel mundial para favorecer la circulación de capitales. Los que en un principio, en los años de la posguerra, fueron paraísos fiscales, en poco tiempo, con la llegada de los ordenadores, los satélites y el desarrollo de los mercados financieros, se transformaron en paraísos bancarios. La liberalización de los mercados ha transformado los paraísos fiscales en paso obligado de los capitales, cualquiera sea su origen.

El auge de los paraísos bancarios y fiscales data de finales de los años sesenta, como refugio de los eurodólares y petrodólares que antes he citado, para pasar después en pleno descaro a ser refugio de los narcodólares. Las plazas “off shore” es decir, libres de impuestos, son creación de los EE.UU. y Europa. Las finanzas mundiales, dentro de su lógica, buscaban organismos acogedores y países amigos, donde poder refugiar los capitales escapando del control de las autoridades estatales. La semiclandestinidad de las primeras “inversiones” dio paso a una oficialidad progresiva. Hoy, los bancos off shore, filiales de los grandes bancos, hacen publicidad en Internet, y no se esconden al declarar abiertamente sus servicios de lavado de capitales. El reciclaje de las ganancias ilícitas fue bautizado como “lavado” en los Estados Unidos durante la “ley seca” —que comenzó en 1920 y se extendió hasta 1933-. El término proviene de la costumbre de la mafia norteamericana, de utilizar locales de lavado de ropa o de automóviles como negocio legal, creados a partir del producto de sus delitos. De este modo, aparentaban una fachada decente para reingresar el capital en la economía oficial. La técnica se hizo popular con los años y ahora las grandes organizaciones criminales del mundo limpian sus riquezas procedentes del tráfico de armas, drogas, prostitución o sobornos, en el mercado financiero y globalizado, que favorece a los lavadores con la creación de paraísos fiscales o grandes zonas de libre comercio.

Los expertos coinciden en que el corazón del negocio de volver decentes los capitales robados esta en países con banca off shore, es decir, que reciben clientes no residentes, casi sin impuestos, ni regulaciones financieras. En América existen muchos de estos verdaderos paraísos fiscales, curiosamente todos están situados en el Caribe: Bermudas, Bahamas, Barbados, Belice, Anguila, Antigua, Antillas Holandesas, Dominica, St. Kitts y Nevis, Santa Lucia, San Vicente, Costa Rica, Panamá, islas Turks y Caicos, islas Vírgenes e islas Caimán. Estas últimas, pese a que casi ni se ven en el mapa, son el quinto centro financiero mundial por sus 570 bancos, con más de 500 mil millones en depósitos. Otros sitios donde se blanquean los capitales delictivos son la Isla de Man, Guernesey, Sark y Jersey, Gibraltar, Madeira, Andorra, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Suiza, Chipre, Malta, Líbano, Israel, Dubai, Bahrein, Hong Kong, Macao, Singapur, Seychelles, Mauricio, Liberia, Filipinas, islas Marianas, islas Marshall, islas Cook, Nauru, Vanuatu y Samoa Occidental.

Puede hablarse incluso, en nuestro entorno, de paraísos fiscales especializados, según los servicios requeridos por los clientes. Así, Andorra o Mónaco se especializan como lugares idóneos para el depósito de fortunas personales; Gibraltar y las islas del Canal, para las sociedades pantalla; Liechtenstein, para las fundaciones; Luxemburgo, por su secreto bancario o Suiza, como el servicio bancario mas completo del mundo. Sin embargo, no parece razonable admitir que, con independencia de las consideraciones tributarias, puedan persistir territorios que sirvan sistemáticamente de base segura para la realización de operaciones de corrupción. En estos centros de lavado de dinero ilegal, funcionan instituciones conocidas como “Corporaciones de Comercio Internacional” que sirven como cajas negras donde el capital circula entre dueños y testaferros con total impunidad. El secreto bancario es el primer requisito que pide un cliente con dinero sucio, el que se deposita en cuentas abiertas por empresas fantasmas, que solo existen en los papeles. A esta altura de acontecimientos y al desarrollo exponencial de las vías de escape a la contribución fiscal, la población se encuentra totalmente desamparada y atrapada, en un país endeudado, sin solución de futuro sino se desmantelan los paraísos fiscales.

Un banco paralelo

Parece evidente que, si los bancos tienen toda una infraestructura montada para defraudar a Hacienda y evaporar el dinero de sus clientes, esa misma estructura bien podrá ser utilizada para evaporar las propias cuentas del banco. Así y todo, cuando salto el escándalo de las cuentas viajeras del BBVA, -investigadas por el juez Baltasar Garzón y acabo en nada de nada- dio la sensación de que el uso de paraísos fiscales por parte de los bancos y grandes empresas era una novedad, al menos eso era lo que se deducía por las informaciones difundidas por el imperio del bien. Cuando se trata de la banca en todos los sitios cuecen habas y nada es comparable con la ocultación contable si se hurga en las cuentas del Banco Santander que ni tan siquiera informa de un tercio de las sociedades participadas que consolidan con las cuentas del banco. En pleno zafarrancho de combate se dan como desaparecidas o no quedan reflejadas en las cuentas del Santander las sociedades BANCO CARACAS HOLDING N.V., Antillas Holandesas; BANESTO FINANCE LTD., islas Caimán; BANESTO INSURANCE LTD., islas Caimán; BANESTO DELAWARE LTD., Delaware (un paraíso fiscal dentro de los mismísimos EEUU.); BANIF RENTA FIJA MULTIDIVISA MANAGEMENT, S.A., Luxemburgo; BCH INTERNATIONAL FINANCE LTD., islas Caimán; BSCH FINANCE, Delaware; BCH GIBRALTAR LTD., Gibraltar; BRISWISS LTD., islas Vírgenes; BSCH ONLINE INC., Bahamas; CENTRAL HISPANO GESTIÓN, Luxemburgo; HISPANO COMERCEBANK LTD., Gibraltar; HOLBAH II LTD., Bahamas; HOLBAH MERCHANT Co. LTD., Bahamas; HOLBAH LTD., Bahamas; INVERSIONES SANTANDER, Bahamas; LARIX LIMITED, Isla de Man; PANAMERICAN BANK LTD., Bahamas; PESANT MERCHANT, islas Vírgenes; PINTO TOTTA INTERNATIONAL FINANCE LTD., islas Caimán; SANTANDER INVESTMENT ASIA LTD., Hong-Kong; SANTANDER INVESTMENT LTD., Bahamas; SANTANDER INVESTMENT SECURITIES HK LTD., Hong-Kong; SANTANDER MANAGEMENT INC., Bahamas; SOCIETE DE GESTION LEOPARD FUND, S.A., Luxemburgo; SOCIETE DE GESTION DE L´EUROGLOBAL INVESTMENT FUND, S.A., Luxemburgo; TOTTA AZORES INTERNATIONAL LTD., islas Caimán; TOTTA & AZORES FINANCING LTD., islas Caimán.

Todo este desmadre societario con propósito defraudatorio hace años que circula como Pedro por su casa, con la dejación de funciones del Ministerio de Economía, de Hacienda y de las autoridades de control monetario. Lo que demuestra lo difícil que es meter en cintura a unas finanzas internacionales que, en parte, hacen su negocio gracias a la existencia de los paraísos fiscales. O lo fácil que lo tienen los bancos cuando son propietarios de las autopistas de circulación de dinero. Sea una cosa o sea otra lo que resulta del todo cierto es que la ira de Hacienda se dirige al populacho atrapado al que no deja pasar ni una. Para comprobar el alcance de las falsedades que circulan en el ámbito contable del Santander cabria preguntarse para qué demonios tiene necesidad el primer banco del país de ocultar a los accionistas del banco, a las autoridades de control, y a la mismísima Hacienda Pública, o lo que es peor, qué necesidad tiene el Santander de constituir sociedades radicadas en paraísos fiscales. La respuesta no puede estar demasiado lejos de los mangoneos que acreditan un banco paralelo. A estas alturas de la película ya no nos escandalizan las chapuzas, maniobras fraudulentas y falsedades que se vierten en las cuentas, cuya confección, en gran medida, se debe a los tejemanejes de las sociedades en paraísos fiscales.

