RSS

Las leyes, el sistema esclavizador y la responsabilidad de la cocreación colectiva: Kimatica y la agenda esotérica

28 Jul

La verdad es amarga en la boca y dulce en las entrañas

¿Nunca te has planteado que las leyes son un aspecto de la vida que imponen límites a la libertad? Los gobiernos y las leyes oficiales, las compañías de seguros y farmacéuticas, los impuestos, un simple permiso de  construcción, de conducir, de armas, de circulación, de apertura de negocio, de pesca…etc.

Hay cientos, sino miles, de estipulaciones, regulaciones y límites que son impuestos a nuestra libertad. Y de entre todas esas normas y obligaciones, ¿De cuantas te has preguntado si se pueden aplicar a ti? Ya te respondo yo: Nunca te has planteado esa pregunta.
Vamos a echar un vistazo a las normas legales que actualmente tenemos que seguir, ya que hay muchas leyes que acatamos sin darnos siquiera cuenta de que simplemente no se aplican para muchos de nosotros.
Por ejemplo, existe el malentendido de que la Constitución de nuestro país nos proporciona ciertos derechos. Pues bien, eso es falso, puesto que nacemos con derechos inalienables por el sólo hecho de existir como humanos, nadie nos los da, y por lo tanto nadie nos los puede quitar (lo que si puede hacer cada persona es escoger si los va a ejercer o no). En todo caso lo único que hace una Constitución es garantizarlos, o ni siquiera eso, puesto que es un mero propósito declarado por escrito. Como ya habrás visto a lo largo de la historia, un papel al que se le llame “Constitución”, tampoco puede garantizar esos derechos inalienables. Los únicos que podemos garantizarlos -o intentarlo- somos los seres humanos.
Barco en el puerto de ValenciaLas leyes que existen hoy en día tienen su origen en el “Derecho del Mar“, que es una rama del derecho internacional que define las obligaciones y los espacios marítimos de los estados, aunque solo se aplica a quien acepta someterse a ella. Bien, pues esa ley que fue creada para gobernar corporaciones y navíos nos ha sido impuesta para gobernar seres humanos. ¿Como lo hicieron? Una simple distorsión del lenguaje es suficiente para hacer creer a todo el mundo de que esta ley alternativa-marítima se aplica para nosotros sobre la ley civil.
Una creencia predominante en la cultura moderna es que las licencias, los permisos, los registros, certificados y otros documentos que son necesarios para conducir cualquier vehículo a motor son necesarios para la construcción de carreteras, reparación de caminos y el mantenimiento de organismos como la Guardia Civil. Bien, pues esas estructuras de creencias -falsas- son perpetuadas por la “Ley Marítima”.
Esta ley fue originalmente creada para controlar navíos que atracaban en el extranjero en busca de recursos y productos para importar y exportar, pero adaptada para los asuntos financieros y mercantiles, no los civiles. Voy a demostrarte que las leyes que se nos aplican tienen su origen en la “Ley Marítima”.

Cuando un producto sale de un barco y es llevado a tierra extranjera, esa nación toma custodia del producto y lo reconoce con un certificado. Ese certificado constata la fecha de nacimiento del producto en custodia de la nación respectiva.
Según el diccionario, un certificado es definido como un papel que establece una declaración de propiedad y yo me pregunto, ¿Porqué los seres humanos necesitamos un certificado de nacimiento en primer lugar? Porque somos propiedad de nuestro país, que nos usa como valor de intercambio internacional.
Pongamos como ejemplo a Estados Unidos, que el 9 de marzo de 1933 se declaró en bancarrota y comenzó a aceptar los préstamos de una corporación no gubernamental afiliada al gobierno llamada “La Reserva Federal“. El país, sin dinero para pagar los préstamos, comenzó a usar a sus ciudadanos como valor, o propiedad de respaldo.

Todos los certificados de nacimiento y de matrimonio son literalmente recibos legales, no hay más que ver la similitud entre un recibo de bodega de un barco y un certificado de nacimiento:
– Ambos documentan la fecha de expedición,
– Poseen un número de serie
– También un número de registro, o de recibo.
– La descripción del producto
– Y una firma autorizada del informante notificando a la institución pertinente.