Para gestión de cuentas viajeras, Botín y su camarilla trafican con estas sociedades: BANCO CARACAS N. V., Antillas holandesas; BANCO SANTANDER BRASIL INTERNACIONAL LTD., Bahamas; BANCO SANTANDER CENTRAL HISPANO LTD., Guernesey; BANESTO HOLDING LTD., Guernesey; BANQUE BANESPA INTERNACIONAL, Luxemburgo; BCH CAPITAL LTD., islas Caimán; BCH EUROCAPITAL LTD., islas Caimán; BOZANO SIMONSEN BANKING LTD., islas Caimán; PATAGON COM HOLDINGS LTD., Bahamas; SANTANDER CENTRAL HISPANO BANK AND TRUST LTD., Bahamas; SANTANDER INVESTMENT BANK LTD., Bahamas; SANTANDER MANAGEMENT INC., Bahamas; SANTANDER MERCHANT BANK LTD., Bahamas; SERFIN INTRERNATIONAL BANK AND TRUST LTD., islas Caimán. La respuesta a esta, en principio, incomprensible constitución de sociedades radicadas en paraísos fiscales no es otra que la rapiña de miles de millones de euros, dólares o la moneda que se quiera. Evidentemente, los administradores del Santander no dan puntada sin hilo. Así, como algo decorativo, circulan en el balance contable un puñado de sociedades que les van a servir para la mangancia superlativa.

Hemos llegado al punto de la parodia mientras se desmonta el Estado donde todos los sacrificios recaen en una población rendida a las imposiciones, a cual más absurda, con tal de no acometer el desmantelamiento de los paraísos fiscales que han llegado a situarse como la cloaca del capitalismo. Así no vamos a ninguna parte ni hay solución posible, estamos atrapados tal como este remero español que os presento. Pobre España y pobre remero.

Las tribulaciones de un remero español

En 2004, se celebró una carrera de remo entre empleados de una empresa japonesa y de otra española. Se dio la salida y los japoneses empezaron a destacar desde el primer momento, llegando a la meta con una hora de ventaja sobre el equipo español. La dirección de la empresa española analizó las causas de tan amarga derrota y advirtió que el equipo japonés estaba compuesto por 10 remeros y un jefe de equipo, mientras que la tripulación española la componían 10 jefes de equipo y un remero, por lo que se decidió adoptar las medidas adecuadas. En 2005, la tripulación japonesa llego dos horas y media antes que la española. La Dirección se volvió a reunir ya tras un sonoro rapapolvo a la Gerencia, concluyeron que los japoneses habían repetido estrategia (10 remeros y 1 jefe de equipo), mientras que la innovadora tripulación española, remozada tras las eficaces medidas tomadas el año anterior estaba compuesta por 1 jefe de equipo, 2 asesores a gerencia, 7 jefes de sección y 1 remero. La conclusión de la dirección fue unánime: el remero es un incompetente. En 2006 tras encargar una innovadora trainera al departamento de nuevas tecnologías, la ventaja de los japoneses fue de cuatro horas. El equipo directivo reunido para analizar las causas del nuevo desastre comprobó que el equipo nipón había optado por la ya tradicional formación (1 jefe de equipo y 10 remeros), mientras que el español, tras una auditoria externa y el asesoramiento especial del departamento de Organización, optó por una formación mucho mas vanguardista: 1 jefe de equipo, 3 jefes de sección con plus de productividad, 2 auditores de Arthur Andersen y cuatro vigilantes jurados que no quitaban ojo al único remero de la tripulación, al que habían amonestado y castigado quitándole los pluses e incentivos tras el fracaso del año anterior. Tras varias horas de reuniones, se acordó que, para la regata de 2007, el remero sea de una contrata externa, “toda vez que, a partir de la vigésimo quinta milla, se ha venido observando cierta dejadez en el remero de plantilla, actitud que roza el pasotismo al llegar a la línea de meta”.

He calculado mal la extensión de esta trilogía de artículos y es necesario un próximo post para dejar medio hilvanado este tema sobre el banco paralelo del Santander. Tiene por título El Banco Santander se ríe de Hacienda (y 4).

Fuente: Ataque al poder

 

Economía, España. Conoce la verdad de lo que está pasando (2), una justicia de pacotilla es responsable del desamparo de la población.

Uno de los mayores trompazos que uno se puede llevar en la vida es cuando te percatas que la justicia no existe. El impacto supera al que recibe un niño cuando se entera de que los Reyes Magos son los padres: su mundo se viene abajo. La justicia no es más que un instrumento en manos del poder. Cualquier otra cosa es palabrería para vestir el artilugio de algo decente, el Estado de Derecho son tomos y más tomos para sortear los vericuetos de la razón. Para ser riguroso, y decente, no todos los jueces son de la misma cuerda pero van en la misma ruin barca, en conjunto, para la ciudadanía el sistema es una engañifa. Conforme se asciende en el escalafón de la judicatura mayor es la aproximación al poder. Una buena culpa, he dicho culpa, de lo que esta ocurriendo al desmoronarse el Estado a favor de este enemigo invisible del Mercado impulsado por los grandes bancos está en la judicatura que a base de cabezazos de asentimientos y reverencias de sumisión han permitido que su hegemonía se instale y perpetúe. Hago esta manifestación por propia experiencia, no es un cuento contado donde hay más fantasía que realidad, todo lo contrario, la realidad de la justicia es triste además de ciega. Se supone que la venda en los ojos de la señora justicia evidencia que no distingue a quien juzga, todos son iguales ante la ley. Mentira simple y llanamente mentira.

Quisiera traer a colación dos episodios cuyo protagonista es el Banco Santander y el elenco teatral lo aportan la actuación de unos jueces que actúan como mariachis tocando el guitarrón que por más evidencias que se expongan ante sus ojos no encuentran nada que pueda ser punible. Uno se quedará en este post (los papeles de trabajo) y el otro tendrá que ser para el siguiente. Pero antes creo que se hace necesaria una explicación previa. Hace unos años, cuando empecé a intuir el peligro que se cernía sobre la sociedad por el desmadre, en grado superlativo, de la banca me fui encontrando con situaciones un tanto pintorescas. En uno de mis desplazamientos a Madrid, un periodista, digamos de los afamados e instalados, se interesó por mis pesquisas y para hablar de ellas me invitó a una comida en un restaurante de alto copete. Resultó, que de lo que teníamos que hablar nada de nada, interesaba soltar un mensaje de lo absurdo que resultaba rebuscar en el lado oscuro de la banca. Nadie me iba a agradecer nada, “los accionistas buscan la rentabilidad y sino están satisfechos con la que se les proporciona venden sus acciones y compran otras”. En cambio, a resultas de nada todo pueden ser complicaciones “son gente muy poderosa” –recuerdo muy bien esta parte del mensaje- y me anticipó que una agencia de detectives, de primera línea, me había investigado. Incluso me dio detalles del mismo. Explico esto porque ahí esta el meollo del asunto, a mi los accionistas me importaban bien poco lo que entendía como aberrante era la perdida de poder de la sociedad a favor de corporaciones mezquinas que arrasan con todo por conseguir el supremo fin de unos beneficios espatarrantes. Visto lo visto tanto es así, que no iba tan desencaminado. Con quien compartí mesa y mantel no me quedaron ganas de pasar por un Quijote de pacotilla y nada dije de lo que pensaba; me limité a poner cara de reflexión.

Tengo que confesar que mi forma de investigar los pufos de la banca, y otras corporaciones, ha sido del todo particular respecto al uso y costumbre de mis colegas que tiran de su lista de contactos y alguien suelta algo, casi siempre interesado, para que se sepa o transfiere información en un dossier a unos periodistas que tan solo tienen que dar forma de artículo. La investigación periodística no interesa a las empresas editoras por lo que la sección de economía se limita a la difusión de comunicados de prensa que se repiten y publican sin comprobación alguna. ¿Alguien va a poner en duda una nota de prensa del BBVA, Santander o Telefónica o …? Pues entonces estamos al cabo de la calle así no es posible investigar nada de nada tan sólo repetir como loritos lo que otros quieren que se sepa. Mi forma de actuar era otra bien distinta, podíamos decir que consiste en rebuscar entre miles de papeles aquellos que dejan rastro de lo que se dice no es lo que se hace. Cuando empecé en ello no estaba desarrollado Internet y rebuscar papeles requería presentarse insitu en la Bolsa de Madrid, la de Barcelona, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Ministerio de Economía y Hacienda y sitios por el estilo que, lógicamente, te tomaban por el chalado de turno. Chalado o no yo iba a la mía ya que sabía lo que estaba buscando.

El mero hecho de querer recopilar las Memorias del Banco Santander, entonces BSCH, de los cinco últimos años era un propósito de una magnitud descomunal. Las acabé encontrando en el archivo de la Bolsa de Madrid en unas fotocopias, incompletas pero por suerte contenían la parte que me interesaba. Me sorprendió que información del primer banco del país se limitara a una caja llega de papelotes sin orden ni concierto. Mi sospecha que las cuentas del Banco Santander estaban hechas a capón partía de las fanfarronadas del presidente del banco cada vez que remataba un negocio se atrevía a cuantificarlo. Siempre era una millonada y cada manifestación de este tipo pretendía captar más accionistas interesados en la mano mágica de Emilio Botín para los negocios. Se me ocurrió ir anotando las manifestaciones de euforia y el importe que se le asignaba para llegar al fin de ejercicio y cerrar la suma. ¡Oh sorpresa! El beneficio declarado por el banco es inferior, de largo, a la suma reportada por los negocios anunciados. Podía ser que se aplicara a las reservas del banco. Tampoco, ninguna explicación a tal misterio. Por algo tan a la vista empezó mi sospecha. Rebuscando papeles encontré que la información que se trasmitía a los accionistas y las autoridades de control era diferente a la que el auditor, garante de la bondad de las cuentas, depositaba en no se sabe donde pero discrepaba sobre los beneficios obtenidos.

Me tomé todas las precauciones posibles ya que era una repetición que se reproducía año tras año. Decidí publicarlo en La Banca, la publicación que dirigía. El engaño no sólo afectaba a los accionistas del banco sino a los despistados inspectores de Hacienda y se trataba de unas cifras descomunales. Por aquel entonces el Banco Santander tenía casi un millón de accionistas. Para Botín y los capitostes del Santander la información aireada por La Banca era fétida a más no  poder, por lo que se dedicaron a ningunear y entorpecer su difusión por todos los métodos. A lo que renunciaron fue a la utilización del aparato judicial, no fuera que les saliera el tiro por la culata, así las injurias y las calumnias quedaron aparcadas. Quien no perdió tiempo fue Rafael Pérez Escolar, enfrentado a Botín por quedarse, por las malas, con el Banco Español de Crédito (Banesto). Pérez Escolar no se podía creer lo que había publicado, realmente sorprendía que el Santander pudiera burlar tantísimos controles y que un tipo con una mano delante y otra detrás llegara al lugar donde se cocinan las cuentas del Santander.

El material era explosivo ya que era una repetición que acumulaba una cifra sorprendente. Había todavía algo más a la exterminación continuada de los beneficios obtenidos por el Santander se trataba de la desaparición en combate de centenares de sociedades participadas por el banco que dejo para el próximo post. Para continuar con lo que nos trae aquí ahora, se trataba de elementos de prueba que estaban al alcance de la mano dada la impunidad con que Botín y su pléyade habían actuado. Tan solo había que seleccionar y ordenar aquellos asuntos que sirvieran de muestra para acreditar un uso indiscriminado del engaño al por mayor, tomando como referencia los propios documentos extendidos y hechos públicos de medio lado. La complicidad de Botín y sus muchachos con el auditor era la clave. Aunque pueda parecer una broma, el máximo responsable de Arthur Andersen, José Luis Palao Garcia Suelto, firmaba un informe emitido con fecha 28 de enero de 2000 en estos términos.

“6. En nuestra opinión, excepto por el efecto de la salvedad indicada en el párrafo 4.° anterior, de las cuentas anuales adjuntas del ejercicio de 1999 expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera del Banco Santander Central Hispano, S. A. al 31 de diciembre de 1999. ..”. Explícitamente venía a decir que “En consecuencia, para corregir el efecto acumulado de los fondos sin asignar específicamente al 31 de diciembre de 1999, sería necesario incrementar el resultado neto del ejercicio terminado en dicha fecha en 153.000 millones de pesetas. . .”

Los papeles de trabajo

El párrafo firmado por el responsable de la auditoría no daba lugar a lenguaje encriptado, habían volado de los beneficios del banco 153.000 millones de pesetas y Pérez Escolar no se lo pensó dos veces e impugno los acuerdos sociales ante los Tribunales. El asunto recayó en el juzgado de Primera Instancia número 2 de Santander. El juez considero de vital importancia el tener conocimiento de los papeles de trabajo de la auditora Arthur Andersen relacionados con los informes de auditoria que se habían presentado ante la junta impugnada. Pérez Escolar había propuesto que dichos papeles se incorporaran al procedimiento mediante oficio y dentro de la prueba documental privada o, subsidiariamente, por el procedimiento de exhibición de libros. Por lo tanto, el juez en providencia de fecha 21 de noviembre de 2001 requerir a Arthur Andersen para que, por persona legalmente autorizada remitiera al juzgado, certificados, entre otros, los siguientes particulares:

2. Respecto de la salvedad contenida en el Informe de Auditoria de 28/1/00 sobre las Cuentas Individuales del BSCH cerradas a 31/12/99: Si el resultado neto contabilizado por los administradores del BSCH en las Cuentas del ejercicio 1999 por importe de 144.600 millones de pesetas, aproximadamente, se corresponde con el realmente obtenido por la entidad o, por el contrario, seria necesario incrementar éste en otros 155.000 millones de pesetas mas, aproximadamente. A la vista de la salvedad referida, que Uds. emitieron como Auditores, ¿cuál de las dos siguientes cifras expresa con mas fidelidad los resultados netos realmente obtenidos por el Banco en el ejercicio 1999: 144.600 millones ó 297.600 millones de pesetas (es decir, 144.600 + 153.000 millones)?

La petición judicial no parecía demasiado complicada, pero Arthur Andersen se la paso por el arco del triunfo. Fue entonces cuando el juzgado acordó (auto 280/00) la exhibición de los papeles de trabajo sobre la base de los cuales se habían realizado los informes elaborados con respecto a los acuerdos adoptados en la junta General de Accionistas celebrada el 4 de marzo de 2000. Sin embargo, la firma auditora Arthur Andersen, conocida por los fraudes fiscales en los Estados Unidos, en todo momento mostró una conducta invariable y dirigida a impedir la practica de la prueba de libros acordada por el juzgado de Santander, que por exhorto había solicitado al Juzgado de Primera Instancia Numero 8 de Madrid, que señaló la prueba de exhibición de libros para el día 9 de enero de 2001 en la sede de la firma auditora. Ya se pueden imaginar el susto que se les metió en el cuerpo a estos personajes, peones del poder económico, cuando se les anuncia que una comisión judicial se les presenta en las oficinas con la intención de echar mano a los falsos números. El día 8 del mismo mes, es decir unas horas antes, Arthur Andersen presenta ante el juzgado exhortado un escrito solicitando la suspensión de la diligencia acordada, alegando la imposibilidad de reunir para el día señalado los papeles de trabajo requeridos. ¿Que se podía esperar de quien había llevado al gigante americano Enron con sus argucias contables a la quiebra técnica dejando en la ruina a miles de accionistas y en la calle a miles de trabajadores?

El juzgado no accedió a la pretensión ejercitada por la firma auditora y en consecuencia, la comisión judicial se persono en las oficinas de Arthur Andersen, donde ante el representante de la firma auditora y recogiendo las manifestaciones de Antonio Barba de Alba, se levanto la diligencia que, por su extraordinaria importancia, vale la pena transcribir:

“Siendo la hora señalada se constituye la comisión judicial en la calle Raimundo Fernandez Villaverde en el domicilio de Arthur Andersen y Cía. S. Com., acompañado del Procurador portador Aníbal Bordallo Huidobro, para la practica de la diligencia acordada en resolución de fecha 12.12.00 y en virtud de providencia de fecha 21.11.00. Una vez en dicho lugar se halla el abogado de Arthur Andersen y Cía. S. Com., Antonio Barba de Alba, al que se le hace saber el objeto de la presente, manifestando quedar enterado y por el mismo se dice también que en este momento no es posible exhibir la documentación interesada, porque esta siendo utilizada en la actualidad como material indispensable para la emisión del informe de auditoría correspondiente a las cuentas anuales del Banco Santander Central Hispanoamericano correspondiente al ejercicio 2000, y por su volumen (mas de cien archivadores) y  dispersión nacional se encuentra en varios de los centros de trabajo del BCH en los que se están realizando los trabajos preparatorios del citado informe de auditoría, manifiesta también que todas estas razones han sido alegadas con carácter previo y por escrito ante el juzgado, citando que los trabajos de auditoria para los que el material de trabajo es indispensable concluirán a finales del mes de febrero de este año, por lo que tienen interesado ante el juzgado que señale nueva fecha para la practica de esta prueba de libros a partir del mes de marzo próximo”.

A la vista de las manifestaciones realizadas por los “arturos”, el juzgado exhortado de Madrid devolvió la diligencia al juzgado de Santander que determino una nueva fecha (21 de marzo de 2001) Y remitió un nuevo exhorto para la practica de la diligencia de exhibición de libros. Con carácter previo a que el juzgado de Madrid pudiera proceder al señalamiento de nueva fecha para que se practicara la prueba de exhibición de Libros acordada, Arthur Andersen en fecha 3 de abril de 2001, presento ante ese juzgado un escrito en el que se manifestaba y cito textualmente:

Por todo lo cual, respetuosamente comunicamos que no nos está permitido acceder al requerimiento arriba referido.

Es decir, Arthur Andersen y Cia., en el segundo requerimiento que le practica el juzgado, no solitita una suspensión —como había ocurrido en la anterior diligencia-, aplazamiento o revocación de la prueba acordada por el juzgado de Primera Instancia número 2 de Santander, sino que simplemente se limita a manifestar ante el propio juzgado su intención de desobedecer, y no acatar por tanto, el mandato judicial sobre la practica de la prueba. Esta vez, como puede verse, la auditora, en vez de mentir, que es lo suyo, se alza en manifiesta rebeldía frente a la autoridad judicial. “Respetuosamente” viene a decir que no le da la gana cumplimentar el requerimiento, lo que es una burla al juzgado, al que se pasan por la entrepierna con unos argumentos que nos permitimos transcribir a continuación:

“Sin embargo, queremos poner de manifiesto que a Arthur Andersen y Cia. S. Com. no le esta permitido acceder a dicho requerimiento {…]. Porque al auditor solo le esta permitido exhibir sus papeles de trabajo en la forma y condiciones establecidas en los artículos 15 y 14 de la Ley de Auditoria de Cuentas. Pero he aquí que precisamente los artículos 13 y 14 de la Ley de Auditoria de Cuentas excluyen del secreto profesional los casos en los que se disponga la entrega o exhibición de los papeles de trabajo de la auditora cuando provenga de un mandato judicial”.

Estos tipos, cómplices del sindicato del crimen, tienen a la justicia como un instrumento a su favor, pero cuando, como hemos visto, es la justicia la que les requiere para tan solo levantar un trozo de la alfombra donde esconden un arsenal de mentiras, “respetuosamente” tienen la osadía de enviar a la justicia con viento fresco al retrete mas próximo. Este episodio no es más que un indicio de las altas dosis de verdad de lo que aquí se dice. Ni Botín esta dispuesto a emprender una cruzada por su honor y dignidad, ni los “arturos” estaban dispuestos a mostrar un triste papel con cuatro números, por la simple razón de que sus argumentos eran insostenibles. Solo un muro de silencio les permitió seguir con la mangancia a gran escala. Tan solo hay que ver como acaba el respetuoso incidente judicial. El juzgado de Madrid, que estaba tramitando a instancia del juzgado de Santander el exhorto para la exhibición de Libros, se limito a devolver el mismo en los siguientes términos:

En Madrid, a veinticuatro de mayo de dos mil uno. Se extiende para hacer constar que en conversación telefónica mantenida en el día de hoy con el Magistrado del juzgado exhortante, éste manifiesta que se devuelva el presente exhorto con carácter urgente, por lo que se procede a la devolución del mismo por el conducto de su recibo a fin de que dicho juzgado acuerde lo procedente, dejando nota en su libro de Registro. Doy fe.

Que traducido al lenguaje de la calle viene a decir que la señora justicia lamenta haber importunado a tan distinguidos caballeros y se marcha con el rabo entre las piernas sin la exhibición de Libros, y sin obtener respuesta a la simple pregunta de “si las cuentas del ejercicio 1999 por importe de 144.600 millones de pesetas se corresponden con el realmente obtenido por la entidad; o, por el contrario, seria necesario incrementar éste en otros 153.000 millones de pesetas mas”. Lo que si queda acreditado es que los papeles de trabajo de los “arturos” los queman —caso Enron- o te dan un descomunal trabajo el que los exhiban. Viva la justicia. Este episodio no deja de ser una anécdota pero pone de manifiesto que el poder económico se ha cebado en los juzgados. Hemos llegado hasta aquí, entre crisis y desamparo, a base de una sobredosis de reverencias de la señora justicia.

Próximo post: No hay solución posible sin desmantelar los paraísos fiscales (y 3)

Fuente: Ataque al poder

 

Economía, España. Conoce la verdad de lo que esta pasando (1)

De inmediato se inicia el tercero de los juicios contra el ya ex juez Baltasar Garzón (1), que como han difundido los medios de comunicación se trata de la sospecha, fundada, de que el juez recibió fondos del Banco Santander para organizar unos cursos en la Universidad de New York aprovechando un año sabático del poliédrico personaje en los Estados Unidos. Todo esto estaría muy acertado sino fuera que Garzón archivó una querella presentada contra el banco, por los abogados Antonio Panea Yeste y José Luis Mazon Costa, sin ton ni son. Los pormenores del caso ya han circulado, incluso una carta que Garzón dirige a Emilio Botín solicitando dinero para su año sabático con el encabezamiento de “Querido amigo”. Dejaré que en los medios de comunicación informen o desinformen que ni Botín ni el Santander tienen nada que ver con lo que se juzga. Me centraré en el fondo de la cuestión: el por qué se ha llegado hasta aquí, y que cada uno saque sus propias conclusiones. Creo que de lo que podíamos llamar el intríngulis del caso ni tan siquiera se abordará o se pasará de puntillas, ojos que no ven corazón que no siente, ya que hay demasiadas capas del ejecutivo, el legislativo y el judicial empantanadas en este asunto. Anticipo que me es del todo imposible situarme en una posición objetiva, por lo tanto ecuánime e impersonal ya que una parte de los argumentos de las demandas judiciales interpuestas por el abogado y consejero de Banesto, Rafael Pérez Escolar (QEPD) han partido de mis investigaciones periodísticas. Por lo tanto, información, opinión e investigación pueden estar en un mismo plano pero no creo, sinceramente, que pueda afectar a la verdad.

El juicio a Garzón no llega en el mejor momento para los bancos que ven como la ciudadanía los señala como responsables de la crisis galopante y además se intuye, ya se verá a lo largo del juicio, una connivencia entre los tres poderes del Estado y el todopoderoso presidente del Banco Santander. Para llegar al final, el juicio a Baltasar Garzón, la historia empezó años atrás cuando presidía el país el socialista Felipe González y apareció en el horizonte una amenaza tangible de nombre Mario Conde que llegó a la presidencia de uno de los grandes bancos del país, el Banco Español de Crédito (Banesto), la alarma se encendió en la Moncloa en el momento que Mario Conde, a través del banco, se propuso adquirir La Vanguardia, uno de los grandes de la comunicación. Rápidamente, las mentes pensantes del PSOE llegaron a la conclusión que Conde estaba decidido a formar un partido político, La cosa iba a más, sus cabalas les llevaban, por el carisma del personaje, a que esa opción política los podía descabalgar de sus poltronas. Fue entonces cuando la maquinaria empezó a proyectar alternativas con el fin de diluir la amenaza que se cernía sobre su parcela de poder. No tardaron en encontrar el punto débil de Mario Conde: la presidencia del banco.

Atacar este bastión, la presidencia del banco, era tanto como atacar los cimientos del propio banco ya que el argumento se basaba en la solvencia de la entidad financiera. El fin justificaba los medios y al partido de la oposición, el PP encabezado por José María Aznar, también le convenía que se quitara de por medio a Mario Conde por las mismas razones que a los socialistas. Así se llegó a la intervención el 28 de diciembre de 1993 cuando el Banco de España destituyó a los administradores del banco y nombró a Alfredo Sáenz, el actual Consejero Delegado del Banco Santander, como funcionario público en la dirección de Banesto. Las viejas familias aristocráticas que formaban el consejo de administración del banco, viendo por donde iban los tiros, se fueron con el rabo entre las piernas no fuera que la ira del poder la emprendiera con ellos. Hacia escasamente unos meses que Banesto había sido autorizado por el Banco de España para lanzar al mercado una macro ampliación de capital que respaldada por el banco emisor fue una garantía de solvencia que se transmitió a los inversores, sobretodo a los internacionales como J.P. Morgan, que acudieron a la compra masiva de acciones. Poco importaban los efectos secundarios de la decisión: la pérdida de valor de las acciones, y la aportación de fondos públicos para el supuesto saneamiento del banco. Lo que importaba era defenestrar a Mario Conde y dejar su exitosa reputación a la altura de lo escatológico.

La decisión política dejaba un inmenso botín al alcance de los depredadores que rápidamente tomaron posiciones. El primero en situarse fue Emilio Botín que para poder decirlo de la manera más suave posible soborno a Alfredo Sáenz, entonces funcionario nombrado por el Banco de España, y a su camarilla que formaban el nuevo consejo de administración de Banesto con el 1% de las acciones del banco, una morterada, para que en conjunto remaran con entusiasmo hasta llevar el buque hundido de Banesto a puerto y cobijo del Banco Santander. Mario Conde no supo o no pudo reaccionar ante esta avalancha de depredadores, el número uno de su promoción de abogados del Estado, el niño bonito y espejo donde se miraban entusiastas jóvenes que pretendían emularle quedaron defraudados por la actitud chulesca y poco inteligente con la que se manifestó. Una estrategia equivocada, quizás impulsada por su entorno, se decantó por el ahora te vas a enterar dirigida a Felipe González, una guerra atómica que si bien llegó a defenestrar al presidente del país no consiguió su objetivo de retornar a la presidencia del banco. Una lucha de Titanes con el GAL de por medio que no ha quedado, para la mayor parte de los ciudadanos del país, suficientemente explicada. Más adelante, en un post monográfico creo que podré explicar como se desarrollaron estos acontecimientos. Por ahora quédate con la copla que Mario Conde se cargó a Felipe González. 

Otra actitud muy dispar a la de Mario Conde fue la que optó Rafael Pérez Escolar consejero de Banesto en el momento de la intervención. Pérez Escolar, una persona con mucho carácter, orgulloso y tengo que decir que rebosaba de aquel orgullo asociado a la dignidad que tanto admiro en las personas que son capaces de anteponerlo a cualquier circunstancia que se presente en la vida. Personas inteligentes he conocido muchas, pero al nivel de Pérez Escolar nadie. Bien, pues este hombre jurista de prestigio e incluso juez de profesión emprendió la única deriva que su mente estructuraba: los Tribunales de Justicia. Santa inocencia, el Estado de Derecho donde se nutría Pérez Escolar no respondió. Unas endemoniadas vacaciones subvencionadas por el poder económico tienen la culpa de que la señora justicia ande distraída en asuntos de poca monta. El consejero díscolo de Banesto se fue de este mundo sin conocer si algún día sus alegatos en los tribunales tendrán el respaldo judicial. Hasta que el asunto recayó en el juzgado de Baltasar Garzón habían sido muchos los asuntos que Pérez Escolar llevó a los tribunales presentados por un equipo excelente de abogados; Antonio Panea, Javier Sotos e Iván Hernández que indefectiblemente han llevado una suerte muy dispar pero con el denominador común de que cada juez, al que caía el asunto en sus manos, seguía el paripé de una actuación judicial. La actuación de Garzón superó la de otros jueces al desestimar la causa, sin razonamiento que valga, e ir a Emilio Botín a pedir dinero para su año sabático en New York. Como mínimo, el juez Garzón, tendría que recordar lo de la mujer del Cesar.

Lo que más me ha costado digerir en todos estos años de visitas furtivas a distintas cocinas del imperio es la actuación de la justicia y para ser más preciso de los jueces. ¿Qué defienden? Si la respuesta es la aplicación de la ley mienten, es tan sólo una vulgar excusa un pretexto donde ampararse en una posición pasiva. Si algún día la ciudadanía llega a tener conocimiento de lo que esta y ha estado pasando, sin lugar a dudas, les señalará con el dedo acusador. En los dos próximos post, para que con este vuelvan a formar una trilogía, traeré a colación algunos de estos asuntos que han ido rodando de juzgado en juzgado hasta llegar a manos de Garzón. Como aperitivo, para aquellos que no lo conozcan, en la barra de este blog hay dos entradas que ligan con este asunto: Investiga que algo queda con el asunto Banesto de por medio y El banco paralelo del Santander una pequeña parte extraída del libro El botín de Botín.

Antes de entrar en la segunda parte del post, que como siempre es para aquellos que no han agotado la paciencia, quisiera rememorar las largas conversaciones que tuve con Rafael Pérez Escolar cada vez que por diferentes cuestiones me desplazaba a Madrid e incluso lo había visitado en su monasterio rehabilitado como vivienda en la provincia de Burgos donde le hacia participe de mis “descubrimientos” buceando las memorias y estados contables del Banco Santander. Siempre, la conversación derivaba por el mismo camino “¿Estas seguro José Manuel de lo que dices? Esto parece imposible que se pueda dar con tantísimos controles a los que se enfrenta un banco que cotiza en las más importantes plazas mundiales”. Entendía la sorpresa de Rafael, el impacto era similar al que yo mismo recibí cuando me llegue a convencer, en base a innumerables elementos de prueba, de que existía agazapado entre las cuentas del banco otro banco paralelo que engullía, y para decirlo más claramente donde se esconden ingentes activos sustraídos al control de los accionistas: 400 de las sociedades participadas por el banco de un total de 600 han desaparecido de la Memoria del Santander con todo sus activos y muchas de estas sociedades están domiciliadas en los paraísos fiscales donde su búsqueda se hace casi imposible. De este asunto hablaré en el próximo post.

Una última puntualización: no confundir el juicio a Baltasar Garzón por la supuesta retribución de los cursos impartidos en la Universidad de New York a cargo del Banco Santander, con otro procedimiento judicial que lleva el Juez Fernando Andreu Merelles del Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional donde están imputados Emilio Botín y su estirpe familiar por defraudación fiscal con cuentas secretas en Suiza, del que también tengo algo que decir. Dejaremos para más adelante el material sensible que afecta a este caso.

Un fantasma recorre el mundo

Nada parece detener la voracidad de los mercados financieros que recurren a todas las tretas habidas y por haber con tal de llevarse el dinero de las buenas gentes y acto seguido después de desplumar las arcas del Estado reclaman la prioridad absoluta de sus réditos una vez que se han escaqueado de contribuir con sus cuantiosos beneficios al Erario público. Esta ruin actitud distorsiona por si sola la estabilidad social de la nación. Empecemos por el principio, los partidos políticos, muy preocupados en pelearse entre ellos dejan al margen la mayoría de las cuestiones que afectan directamente a los ciudadanos. De la que si que se ocupan, y hasta la extenuación, es en la relativa al cobro de los impuestos. Tanto que éstos sean directos o indirectos no hay nada que se les escape, pero cuando se trata del banco presidido por Emilio Botín el asunto parece entrar en fase esperpéntica. Podríamos decir que el asunto fiscal va manga por hombro. Los administradores del banco cantabro dejan constancia en la memoria del ejercicio contable del banco de la asignación tributaria que ellos creen que les corresponde, y la sitúan en estos términos: cuota teórica del impuesto sobre Sociedades que, como tributa a un tipo del 35%, correspondía a un pago de determinados millones de euros. Pero esa asignación para las grandes empresas es tan solo una anotación virtual al verse diluida por las perpetuas rebajas, por lo que se deducen por “Diferencias permanentes” unos cuantos milloncejos de nada. No acaba aquí la cosa; “Deducciones”, acogiéndose a la literalidad de lo que se anuncia se deducen otros millones de euros. Por lo tanto, el Impuesto sobre Sociedades queda reducido, por arte de birlibirloque, a la insignificancia. De un tipo del 35% hemos pasado por “diferencias permanentes” (es decir, para toda la vida), y deducciones varias, a un tipo que no llega al 5%. Ya me dirán si es de recibo que el mayor banco del país no pague prácticamente impuestos. Es mas, se retienen del dividendo grandes sumas en concepto de devengo de impuestos, pero finalmente o sufren una importantísima reducción o bien ni se ingresan en las arcas del Estado. Estos miles de millones vuelan a no se sabe dónde. Pero llegar hasta aquí ha llevado su tiempo.

En los últimos años, el Banco de Santander ha pasado a multiplicar sus beneficios mientras que los impuestos no han ido a la par. No hay constancia pública de lo que se dice pagar a la Hacienda Publica. En nuestra simplicidad de ciudadanos de a pie, nos parece que si los beneficios se incrementan de año en año la carga impositiva debiera correr la misma suerte. Si nos remontamos a 1988 vemos que el Banco Santander declaraba entonces unos beneficios antes de impuestos que correspondía con una carga fiscal del 35%. Diez anos después, las cosas cambiaron radicalmente: los beneficios del Santander se multiplicaron y la carga por el Impuesto de Sociedades tan sólo representaba el 22`2% del beneficio bruto. Muy lejos, por tanto, del 35% registrado en 1988. No sabemos si la ley fiscal en vigor está deplorablemente concebida en beneficio del poder económico o la recaudación tributaria funciona manga por hombro, o las dos cosas a la vez. El paso de un 35% a un 22% no se llegó de forma súbita, sino mediante un goteo constante y planificado.

En 1991 había descendido al 34%; en 1993 volvió a caer dos puntos; al año siguiente, dos puntos mas, situándose en el 30%; en 1996 bajo al 26%, y en 1997 se situó en el 24%. Conclusión: cuanto mas gana el Banco Santander, menos paga porcentualmente en impuestos. Igual que sucede con todos nosotros, los ciudadanos de a pie, cada vez más satisfechos con el levísimo esfuerzo fiscal que se nos pide sin la menor demora para el bien de la patria, todo por la patria. El organismo a quien corresponde inspeccionar estas cuentas es la Oficina Nacional de Inspección de Hacienda, a quien se asigna la investigación de las grandes empresas por lo que llama poderosamente la atención que subsista el estado de cosas que hemos descrito de manera sucinta. La institución fiscal parece que estuviera paralizada, puesto que no se conoce a impulsos de la autoridad judicial, actividad inspectora relevante. Tanto es así que el Banco Santander tiene, regularmente, pendientes de inspección los últimos cinco ejercicios en la mayoría de las sociedades consolidables que integran el grupo, lo que longa manu invita a la prescripción tributaria por obra y gracia del tiempo, que todo lo cura; “Todas las cosas nos son ajenas, solamente el tiempo es nuestro”, repiten con el poeta los ilustres comensales solazados por tantos motivos recíprocos para levantar sus copas y brindar con el mejor champán.

Todas estas irregularidades, escogidas aquí y allá, son tan solo una muestra del amplísimo repertorio que se ofrece ante nosotros ejercicio tras ejercicio. Como quien no quiere la cosa, se “distraen” cada año centenares de millones, una practica que podemos calificar de habitual y que contó con la necesaria complicidad, por acción u omisión, de la firma auditora, otra vez Arthur Andersen, que siempre andaba de por medio cuando había que tapar algún chanchullo de campanillas a cambio de sucosos “honorarios”. Todas las irregularidades detectadas en las cuentas del Santander se santificaron con la complicidad inevitable de la famosa auditora “independiente”, que dio en justificar lo injustificable y hasta jurándolo en arameo si era menester. Su informe de auditoria, unido a la memoria del banco, pretendía dar legitimidad a unas cuentas que nada tienen que ver con el fiel reflejo de su verdadera imagen patrimonial. En los informes de auditoria, por supuesto, no hizo mención alguna sobre el destino de 55 sociedades participadas, todas ellas domiciliadas en paraísos fiscales, que han desaparecido sin dejar rastro de las cuentas de la matriz. La auditora Arthur Andersen falleció con las botas puestas anclada en la tesis implícita de que se trataba de una disolución imaginaria de sociedades fiscalmente opacas. Y el informe, claro esta, tampoco hacía referencia a que las bajas societarias no se correspondían con la información facilitada a la CNMV. Mentiras tras mentiras que culminaron con su obligada disolución y su plantilla acabó integrada en Deloitte que es más de lo mismo con otro nombre. Estas firmas no solo prestan servicios de auditoria sino que el asesoramiento fiscal forma parte de su misma religión, Todo en un mismo pack.

Un misterio que hace desaparecer  una buena parte de los beneficios por arte de magia es el tratamiento que se le da a los “minoritarios”. El apelativo de minoritario parece conectar con la pérdida de derechos que los mayoritarios imponen. Esta situación se puede dar en cualquier sitio excepto en las cuentas del Santander donde los minoritarios son un lujo y un misterio. El concepto de minoritario que los administradores del Santander dan en las memorias del banco, es aquella sociedad que esta participada por el banco —incluso gestionada ya que puede ser otro banco— de la que no tiene la mayoría del capital social. De ahí, que el minoritario es, por decirlo así, los socios que comparte el accionariado. Los resultados informados en la memoria corresponden a la totalidad de los beneficios obtenidos por la sociedad participada, por lo tanto, se deben extraer los beneficios que por participación tienen los otros socios. Dicho de una forma o dicho de otra, esta es la única razón de que se deduzca del beneficio neto consolidado esta partida contable. La deducción por este concepto no es moco de pavo, entre el 25 y el 27% de los beneficios del balance consolidado se destina a la retribución de los minoritarios. La cuantía asignada es un autentico acto de fe. Para empezar funciona a través de un saldo; se especifica un saldo inicial y un saldo final que se va arrastrando ejercicio tras ejercicio. Así y todo, el diferencial de los saldos no sirve para absolutamente nada. No se extrae ninguna conclusión contable y, por arte de magia, se desprende una cantidad que lleva el titulo de “Beneficio neto del ejercicio atribuido a la minoría” de la que no hay referencia que la acredite como correcta. Si trata uno de averiguar como evoluciona el saldo, el misterio todavía es mayor. Bajo el epígrafe “Intereses minoritarios” hay una relación que contempla tan solo entre 20 y 25 sociedades de las más de 600 que el banco participa significadamente. No solo es insuficiente esta información, si no que la que se facilita es inveraz.

No es de extrañar que el beneficio quede mermado por una rapiña, sobre la parte que corresponde a terceros, cuando no existe la posibilidad de determinar quiénes son, en que sociedades participan, y cual es el porcentaje accionarial que ostentan. Todo se hace expresamente para que la información transmitida a los accionistas sea tan disparatada que no se pueda entender, y, a la vez, si alguien pregunta, sirva de lección magistral a semejanza de la parte contratante de los hermanos Marx. De lo que existe la seguridad absoluta es que las sociedades participadas por el banco no aportan el beneficio que le corresponde por su participación en el capital social. Consecuentemente, una forma de evacuar fondos a la chita callando es asignarle a los minoritarios unos beneficios que no corresponden con el capital social que representan. Tan solo este episodio de los “minoritarios” precisa una investigación que puede llevar meses, e incluso años, para acabar de desenmascarar a Emilio Botín y compañía del saqueo que a las cuentas del Santander están practicando día y noche. Como a Felipe II, al imperio de Botín no se le pone nunca el sol.

Impunidad absoluta

No hace falta ser un experto contable para percatarse que las cuentas que presenta el Santander son pura engañifa. Lo que más me cuesta entender es la impunidad con la que se realizan estos actos delictivos en el que pasivamente actúa una procesión de autoridades de control. Ver para creer. Las mentiras crecen y se desarrollan contaminando los balances contables y repitiendo una y otra vez los engaños. Nadie le ha parado los pies a Emilio Botín, presidente del Santander, es el máximo impulsor de; la simulación de beneficios en un banco que cuenta con más de un millón de accionistas que nunca más van a saber lo que se ha hecho, se hace y se hará de los miles de millones que se van directos al cielo… o a Suiza. Las cuentas se presentan manga por hombro. Para evidenciar que las cuentas que se presentan a los accionistas están hechas a capón, partamos de un revelador ejemplo. Resulta que el beneficio obtenido por la participación en sociedades, tal como queda reflejado en las memorias del banco, viene a resultar mayor que todo el resultado del que informa el banco que ha obtenido. El Santander, además de la actividad propia de la banca —comprar y vender dinero-— obtiene pingües beneficios que provienen de las sociedades en las que participa, algunas de las cuales desarrollan ciertamente actividades propias del negocio bancario —como Banesto— o bien financieras, de leasing, etc. En definitiva, estas sociedades en las que participa el Santander aportan unos beneficios al banco en función de la cuantía de su participación. Así, los resultados de Banesto le pertenecen al Santander en función de su participación accionarial, que llegó a tener el 97,96%.

Se entiende, ya que no parece que pueda ser de otra manera, que los beneficios obtenidos por sus participaciones en estas sociedades, formen parte alícuota de los resultados del ejercicio del propio banco. Teniendo en cuenta esta premisa, los administradores del Santander dan cuenta, uno por uno, de los resultados obtenidos por estas sociedades. Incluyen esta información en el Anexo I, que se extiende a lo largo de cuatro páginas. En él se relacionan “las sociedades consolidadas más significativas que integran el Grupo Santander Central Hispano”. En este listado se incluyen las más significativas, lo que quiere decir que no están todas. Adicionalmente, facilitan, en el Anexo II, una relación con “las sociedades no consolidables con porcentaje de participación del Grupo superior al 3% (20% si no cotizan en Bolsa)” donde se precisa asimismo que “se incluyen las sociedades más significativas, en conjunto, más del 98% de la inversión en dicho colectivo”.

Los Anexos I y II de la memoria del banco facilitan el nombre de la sociedad, su domicilio, actividad, la participación poseída por el banco —tanto directa como indirecta—, el capital de la sociedad, las reservas, los resultados del ejercicio (siempre referidos a la sociedad relacionada), así como el coste contable que esa participación ha supuesto para el Santander (es decir el coste en libros). Ahora bien, si de esos listados (Anexo I y II) se segregan las participaciones directas que ostenta el Santander, y se toma uno la molestia de vincular los resultados obtenidos por estas sociedades —cuestión que omiten los administradores— con la participación que ostenta el  banco, se obtiene como resultado los beneficios (o pérdidas) que han producido estas participadas y que se han de incorporar en la cuenta de explotación del banco. Esta segregación de las participaciones directas se detecta fácilmente, no hace falta complejas operaciones matemáticas, insisto, tan sólo se trata de vincular la participación accionarial del banco con los resultados obtenidos por la sociedad. El resultado es de sorpresa mayúscula.

¿Como es posible que una sola partida contable del balance del Santander, como es la referida a resultados de las participadas, sea mayor que los resultados en conjunto del banco? La respuesta entra en el capitulo de los efectos paranormales. Lo que parece incuestionable es que los resultados de las participadas son resultados que tiene que asumir el propio banco. Si no es así, ¿para qué las tiene? Lo propio es que los resultados en los balances que estas sociedades obtengan reviertan en la cuenta de explotación de quien ostenta la participación accionarial. Cabria una explicación a ese descuadre, y es que esos resultados estuvieran contenidos o se hayan llevado a las reservas en las sociedades participadas, ya que existe una partida contable en el balance del banco para reflejar estas reservas. Dicho de otro modo, estos resultados obtenidos por las filiales no se trasladan hacia los resultados del Santander en su totalidad, sino que se acumulan en sus reservas, que subsidiariamente también serian reservas del banco contenidas en la partida contable que figura en el balance con el epígrafe explicito de “Reservas en Sociedades Consolidadas”. Pero, cuando se analiza esta partida, no solo no se aclara nada, sino que se descubre que el esperpento es todavía mayor. Los números no cuadran por la acumulación de los miles de millones evaporados que superan los dos billones de antiguas pesetas.

Con todo este dinero sin control, ya no se sabe si esto es un agujero o es una ventana abierta por donde se van los recursos del banco al país de nunca jamás, o acaso es una cloaca donde van a parar los residuos tóxicos de las pérdidas a semejanza de la original contabilidad de Enron —repasada, por cierto, por el mismo auditor-, que posiblemente fuera el inventor del asunto. A la vista de las normas expuestas y su incumplimiento en grado superlativo, habrá también que referirse a quien las debe de hacer cumplir. Por todo lo expuesto, se evidencia que no existen controles. Los conglomerados financieros campan a sus anchas. De momento, las memorias de estas instituciones financieras son lo mismo que una revista de colorines en papel cuché, donde todos salen como en las revistas del corazón, muy bien fotografiados al lado de la chimenea en el día de Navidad. Mientras tanto se piden sacrificios a la sociedad estos personajes se llevan el dinero a sus refugios fiscales. Sólo con el conocimiento de la situación podremos salir de esta encerrona. No hay solución posible si se desconoce el problema que nos atañe.

(1) El archivo de la causa contra Garzón esconde el banco paralelo del Santander

Fallo en mi anterior post “De inmediato se inicia el tercero de los juicios contra el ya ex juez Baltasar Garzón” No ha sido así. Acierto pleno: “Creo que de lo que podíamos llamar el intríngulis del caso ni tan siquiera se abordará o se pasará de puntillas, ojos que no ven corazón que no siente, ya que hay demasiadas capas del ejecutivo, el legislativo y el judicial empantanadas en este asunto”. Como una premonición. No obstante el acierto ya no es intuitivo cuando se conoce por donde se mueve el asunto. Esta gente del Tribunal Supremo, por muy supremos que sean no se les ocurre tirar piedras contra su propio tinglado. Si se llegara a juzgar al ex juez Baltasar Garzón por aceptar o solicitar la financiación de cursos o conferencias, una legión de jueces de élite, y no tanta, tendrían que ser juzgados por tal menester que no hace más que ocultar con disimulo “toma el dinero y corre”. Evidentemente el quedar bien con el juez marca la diferencia, no hace falta ir con un jamón pata negra al juzgado del señor juez para mostrar el respeto que se le tiene, los amigos interpuestos y los patrocinios visten el muñeco. El patrocinio es un clásico en la salvaguarda de los sobornos, para los jueces y altos funcionarios de Hacienda que les viene como anillo al dedo los cursos y conferencias. Siempre cumpliendo una premisa “no me des el dinero directamente a mí, se lo entregas al organizador del evento. Tú y yo no nos conocemos de nada”. Si hay factura no hay soborno, todo tiene que tener una apariencia de pulcra legalidad. El patrocinio es perfecto para los comunicadores de la prensa escrita, es la panacea para cobrar los favores prestados a las grandes empresas. Si se insertaran páginas publicitarias de un determinado banco o eléctrica o por el estilo, llamaría demasiado la atención de los lectores, es mucho mejor apadrinar el suplemento o coleccionable con un discreto logotipo de la marca ¿O es que nadie se ha fijado en la reiteración de estos patrocinios en los mejores diarios? Para evidenciar que nada se tiene que ocultar se extiende factura, todo muy legal y la boca queda tapada. Esta introducción sirve para marcar el terreno por donde se mueve la filantropía de estas grandes empresas. El Banco Santander no solo patrocina la F1.

Veamos ahora como se ha despachado el juez Manuel Marchena, el instructor de la causa contra Baltasar Garzón, que se ha visto obligado a archivar la investigación al considerar que, a pesar de que el juez actuó de forma delictiva “en gratitud por la generosa respuesta que el BSCH había realizado a su petición de ayuda económica” los hechos han prescrito al superar en 25 días el plazo establecido de tres años. Más adelante veremos que esta recurrida prescripción se aguanta con pinzas. Cualquier cosa vale con tal de no entrar en el fondo de la cuestión. ¿Que tenía la querella contra la cúpula del Banco Santander para que Garzón la archivara sin más? Pues, la denuncia contra Emilio Botín y otros directivos del banco lo era por la espuria existencia de un banco paralelo oculto en las cuentas del Banco Santander de una dimensión estratosférica, incluso mayor que el propio banco que emerge a la superficie. El asunto viene de lejos, desde la intervención del Banco Español de Crédito al que se le achacó de un agujero de 605.000 millones de las antiguas pesetas. La medicina aplicada por la clase política siempre es la misma: que se apliquen fondos públicos, en este caso 285.000 millones de pesetas a parte de créditos blandos y una infinidad de gabelas que acabaron en el bolsillo de Botín.

¿Qué pasó realmente con ese insondable agujero atribuido a Banesto?, pues que al año siguiente de la intervención por el Banco de España se recuperaron en secreto 596.696 millones de los 605.000 estimados como agujero. ¿Qué paso con los fondos públicos aportados? Pues, nunca más se supo y continuaron en el bolsillo de Botín. Los fondos públicos y todos los créditos que se hicieron pasar por “dañados” –nunca se atrevieron a declararlos como morosos- acabaron a formar parte del banco paralelo de Santander. En la barra de este blog hay una entrada sobre el banco paralelo del Santander, un aperitivo de lo que aquí se dice. La querella que Garzón archivó se centraba el núcleo del engaño: la sociedad mercantil SCI Gestión S.A. que figuraba entre las participadas por el banco. La legislación española obliga a que una empresa de reciente creación consolide con su grupo, esto, precisamente, no interesaba a los artífices del engaño que querían ir por libre y ocultar que los créditos asignados como impagados no lo estaban. Para encontrar una solución tuvieron que rebuscar entre las empresas participadas por el banco que si se les permitía no consolidar. El milagro de que la travestida SCI Gestión S.A. pudiera tener sus cuentas fuera de la contabilidad del banco era pan comido. SCI Gestión tenía tres empleados: un piloto, un mecánico de vuelo y un asistente de cabina, y un solo avión que era utilizado por el presidente y algunos directivos del banco. Entre un despeje y aterrizaje el Banco de España le había dado autorización para que, a espaldas de la contabilidad del banco, recobrase a miles de recalcitrantes morosos que se habían ido sin pagar. Así con esta autorización se extraían del balance del banco las supuestas recuperaciones de créditos morosos. El fantástico piloto, el mecánico de vuelo y el asistente de cabina recuperaron 17.000 créditos supuestamente incobrables. Viva la aviación y champán para todos. En la barra del blog hay una entrada Investiga que algo queda sobre el asunto de Banesto.

Veamos ahora las cifras en que se mueve el patrocinio de los cursos. Según la querella de los demandantes formulada por el letrado Antonio Panea se trataba de 1.700.000 dólares por 17 conferencias a 100.000 dólares cada una. El juez Marchena sitúa el listón en 1.237.000 dólares recibidos por generosos contribuyentes a los que Garzón solicitó un montante de 2.595.375 dólares que a parte del Banco Santander, y de su participada la petrolera Cepsa también están Endesa, -ver El recibo de la luz miente. Averigua como te engañan– junto con Telefónica y el BBVA. Casualidades de la vida, todas ellas tenían en común que alguno de sus directivos habían sido investigados por Garzón en la Audiencia Nacional. Al pie de este post queda el texto de la querella donde se cita el importe de 1.700.000 dólares. No acaba aquí la cosa.

El juez Marchena sostiene que Garzón si cometió un delito de cohecho impropio pero aclara que los hechos han prescrito dado que se ha superado el plazo establecido de tres años. Aclara que el último de los pagos que recibió Garzón tiene fecha de 17 de mayo de 2006 mientras que la querella se presentó el 12 de junio de 2009 “cuando habían transcurrido 3 años y 25 días desde la comisión de los hechos”. Por ello, “No ha lugar a la apertura de juicio oral”. La financiación de los cursos “habría acarreado unas consecuencias jurídicas inmediatas” para Garzón de no haber transcurrido ya el plazo señalado. La causa, añade tendría entonces, “un desenlace bien distinto al que ha tenido el procedimiento”. No voy a ser yo quien debata con eminentes juristas encumbrados en el más alto tribunal pero el común de los mortales entendemos que se interrumpe la prescripción de un delito desde el mismo momento que se denuncia. Poco importa que la denuncia formulada en forma y en el propio Tribunal Supremo la archive. Se supone que se archiva por la razón que no se considera, la denuncia, procedente. Digo esto ya que existe una denuncia anterior a esta que se considera fuera de tiempo. La anterior de fecha 10 de junio de 2008 si que esta dentro del plazo que evita el Jordan purificador de la prescripción. El quid de la cuestión esta, a la vista de los acontecimientos “Las cartas, documentos y certificaciones incorporados a la causa hablan por sí solos cuando se trata de explicar el propósito de los patrocinadores y de Garzón”, según manifiesta el propio juez Marchena, que la primera querella no tenía porque ser archivada. Y la segunda, ¿Por qué se admitió la segunda si desde el primer día de la presentación estaba fuera de tiempo? ¿Por qué se espera al último día para anunciar la prescripción? También al final del post dejo constancia de esta querella que como comprobaras se refiere a la fecha del 10 de junio pasado (2008).

Se hace lo imposible para no llegar al fondo de la cuestión ¿Alguien puede creer en la justicia? Este acontecimiento sobre el archivo del patrocinio de los cursos en la Universidad de New York del ex juez Garzón, creo, que hace más necesario aún  complementar la trilogía anunciada, por lo tanto el próximo post: Una justicia de pacotilla es responsable del desamparo de la población (2)

Más de lo mismo.   

La querella formulada por el Letrado Don Antonio Panea Yeste relata como hechos, en lo esencial que: el querellado se ha hecho millonario con el cargo de Juez Central de Instrucción, recibiendo al menos, como todo indica que recibió del GRUPO SANTANDER una especie de subvención a fondo perdido de UN MILLON SETECIENTOS MIL DOLARES bajo la pantalla de unas conferencias sobre temas “Atlánticos” a impartir en Nueva York, y que garantizaban a los Administradores del Banco, como así fue luego, un tratamiento especial de las querellas que pudieran tocar ante el referido Juez Y por otro lado que: 1.- D. Manuel Medina es Letrado asesor del Consejo del Banco Central Hispano y, a su vez, amigo íntimo del Juez Garzón.- 2.- En 2005 y hasta mediados de 2006, el Sr. Garzón reside en Nueva York y, sin perder su condición de Juez ni su destino en el Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional. goza de “un permiso de estudios” otorgado por el CGPJ en aquella capital.- 3.- Entre tanto, el íntimo amigo de Garzón, Sr. Medina, intercede ante el propio Consejo del banco, consiguiendo que la entidad financiera (no pudiendo determinarse si directa o indirectamente) asuma los honorarios del Juez para que imparta un total de 17 conferencias a 100.000 dólares USA cada una, mediante la correspondiente aportación a la cátedra Rey Juan Carlos de la Universidad neoyorkina.– 4.- El Juez Garzón, finalizado el período de “estudios” en EEUU vuelve a España pasado el verano de 2006, haciéndose cargo nuevamente de su destino en el Juzgado de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional…”

 T R I B U N A L  S U P R E M O

Sala de lo Penal

AUTO

CAUSA ESPECIAL

Nº de Recurso:20296/2008

Fallo/Acuerdo: Auto Archivo Querella o Denuncia

Procedencia: QUERELLA

Fecha Auto: 02/02/2009

Ponente Excmo. Sr. D.: Luciano Varela Castro

Secretaría de Sala: Ilma. Sra. Dña. María Antonia Cao Barredo

Escrito por: CPB

Causa Especial

 Recurso Nº: 20296/2008

Ponente Excmo. Sr. D.: Luciano Varela Castro

Secretaría de Sala: Ilma. Sra. Dña. María Antonia Cao Barredo

TRIBUNAL SUPREMO

Sala de lo Penal

AUTO

Excmos. Sres.:

D. Juan Saavedra Ruiz

D. Carlos Granados Pérez

D. Joaquín Giménez García

D. Juan Ramón Berdugo Gómez de la Torre

D. Luciano Varela Castro

 En la Villa de Madrid, a dos de Febrero de dos mil nueve

Dada cuenta. Conforme a lo previsto en el art. 198 de la Ley Orgánica del

Poder Judicial y las vigentes normas de reparto de esta Sala Segunda aprobadas por la Sala de Gobierno en fecha 21 de noviembre de 2006, se acuerda que la Sala que ha de resolver sobre la competencia y ulteriores diligencias que puedan presentarse en esta causa, este constituida por los cinco Magistrados que se relacionan en el encabezamiento de esta resolución.

  1. I.              HECHOS

 PRIMERO.- Con fecha 10 de Junio pasado, tuvo entrada en el Registro General de este Tribunal, escrito del Procurador Don Luis José García Barrenechea, en nombre y representación de DON ANTONIO PANEA YESTE formulando querella contra el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 DON BALTASAR GARZON REAL por un presunto delito de cohecho del art. 426 del Código Penal y otro de prevaricación del art. 446.3º del Código Penal .

Fuente: Ataque al poder

 

El laboratorio Kaspersky cree que el virus Gauss también fue creado con apoyo de algún Gobierno…

El laboratorio de seguridad de Internet Kaspersky ha detectado un virus que ataca a sistemas bancarios y es similar a las ‘ciberarmas’ Flame y Stuxnet. Los especialistas creen que también se trata de un producto creado con apoyo gubernamental.

El virus, apodado Gauss, espia transacciones financieras de usuarios de PayPal, Citibank y algunos otros sistemas bancarios robando contraseñas y otros datos guardados en el navegador. El programa dañino afectó a más de 2.500 ordenadores personales en países de Oriente Medio, la mayor parte de ellos en el Líbano.
Igual que los virus Flame y Stuxnet que atacaron sistemas operativos del programa nuclear de Irán, Gauss también afecta a las memorias USB. Además, tiene un componente inteligente que en ciertas circunstancias es capaz de eliminarse a sí mismo y la información recopilada. El virus estuvo activo desde septiembre de 2011, pero sus sistemas de control fueron desactivados en julio de 2012. “Podemos decir con un alto grado de certeza que Gauss proviene de la misma ‘fábrica’ o ‘fábricas” que recientes armas cibernéticas como Flame, Stuxnet y DuQu, según señala Kaspersky en un informe. Añade que todos estos programas malignos pueden utilizarse para “operaciones gubernamentales de espionaje cibernético”.
El nuevo virus bancario fue detectado en el marco de una campaña iniciada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones tras los ataques de Flame y Stuxnet contra Irán. Diferentes expertos independientes llegaron a la conclusión de que detrás de los ataques cibernéticos contra Teherán pueden estar EE.UU. o Israel.

Fuente: RT

 

Docenas de niños enferman a causa de un nuevo alimento de Nestlé

El alimento de Nestlé para bebés ‘NAN H.A. 1Gold’ ha suscitado multitud de dudas en muchos padres y pediatras australianos, debido a los efectos negativos observados en docenas de niños tras ingerir este producto. Los especialistas han lanzado la voz de alarma tras advertir síntomas como agitación, erupciones cutáneas, náuseas, heces acuosas, moqueo, vómitos y deshidratación en algunos de los bebés examinados, según ha revelado la agencia News.com.  De hecho, en el sitio web ‘Product Review ‘ se puede encontrar una lista de síntomas y más de 100 comentarios negativos de los padres de los niños afectados.  Asimismo, la propia compañía Nestlé ha aconsejado a los padres interesados que consulten con un médico la situación de sus hijos, si ésta les causa preocupación.  Los expertos advierten de que los problemas relacionados con comida para bebés  son cada vez más frecuentes en todo el mundo.  Como ejemplo, basta recordar el escándalo de hace algunos años en Israel asociado con el alimento ‘Remedy- cimhit’.  Los efectos de este producto se hacían más visibles cuando los niños llegaban a la edad de 7-8 años, pues el retraso en su crecimiento y en el desarrollo del sistema nervioso central y de parte del cerebro era notable.  El culpable claro: el alimento para bebés.

Fuente: RT