Aún con toda esta información estando disponible, la mayoría de las personas no saben que se han sometido a la ley marítima, y esto es posible gracias a una simple manipulación del lenguaje, como dije antes.
Esta ley marítima cambió el sentido de la palabra “persona”, de un un ser natural y viviente a una “corporación”. Los impuestos, un permiso de construcción, de conducir, de armas, de circulación, de apertura de negocio, de pesca, certificado de nacimiento o defunción, multas de tráfico, seguros, de residencia, de trabajo y otras formas de documentación que una vez se creyó que eran absolutamente necesarias solo se aplican a las “personas”. PERSONA=CORPORACION.

Y para ejemplo el botón
Cuando se firma cualquiera de esos documentos legales, se están cediendo indirectamente los derechos de nacimiento citados en la constitución y la persona se rebaja al estatus de una “corporación”, que se crea con el mismo nombre que la persona natural. La única manera para distinguir el nombre “natural” del nombre “corporativo” es diferenciarlo mediante el uso de la capitalización (mayúsculas/minúsculas). El nombre corporativo siempre está en letras mayúsculas.
Esto se conoce como “Capitis Diminutio Maxima“. Si compruebas tu DNI, el nombre de las tarjetas de crédito, de la Seguridad Social, de nacimiento y cualquier otro documento oficial, comprobarás que sólo hay letras mayúsculas para representar la corporación que tiene tu nombre, pero que no eres tu.
La corporación es conocida como una “persona artificial”, mientras que tú, el ser humano, eres una “persona natural”. Recuerda que eres un ser humano natural de la Tierra y no eres gobernado por algo más que tu propia consciencia.
Las leyes son creadas dentro de una sociedad para el control de la misma y la sociedad que creó las leyes que son aplicadas se llama “la sociedad de la ley”. Lo mejor de este engaño es el hecho de que no somos por naturaleza miembros de la sociedad de la ley, por lo tanto sus leyes no se aplican a nosotros como personas naturales que somos. Los jueces, abogados, procuradores, etc, hacen parte de esta sociedad, y en su interior, han creado su propia lengua que es engañosamente parecida a la natural. De modo que básicamente todas las violaciones de tráfico, exigencias de edad, y todas las demás reglas -excepto daño a otra persona o su propiedad- son normas que no aplican a la persona natural.
El juego de la ley es sólo una ilusión, por lo que puedes abrir los ojos y reclamar la libertad con la que naciste, la cual sólo tiene los límites que tu imaginación imponga. Pero lo más importante, es el conocimiento de la perversión de la lengua y estar absolutamente consciente de como se forman las creencias y conceptos.

En la religión y la política, es habitual que las creencias de la gente y sus convicciones sean de segunda mano, pero aún así son recibidas sin ser criticadas por autoridades -que tampoco han examinado las cuestiones referenciadas- sino que las han tomado prefabricadas, de otros que también las recibieron y cuyas opiniones ya no son válidas.
Todas las formas de perversión de la lengua tienen un reflejo en el microcosmos de la psique individual y el problema es que la humanidad de hoy realmente no tiene idea de su verdadera identidad.
Tenemos el trabajo de ocho horas (quien lo tenga), tenemos la casa, los niños, las cuentas, la televisión, las aficiones, y los asuntos que resolvemos en el quehacer diario, hasta que finalmente comenzamos a creer que eso es todo lo que somos. Pero somos mucho más que nuestros cargos o trabajos, más allá del estatus de ser una “madre” o un “padre”, más allá de ser “teísta” o “ateo”, “de izquierdas” o “de derechas”, “Negro” o “Blanco”, “Hombre” o “Mujer”, ¿Qué o quienes somos nosotros?
No lo sabemos. Y eso es porque cada vez que oímos algo que no queremos oír sobre nosotros mismos, lo rechazamos, lo tratamos de ignorar y lo proyectamos hacia alguien más para juzgarlo. Esto es lo que se llama “represión”. A nivel individual ya sabes como es una persona reprimida, pero…

¿Qué ocurre cuando toda la humanidad se niega a ver lo que realmente es?

¿Qué ocurre cuando casi todo un planeta se reprime?

Carl Gustav Jung

Carl Jung descubrió que hay una mente colectiva que conecta a todos los terrestres, esto quiere decir que toda la humanidad comparte una parte de su mente con los demás. Vemos que es evidente a través de las mitologías y símbolos comunes o el estudio de los campos semánticos y la ciencia de la kinesiología.


Esta colectividad mundial es un ejemplo “a lo bestia” de la mente inconsciente del cuerpo humano, en el cual millones de millones de células comparten una señal en común. Nuestro parásito, llamado el falso ser o el ego, requiere un flujo continuo de energía psíquica para sobrevivir. Los alimentos y los combustibles es energía y la consciencia humana es otra energía  en forma de campo electromagnético.
Cuando utilizamos nuestro potencial energético lo transformamos en energía cinética, que a su vez es usada para perpetuar el falso ser. Esto tiene lugar en multitud de escenarios, desde los más pequeños organismos parasitarios, pasando por los organismos pluricelulares, hasta colectivos más complejos, como un hormiguero, el ser humano o lo que conocemos como la “humanidad”.
Cojamos un ejemplo de la naturaleza: Un parásito crea sustancias químicas que causan que el anfitrión necesite las sustancias que el parásito necesita para sobrevivir y mientras el anfitrión no lo sepa, seguirá alimentando al parásito sin alimentarse bien a sí mismo. Bien, pues algo similar nos ocurre a nosotros.
De una manera similar, Wilhelm Reich declaró que sociedades enteras sufren psicosis causadas por el hecho de no alimentar nuestros impulsos orgánico-biológicos porque la represión sexual apoyada desde el poder de la iglesia se ha internado muy profundamente en las masas explotadas, las cuales producen una gran ansiedad sexual experimentando un sentimiento de culpa.
Esto genera timidez hacia la autoridad, ata los hijos a sus padres y crea en ellos servilismo y sumisión a la autoridad estatal y a la explotación capitalista, paralizando las capacidades intelectuales y críticas puesto que ello consume gran parte de su energía biológica.
De esta manera, el actual sistema económico (en el cual pocos individuos pueden fácilmente gobernar sobre las masas) se internaliza en la psique de los propios oprimidos. Esto demuestra que en un nivel colectivo la supresión de una función natural, sea biológica, espiritual o emocional, se convierte en una reacción que podríamos llamar “enfermedad psíquica”, actuando como una epidemia a través del inconsciente colectivo.
Esto significa que los individuos y las masas no tienen la habilidad para gobernarse a sí mismos en el mundo psíquico, momento en el que cedemos nuestra soberanía nacional e individual a cualquier persona y cualquier cosa. Bienvenido a las infames leyes del mundo terrestre, los patriarcas de la civilización, las dictaduras sociales, económicas, políticas y espirituales, en definitiva la peor tiranía que existe: La tiranía psíquica.


Esta enfermedad en nuestra psique, esta falta de responsabilidad, y esta negligencia con nuestras libertades más básicas, ha despejado el camino para cada tirano que ha gobernado en la faz de este planeta. La humanidad quedó atrapada en un ciclo de miedo, apatía y odio, manifestándose estos instintos en sistemas políticos y burocracias que muy a menudo limitan los derechos humanos más básicos como la búsqueda de la felicidad.
Nuestra sociedad reprime el desarrollo individual, manteniendo un patrón cíclico de comportamiento de superioridad e inferioridad, con un sistema de clases basado en ideales engañosos. Pero, aunque esos tiranos opresores sean satanizados por las masas, no son demasiado diferentes de nosotros, de hecho, ellos y nosotros formamos una unidad.

Gibran Jalil Gibran (جبران خليل جبران بن ميخائل بن سعد

En el libro”The Prophet” de Kahlil Gibran se puede leer:

“Digo que, mientras lo sagrado y lo bondadoso no se levanten más allá de lo más alto que haya dentro de cada uno, entonces lo malvado y lo débil no podrán bajar más que lo más bajo que hay en cada uno de nosotros también”.

Piensa en cualquier posición de poder que crees está por encima de tí; La realeza, los lideres de los gobiernos, las naciones unidas, los bancos, los monopolios corporativos y los monstruos mediáticos: Todos ellos son facetas de nuestro falso ego, necesitan nuestra participación consciente, nuestra energía consciente para sobrevivir, sin nuestra cooperación, sin un abastecimiento psíquico de complicidad se morirían de inanición: Su verdadero poder depende de nuestro deseo de ser gobernados.
Un síntoma típico de la enfermedad de la humanidad de hoy es la continua negación de nuestra enfermedad. Continuamente reprimimos esas cualidades que elegimos no aceptar de nosotros mismos, por eso es tan difícil distinguir entre la falsedad de nuestro ego y sus múltiples manifestaciones, y lo que realmente somos.
Nuestro falso ser, el ego, actúa como una cortina de humo para distraernos de la libertad que realmente poseemos. Para que este parásito psíquico pueda sobrevivir nos proporciona una sustancia que hace que seamos dependiente de él: Nuestra energía consciente.
Siempre hay momentos en que tenemos miedo, miedo al terrorismo, a la violencia, al rechazo social, a que nos critiquen, a que no les guste a los demás tu nuevo corte de pelo, a no poder conseguir algún objeto de deseo, ya sea un bolso, un coche o una persona. Y cuando tenemos el sentimiento “miedo” -controlado y alimentado por el parásito ego-, nuestro organismo entra en un estado de “conservación”, ya que el miedo está para contribuir a la supervivencia de nuestro cuerpo. Peeero en el mundo actual hay miedo las 24 horas, los 7 días de la semana, miedo que consume gran parte de nuestra energía. Estamos gastando casi toda nuestra energía en protegernos y no podemos sobrevivir si estamos todo el tiempo en el “modo de protección”.

Zbigniew Brzezinski

Zbigniew Brzezinski, un antiguo secretario de estado, que también apoyó la campaña del presidente Barack Obama, dice en su libro “El Gran tablero de Ajedrez“:
Mientras Estados Unidos se convierte cada vez más en una sociedad multicultural puede ser cada vez más difícil crear un consenso en cuanto a asuntos de política exterior excepto en la circunstancia de una amenaza directa externa verdaderamente masiva y ampliamente percibida”.


Hitler y Göring

El Reichsfuhrer del partido Nazi, Hermann Goering, ya dijo hace hace medio siglo algo similar:
“Los pueblos pueden siempre ser sometidos a la voluntad de sus líderes, eso es fácil. Todo lo que hay que hacer es decirles que están siendo atacados y denunciar a los pacifistas por su falta de patriotismo y de exponer el país al peligro. Funciona igual sin importar el país.”

Esto también aplica a cada psique individual, sólo hay que recordar que el falso ser (ego) tiene un solo deseo: convertirse en un ser más grandioso y poderoso que el verdadero SER. Esta enfermedad hace que creamos que estamos separados de la naturaleza y vemos un aumento en la dependencia tecnológica y tan poca responsabilidad en todos nosotros.
Los síntomas de nuestra enfermedad psico-espiritual son las guerras, los ataques terroristas, los desastres artificiales y nuestros líderes. Mientras la gente siga enfrascada en sus impulsos privados y su naturaleza egoísta, siempre fallarán al reconocer la razón por la cual estos eventos se manifiestan y por qué este tipo de personas logran acceder a tan poderosos cargos.
La razón por la que hemos fallado milenio tras milenio en conquistar estas figuras y líderes arquetípicos es porque milenio tras milenio hemos estado luchando contra los síntomas de la enfermedad y no contra la causa de raíz. Por cada gobierno corrupto que cae en manos de pueblos revolucionados y oprimidos dos más tomarán el poder, porque la raíz de que un gobierno sea corrupto no es el individuo que lo gobierna, sino que está en la psique de cada individuo.
Porque tú, anfitrión inconsciente de un parásito mortal, harás lo que puedas para no aceptar que no eres propietario de tu libertad, harás lo que sea, sin importar el nivel de tontería y absurdidez, para no enfrentarte a tu propia alma.
Estamos tan privados de sensatez en este mundo, que aquellos que simplemente dejamos de proyectar nuestros fallos en los demás y que comenzamos a luchar contra nuestros propios demonios, somos catalogados como “neuróticos”.

Enfrentarse al verdadero ser interior es algo virtualmente desconocido para el mundo de hoy, por esta razón no importa cuantas civilizaciones emerjan y caigan, puesto que lo que crea nuestras instituciones es la consciencia colectiva (subconsciente) y no las personas individuales.

“La definición de locura es: hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes” (Albert Einstein).

Después de muchos intentos se podría pensar que la gente se daría cuenta que la retaliación física no puede ser la solución, pero aún así.
Cada uno de nosotros somos responsables de esta epidemia psíquica, porque estamos matando al mensajero y no estamos prestando atención al mensaje.

Fuente: soy mino

Anuncios
 

2 Respuestas a “Las leyes, el sistema esclavizador y la responsabilidad de la cocreación colectiva: Kimatica y la agenda esotérica

  1. antaya2012

    julio 29, 2012 at 7:53 pm

    …sencillamente EXPECTACULAR!!,mi mas sincera enhorabuena por el articulo.SUBLIME,.

     
    • elpilotopirx

      julio 30, 2012 at 7:45 am

      Gracias a ti por entenderlo y tomarte la molestia de comunicar tus sensaciones sobre esta verdad, bendiciones.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: