RSS

Archivos diarios: mayo 5, 2012

Lo que cuentan las catarinas

Un reciente artículo científico de investigadores del Instituto Federal de Tecnología de Suiza (ETH) confirmó que el maíz transgénico Bt es letal para las larvas de catarinas, que son insectos altamente beneficiosos para la agricultura y la biodiversidad. Se suma a las muchas evidencias sobre los graves impactos que conllevan los transgénicos.

Al mismo tiempo, contra todas las evidencias y contra recomendaciones de autoridades de Naciones Unidas, el gobierno de México aprobó nuevas siembras a campo abierto de grandes extensiones de maíz transgénico, absurdamente llamadas experiencias piloto, pese a que no hay medidas de bioseguridad: el polen se difunde abiertamente, contaminando la biodiversidad y el maíz campesino en su centro de origen, cometiendo un crimen de proporciones históricas.

El nuevo estudio de los investigadores suizos, encabezado por la doctora Angelika Hilbeck, confirma resultados ya publicados en 2009, donde se muestra con pruebas de laboratorio que la toxina Cry1Ab del Bacillus thuringiensis (Bt) producida por el maíz transgénico, aumenta la mortalidad de las larvas de catarina (Adalia bipunctata L.). El estudio de 2012 fue publicado por la revista científica Environmental Sciences Europe (www.enveurope.com/content/24/1/10)

Luego del primer estudio en 2009 –que arrojaba resultados equivalentes–, la doctora Hillbeck y su equipo fueron víctimas de un furioso ataque orquestado por varios científicos amigo$ de la industria de los transgénicos, que dijeron que haber repetido los mismos estudios, obteniendo resultados opuestos. El estudio de Hillbeck ahora publicado, además de confirmar el daño que produce el maíz Bt a las catarinas, demuestra que el método de investigación de los que la atacaron fue absolutamente inconsistente, ya que repitiendo el mismo protocolo ¡ni siquiera mueren las plagas del maíz para las que está diseñado el maíz Bt!

La muerte de las larvas de catarinas es un tema muy preocupante, porque son insectos que cumplen una función muy importante de control biológico, natural, de plagas. Las larvas de catarinas (o como se las llama en otros países, mariquitas, san antonios, joãninhas) se alimentan de pulgones, mosquitas blancas y otras plagas de cultivos y jardines. Su función es tan benéfica, que sumadas a su forma y alegres colores, son consideradas en muchos países como signo de buena suerte. En realidad traen buena suerte: si existen en su jardín y en sus cultivos, los cuidarán de muchas plagas.

Como el hecho de que los transgénicos maten las catarinas es muy grave, la industria y sus amigo$ científicos, están dispuestos a inventar, deformar y publicar cualquier falsedad, para defender los intereses de unas pocas multinacionales que controlan los transgénicos, que casualmente son las mismas que controlan los agrotóxicos para combatir las plagas –de algunas de las cuales se ocupan las catarinas sin cobrarnos nada más que la alegría de verlas.

Cada vez que algún científico independiente, no financiado directa o indirectamente por las empresas, se atreve a publicar la verdad sobre los efectos de los transgénicos, hay una serie de otros científicos, con intereses económicos en los transgénicos, que salen a defenestrarlos, defendiendo los transgénicos con falsedades y una gran falta de ética y de escrúpulos. En México tenemos un ejemplo reciente de ese tipo de cobertura, con la publicación titulada cínicamente Por un uso responsable de los organismos genéticamente modificados, compilada por Francisco Bolívar Zapata, quien tiene múltiples vínculos con la industria y reconocidos intereses económicos en el desarrollo de transgénicos.

Los daños comprobados a las catarinas, se suman al desastre que están produciendo los transgénicos en la biodiversidad y la apicultura –tanto por que usan muchísimo más agrotóxicos y matan las abejas, como porque al contaminar la miel con polen transgénico, impiden la exportación del producto, un importante rubro económico que es producido mayoritariamente por apicultores campesinos, no por grandes industrias. ¿Será por ello que al gobierno no parece importarle el daño a las 40 mil familias que hacen apicultura en el país? Porque sigue aprobando la siembra de transgénicos en la península de Yucatán y otras regiones donde existen la mayor cantidad de comunidades y ejidos productores de miel, pese a que Europa ya ha rechazado miel mexicana de allí por estar contaminada con transgénicos. ¿A favor de quién sacrificar a las familias campesinas, a las abejas, a la biodiversidad y hasta la exportación? De las transnacionales Monsanto, Syngenta, DuPont-Pioneer, Dow.

La reciente asamblea nacional de la Red en Defensa del Maíz denunció y rechazó estos ataques. A 10 años de su fundación, la red recordó que se formó justamente a partir de la comprobación de la contaminación transgénica del maíz campesino y que desde entonces, el gobierno ha trabajado para legalizar –y aumentar– la contaminación transgénica, regalando el patrimonio genético más importante del país a 4 trasnacionales que con sus transgénicos tóxicos contaminan irreparablemente la creación milenaria de millones de campesinos e indígenas. La red denunció también que el mapa de los centros de origen que usa el gobierno, fue amañado para señalar los lugares de interés de la industria como no centros de origen, cuando todo México y Mesoamérica es centro de origen y que en cualquier lugar del país que se plante, se contaminará el resto. Pese a que el gobierno apura las siembras transgénicas pensando que saldrá impune por estar al final de su sexenio, la red reafirmó la decisión y el trabajo para llevar el caso ante tribunales internacionales.

*Investigadora del Grupo ETC

Fuente: ETC

 

El niño medicado By Luis Vallester (documentos TV)

Los diagnósticos de déficit de atención con hiperactividad y trastorno bipolar aumentaron alarmantemente. Según el reportaje «El niño medicado», ni los diagnósticos fueron correctos en su mayoría, ni existían ensayos clínicos en niños de los fármacos administrados.

Se conocía, por primera vez, el impresionante crecimiento de la cifra de niños, que recibían medicamentos reguladores de trastornos del comportamiento. Los datos alarmaron a las primeras voces críticas, quienes denunciaron que se estaba jugando a la ruleta rusa con los niños estadounidenses.

Con nueve años, a Jacob le diagnosticaron un trastorno del estado de ánimo. Los médicos le trataron con estimulantes, antidepresivos y antipsicóticos. Un año después, el niño tomaba diez fármacos diferentes.

Como Jacob, un millón de niños fueron diagnosticados de déficit de atención con hiperactividad y de trastorno bipolar. Hoy existen muchas dudas sobre la corrección de los diagnósticos y demasiada controversia sobre los medicamentos administrados.

«El niño medicado» muestra la fatal realidad de un millón de familias, que confiaron la salud mental de sus hijos a unos profesionales y no les ofrecieron otra salida terapéutica, más que las medicinas. Fármacos de adultos, administrados a la ligera a niños, sin haber pasado con anterioridad por los correspondientes ensayos clínicos infantiles.

Detrás de la ausencia de las pruebas de los medicamentos se encontraban las farmacéuticas. La Administración Clinton, les ofreció importantes incentivos, a modo de conseguir que se llevaran a cabo, doscientos ensayos sobre medicinas pediátricas. Las investigaciones pusieron al descubierto, que muchos de los fármacos psiquiátricos funcionaban con los adultos, pero en ningún caso, con los niños.

Diagnósticos incorrectos, experimentación farmacológica infantil y posibles efectos secundarios, envuelven una polémica realidad, donde las víctimas de la sociedad avanzada son los niños.

 

NUEVO DESCUBRIMIENTO PODRÍA LLEVAR A ALTERNATIVAS A LOS ANTIBIÓTICOS

Los científicos han descubierto ese talón de Aquiles dentro de nuestras células que las bacterias aprovechan para causar y propagar la infección.

Los investigadores dicen que sus hallazgos podrían orientar el desarrollo de nuevos fármacos antiinfecciosos, así como alternativas a los antibióticos cuyo uso excesivo ha llevado a la resistencia.

Investigadores de la Universidad de Manchester estudiaron la Listeria, un grupo potencialmente mortal de bacterias que puede causar listeriosisen humanos cuando se digiere, y descubrieron que su capacidad de propagar la infección se debe a su aprovechamiento de una proteína natural llamada calpaína.

“Las bacterias producen una serie de sustancias químicas que les permiten invadir a un huésped y establecer la infección”, explicaba el investigador principal, Dr. David Brough, que tiene su sede en la Facultad de Biología de Manchester.

“Estos químicos dependen de muchos factores, como la especie de bacterias, el tipo de huésped, y también si la infección se desarrolla dentro o fuera de la célula.

“Hemos investigado el crecimiento de Listeria, un patógeno bacteriano que crece dentro de las células. Y un paso esencial para su crecimiento, y por tanto la infección, es su capacidad para moverse desde dentro de un compartimiento de una célula a otra.

“Hemos descubierto que para que este tipo particular de bacterias pueda moverse y crecer se aprovecha de una proteína llamada calpaína. Sin calpaína dichas bacterias no pueden moverse dentro de la célula y por lo tanto dejan de crecer.

“Este descubrimiento subraya la posibilidad de utilizar fármacos contra estas proteínas del huésped para bloquear las infecciones, reduciendo potencialmente la necesidad de usar antibióticos”.

El estudio, financiado por el Wellcome Trust, aparece publicado en la revista Public Library of Science (PLoS) One.


– Referencia: AlphaGalileo.org, 3 mayo 2012
– Fuente: Manchester University .
– Imagen: Subunidad catalítica de una calpaína de Sus scrofa, conteniendo la tríada Cys-His-Asn. Wikipedia .
– Información bibliográfica:  Lopez-Castejon G, Corbett D, Goldrick M, Roberts IS, Brough D (2012) Inhibition of Calpain Blocks the Phagosomal Escape of Listeria monocytogenes. PLoS ONE 7(4): e35936. doi:10.1371/journal.pone.0035936 .

http://bitnavegante.blogspot.com.es/2012/05/nuevo-descubrimiento-podria-llevar.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+bitnavegante+(BitNavegantes)&utm_term=Google+Reader

Fuente: Maestro Viejo

 

Industria animal

*Silvia Ribeiro

El aumento del consumo de carne se presenta a menudo como un índice de desarrollo, como sinónimo de mejor dieta. Sin embargo, las cifras de hambre en el mundo indican que en paralelo al aumento global de producción industrial de carnes, aumentó el número de hambrientos a más de 925 millones de personas, mientras otros mil millones padecen malnutrición y otros mil millones son obesos.

Tal como sucede con la agricultura industrial, el volumen de producción no tiene nada que ver con que llegue a los que necesitan alimentos. La cría industrial e intensiva de animales está controlada por oligopolios trasnacionales, que venden a quienes puedan pagar, mientras sus métodos de cría y ocupación de tierras y aguas, desplazan a la producción de pequeña escala, basada en la diversidad y que realmente llega a los que necesitan alimento.

Desde la industria de la genética animal (que define qué especies y razas llegarán al consumo) pasando por la producción de piensos y forrajes, hasta la cría y los productos derivados, es una industria concentrada en pocas transnacionales. Solamente unas 4-5 empresas dominan el sector de genética animal (Hendrix Genetics, Tyson, Genus, Erich Wesjohann Group). Seleccionan aves, toros y cerdos hasta provocar una increíble uniformidad de razas, e incluso de individuos en el mercado global (ya que un gallo o un toro pueden ser origen de millones de individuos, haciéndolos uniformes y más vulnerables a epidemias). Las 10 mayores empresas de forrajes, entre ellas Cargill, Tyson, Purina, Brasil Foods (fusión Sadia y Perdigão) y otras asiáticas, dominan 52 por ciento del mercado global. Definen qué se usará para forraje, manipulando por ejemplo para que todo ganado del planeta deba comer maíz y soya, gran negocio para las cerealeras y para Monsanto, Syngenta y otros productores de transgénicos y venenos. La producción y distribución de cárnicos también está en manos de pocas empresas, incluyendo varias de los eslabones anteriores.

En realidad, la cría industrial de animales no reduce sino que produce hambre, ya que al menos una tercera parte de las tierras de cultivo del mundo y más de 40 por ciento de la producción de cereales va para forrajes que abastecen esa industria. Si se destinaran directamente a seres humanos, se cubrirían las necesidades calóricas de 3 mil 500 millones de personas, la mitad de los habitantes planeta.

Además la cría industrial de animales es uno de los factores más pesados de cambio climático: incluyendo transversalmente todos los procesos relacionados y productos derivados, es responsable de un exorbitante 51 por ciento de emisiones de gases de efecto invernadero. (R.Goodland y J Anhang, World Watch, 2009). Esta industria es también la principal generadora de nuevas enfermedades virales y bacterianas. Según la FAO, en los últimos 15 años, 75 por ciento de las enfermedades humanas epidémicas han sido de origen animal (como gripe aviar y gripe porcina) y 60 por ciento de los patógenos humanos son considerados zoonóticos (provienen de enfermedades animales que mutaron para infectar humanos).

Por si fuera poco, los grandes establecimientos de cría confinada crean problemas ambientales y de salud monstruosos: contaminan vastas áreas de suelos, aguas y aire mucho más allá de sus establecimientos. Esto motivó que muchas de estas sucias empresas se trasladaran de Estados Unidos a México y otras partes del sur global, buscando regulaciones ambientales y fiscalización más laxas.

Un caso que reúne todo lo aquí descrito es la producción de cerdos de Granjas Carroll (propiedad de Smithfield, la mayor productora de cerdos a nivel global), en el valle de Perote, Veracruz, donde se originó la gripe porcina y donde sus habitantes viven enfermos por la contaminación.

La demanda de forraje para la cría industrial de pollos, cerdos y ganados, es también lo que se oculta tras la justificación de que se debe importar y sembrar maíz transgénico en México. Según Ana de Ita, del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (Ceccam), en 2010 se produjeron en México 23.3 millones de toneladas de maíz y se importaron más de 8 millones. El consumo humano directo fue de 11.8 millones mientras el pecuario alcanzó 16 millones y cerca de 4 millones de toneladas fueron para otros usos industriales. Es decir, México produce el doble del maíz que necesita su población.

La producción pecuaria en México está dominada por empresas transnacionales, al igual que la mayoría de la provisión de forrajes, que proviene de trasnacionales como Cargill y ADM. Esta concentración trasnacional se exacerbó a partir del TLCAN, que desplazó la producción pecuaria pequeña, que permitía producir en forma descentralizada, con diversidad de forrajes locales, con mejor calidad, sin generar aberraciones ambientales, dando trabajo a mucha más gente y por tanto erradicando el hambre desde el origen: la marginación y falta de medios para producir.

Por tanto, es necesario terminar también con ese mito: México no necesita importar maíz, si se hace es para abastecer el negocio de unas trasnacionales comprando a otras trasnacionales. Que a su vez debilitan el mercado interno de producción de maíz y devastan los sistemas agrícolas campesinos, que se vuelven mucho más vulnerables frente al cambio climático, heladas y sequías. En lugar de todo esto, se debería apoyar la producción campesina y de pequeña escala, que sería mucho más sana para todos.

Datos tomados del informe ¿Quién controlará la economía verde?, ETC Group, http://www.etcgroup.org/es/node/5298 <http://www.etcgroup.org/es/node/5298>

Fuente: ETC

 

Una nueva sentencia judicial defiende que las direcciones IP no sirven para identificar a las personas

ley

El procedimiento habitual llevado a cabo a la hora de demandar a un usuario por descargarse contenidos protegidos por derechos de autor o ilegales en EEUU pasaba por que la distribuidora obtenía la dirección IP desde la que se bajaban los archivos y solicitaba judicialmente al ISP la identificación de la persona responsable de la contratación de la conexión a Internet asociada a dicha dirección, que automáticamente era considerada como responsable del supuesto delito.

Este proceso ha sido duramente criticado en los últimos años, ya que cualquiera con acceso a la red de un ciudadano podía cometer actos ilegales haciendo responsable al dueño de la línea. Ahora una nueva sentencia de un juez estadounidense defiende que una dirección IP no es suficiente para identificar a un individuo.

En la línea de decisiones anteriores, el juez de Nueva York Gary Brown ha argumentado que acusar a una persona sólo por pagar la factura de Internet es tan absurdo como condenar al dueño de una línea telefónica por una llamada ilegal realizada desde su domicilio sin más pruebas.

Más aún, el juez considera que dada la importancia que están cobrando las redes inalámbricas y la relativa facilidad de los delincuentes para colarse en las conexiones WiFi de los ciudadanos corrientes o empresas, incluso en cibercafés, puntos de acceso gratuitos en lugares públicos, hoteles, cafeterías, restaurantes, etc. donde se comparte la misma IP por decenas de usuarios, hacer responsable al dueño de la conexión no tiene sentido.

El juez recomienda además que en los casos en los que no se aporten pruebas adicionales sobre la identidad del supuesto infractor, además de la dirección IP desde la que se cometieron los delitos, se desestime directamente el caso ya que de lo contrario se incurriría en un desperdicio de los recursos judiciales, de tiempo y de dinero público y privado.

Fuente: xataka

 

Centros de menores: criminalización y psiquiatrización de los problemas sociales‏

Mientras recortan cada vez más el presupuesto de la sanidad, la educación y los servicios sociales, lo que supone desmantelar los programas de prevención con menores e intervención comunitaria con familias en riesgo de exclusión social (que cada vez son más a consecuencia de la crisis), el gobierno aumenta los recursos destinados al internamiento forzoso de menores. Incluso se abren nuevos centros a pesar de las dudas más que justificadas sobre su eficacia, las continuas denuncias por malos tratos que sufren los menores internados (incluyendo la muerte de varios niños) y el enorme coste que suponen al erario público. Empresas como O´Belen, Diagrama o Salud Mental Consulting reciben de media más de 5.000 euros al mes por cada menor con plaza concertada con las Comunidades Autónomas.

Esta aparente incoherencia se explica por las motivaciones políticas y económicas que subyacen a la existencia de este tipo de centros. El modelo de privación de libertad de menores “conflictivos” (ya sea en centros de reforma o en centros terapéuticos) responde a la gestión de los problemas sociales bajo el capitalismo, basada en la criminalización del menor y su psiquiatrización. Esto es, hacer pasar al menor por delincuente y presentar la psiquiatría como solución. Introducirle de manera innecesaria en el terrible mundo de la psiquiatría para asegurarse un cliente más, ya que el tratamiento lo pagará el estado. A la empresa le trae sin cuidado que el menor no necesite medicación y que ésta puede causarle daños, dependencia en al fármaco o secuelas y malestar inmediato.

A esta estrategia empresarial se añaden los efectos de la privatización de los servicios sociales y socio-sanitarios, que afectan gravemente a usuarios y trabajadores, y que llevan a convertir los centros de menores en un lucrativo negocio. Como ya lo es desde hace años, la venta de psicofármacos, también para menores.

 

Criminalizar y psiquiatrizar a los afectados por los problemas sociales tiene una finalidad política:eliminar la responsabilidad de la estructura social (el entorno de la familia del menor, las desigualdades sociales y de clases, causas del modelo social impuesto) e individualizar el problema: “la sociedad funciona bien, tú eres el defectuoso/el inadaptado/el delincuente/el enfermo”.

Para los gurús de la psiquiatría moderna, la rebeldía, la delincuencia juvenil e incluso el fracaso escolar tienen una explicación médica (no sentimental o familiar). Intentan reducirlo todo a lo biológico, obviando de manera descarada el entorno del joven y también su voluntad y su personalidad. De esta forma, la génesis social de problemas educativos y sociales se elimina de un plumazo, culpabilizando “científicamente” a los afectados, de las consecuencias de un sistema social enfermizo. Sin ruborizarse, atribuyen el origen de estos supuestos trastornos a problemas intrínsecos del niño.

A estos intentos de patologizar problemas sociales por razones políticas se suman los intereses económicos tanto de las empresas que gestionan los centros de menores, como los de la industria farmacéutica, ambas empresas muy vinculadas. Como ejemplo, el hecho de que los congresos organizados por Javier San Sebastián, presidente de O´Belen, sean patrocinados por las empresas que fabrican y distribuyen los fármacos para tratar los supuestos trastornos que dicen atender desde esta fundación. Ya que bajo el capitalismo lo que prima es la búsqueda del máximo beneficio económico, aparece en escena la industria médico-farmacéutica, condicionando a todos los niveles la aplicación práctica de la ciencia. Incluyendo el desarrollo del corpus teórico y metodológico de las disciplinas para garantizar así la perpetuidad del multimillonario negocio de los psicofármacos (también para niños)

No mas presos.La polla records

¿Qué pasa con los centros de menores?

Programa “Menores y guardianes” de Documentos TV que habla del entramado O´belen y entrevista a su director. También recoge el testimonio de algunos menores. Curiosamente TVE también tiene un video en su archivo en que hace propaganda a favor de uno de los centros que más denuncias acumula “Picón de Jarama”

El último chico muerto (16 años) en un centro de menores (a finales de febrero) apenas ocupó unas lineas en la prensa regional. Es llamativo que siempre que se trata de un suicidio, reproducen el comunicado de prensa del centro que repite “se quitó la vida por propia voluntad”http://www.laregion.es/noticia/1985…

Colectivo No a O´belen www.noaobelen.com

(con informes, noticias, artículos de reflexión sobre el tema, campañas y convocatorias)

Contra los centros de menores cerrados www.centrosdemenores.com

Las nuevas “enfermedades mentales” http://www.grupotortuga.com/Las-nue…

Los niños a los que les cuestan las mates y acaban medicadoshttp://www.nodo50.org/tortuga/Los-n…

http://actuable.es/peticiones/dile-…

Spot de CCHR

Fuente: Guerra del Conocimiento

 

Pollos industriales son alimentados con cafeína, antibióticos prohibidos y Prozac

Se da a conocer que en la carne de pollo hay concentraciones de químicos como la cafeína, antibióticos prohibidos e incluso antidepresivos como el Prozac, coctel farmacológico totalmente lógico en el contexto de la producción intensiva de alimento, pero con efectos perversos para la salud humana y sufrimientos perennes para los propios animales, los cuales no se merecen y que terminan por transladarse a las personas una vez ingieren la carne estresada.

La producción intensiva de alimentos, específicamente en el caso de los distintos ganados de consumo humano, ha degenerado en prácticas que con cierta frecuencia generan efectos adversos tanto a la salud humana como a la integridad y a l dignidad de los animales criados para tal efecto.

Una investigación reciente del The New York Times pone al descubierto que en ciertas muestras de carne de pollo se acumulan los más sorprendentes y diversos químicos, entre ellos cafeína, antihistamínicos, antibióticos prohibidos para su uso humano (en particular acetaminofeno y fluroquinolones), arsénico e incluso un antidepresivo como el Prozca (en el caso del pollo criado en China).

Este inaudito coctel farmacológico tiene, en ciertas sustancias, razones totalmente lógicas y racionales: la cafeína mantiene despiertos por más tiempo a los animales, lo que se traduce en más tiempo comiendo. El Prozac, por otra parte, mitiga la condición nerviosa de las aves que se exacerbada por las brutales condiciones de estrés propias de las granjas de producción.

Y por si este escenario no fuera lo suficientemente atroz, los encargados de estos lugares aseguran desconocer a detalle el alimento que recibe su ganado, pues simplemente emplean el que reciben de sus propios proveedores (grandes compañías del sector alimentario).

Fuente: Pijama Surf

 

Etiquetas: ,

Los sayanim, ciudadanos comunes y corrientes que colaboran con el Mossad por «patriotismo»

La entrevista que el escritor Jacob Cohen ha concedido a la periodista Silvia Cattori trata sobre una obra, Le printemps des sayanim (La primavera de los sayanim), que debería leer todo ciudadano israelí interesado en los asuntos de su país. El libro trata de las actividades para recopilar información, dar desinformación e inclso hacer la propaganda, actos que llevan a cabo ciudadanos de confesión judía al servicio de un tercer Estado, Israel. ¿Pueden nuestras autoridades seguir ignorando esta actividad y el crucial impacto que tiene sobre la política y en la opinión pública en nuestros países?

Red Voltaire | 26 de abril de 2012

+
JPEG - 24.7 KB

El 12 de marzo de 2012 durante una presentación de su libro el escritor Jacob Cohen fue agredido un grupo de siete a ocho miembros de la Liga de Defensa Judía.
«Se precipitaron sobre mí y empezaron a romperme huevos en la cabeza y a llenarme de harina. Cuando se marchaba gritaban «kapo, colaboracionista, volveremos siempre que organices algo».

Silvia Cattori: He leído con verdadero interés y placer «Le printemps des Sayanim» [1]. ¿Contar lo que es verídico por medio de una novela es para usted una forma de tomar distancia?

JPEG - 12.8 KB
«La primavera de los sayanim» excelente novela de Jacob Cohen

Jacob Cohen: Soy consciente de ciertas realidades y de ciertas manipulaciones; siento la necesidad de transmitirlas, de desmitificar ciertas cosas. Y lo cuento mejor en forma de novela ya que se describe mejor a los personajes.

Silvia Cattori: Su obra, que se basa en hechos y personajes reales, y está jalonada por acontecimientos que durante varias décadas han marcado la actualidad, desvela lo que había entre bastidores. ¿Se trata de dejar al descubierto lo que nos ocultan los diferentes poderes?

Jacob Cohen: Desde luego. Tengo la oportunidad de seguir la actualidad en los medios de comunicación favorables a Israel y trato de dar las claves de ello. Por ejemplo, el programa «Rire contre le racisme» [Reír contra el racismo] [2] que hacen UEJF (Unión de Estudiantes Judíos de Francia) y sus cómplices de SOS Racisme [3]. Una iniciativa a priori simpática, excepto que se montó contra las salidas humorísticas de Dieudonné [4]. El mensaje subyacente y que transmitían los medios judeo-sionistas era: «Se puede reír sin aludir a las cuestiones complicadas de la ocupación y la colonización sionistas».

Silvia Cattori: Pone en perspectiva unos acontecimientos que pueden haber afectado de alguna manera a cualquier persona sin darse cuenta de todos sus matices, empezando por las maniobras de quienes se empeñan en mostrar la ocupación israelí bajo un ángulo favorable.

Jacob Cohen: Sí, en efecto. Una parte de mi trabajo consiste en buscar información en las páginas web judeo-sionistas para entender cómo pasan las cosas y las hacen avanzar. Así es como logro sacar a la luz las verdaderas intenciones de los actores políticos.

Silvia Cattori: A través de Youssef, un personaje muy cautivador, se siguen las acciones de personas fácilmente reconocibles, como BHL (Bernard-Henri Lèvi) al que usted llama MST. Da la impresión de que Youssef, árabe de origen marroquí, es usted. En su opinión, ¿encarna este personaje la insumisión del árabe colonizado frente al desprecio del dominante israelí?

Jacob Cohen: Sí, es una trayectoria que ha sido un poco la mía en el seno del Gran Oriente. Youssef lucha contra la logia judeo-sionista que se beneficia de la complacencia de los dirigentes de la Obediencia. En cualquier sociedad, sobre todo en conflicto, siempre ha habido francotiradores, no me atrevo a decir justicieros. Personas que resisten hay en Israel, en todas partes, en todos los medios. Cada uno a su manera trata de luchar contra la injusticia o contra la imposición de una ideología dominante.

Silvia Cattori: Hay tres palabras que aparecen frecuentemente en su novela: sayanim, paz y antisemitismo. La intriga se desarrolla en torno a unos sayanim. A través de personajes conocidos, fáciles de identificar, nos hace estar atentos al hecho de que entre nosotros hay personas de las que no se sospecha y que colaboran con el Mossad. Y se acepta el hecho de que trabajen para un país extranjero. ¿Por qué es tan importante para usted sacarlas a la luz?

Jacob Cohen: Cuando se trata de luchar contra la ideología sionista y sus enormes crímenes es importante sacar a la luz la manera que tienen de actuar. Primero para comprender y después para poder contrarrestarles, para no dejarse engañar por su propaganda.

Silvia Cattori: La existencia de los sayanim era prácticamente desconocida antes de la aparición de su obra. ¿Acaso no es usted el primer autor francés que da cuerpo a una realidad desconocida al tiempo que hacer entrar así este término en el vocabulario?

Jacob Cohen: Cuando leí libros sobre el Mossad y descubrí la existencia de los sayanim me caí del limbo. Lo que es extraordinario (y lo he afirmado en otra parte) es que probablemente haya en Francia algunos miles de sayanim y nunca se haya pronunciado esta palabra. Cuando descubrí esta realidad quise darle cierto peso. Quise ponerlo en el título. Creo que he sido la primera persona en utilizar esta palabra en Francia, mientras que en los países anglosajones es un término bastante corriente. Hoy estoy bastante satisfecho porque la palabra sayanim casi ha entrado en el lenguaje corriente en internet. Hay muchas personas que ahora usan este término de sayanim como un nombre común.

Silvia Cattori: ¿Un sayan es un agente del Mossad?

Jacob Cohen: No, en absoluto. Los sayanim no son agentes del Mossad. Son personas que llevan una vida normal, escritores, periodistas, directores de hotel o de una agencia inmobiliaria, etc. Los agentes del Mossad pueden necesitar un día que se les eche una mano, ya sea para espiar, para organizar una manipulación mediática, por ejemplo la campaña en torno a Gilad Shalit, una maravilla en términos de propaganda.

Silvia Cattori: ¿Se han convertido en informantes, en espías al servicio del Mossad sin saberlo? ¿O realmente saben quiénes son aquellos que les piden hacer unos servicios?

Jacob Cohen: Colaboran voluntariamente con el Mossad. En general pertenecen a organizaciones judeo-sionistas completamente fieles a Israel, como Bnaï Brit, una especie de francmasonería internacional judía que cuenta con 500,000 miembros en el mundo. Están muy orgullosos de aportar su contribución.

Silvia Cattori: ¿Cómo actúan concretamente?

Jacob Cohen: Tomemos el caso de Gilad Shalit. ¿Cómo es que un cabo del ejército de ocupación secuestrado por Hamás cuyo padre es un funcionario sin medios se convierte de la noche a la mañana en una personalidad internacional? ¿Cómo es que su padre fue invitado varias veces por Sarkozy, por Obama, por el Papa, por el secretario general de la ONU, por Merkel? Ese es el trabajo de los sayanim. La red de los sayanim es la que organiza todo eso. Este es un ejemplo que demuestra para qué pueden servir los sayanim.

Silvia Cattori: En su opinión, ¿en qué sentido se presta a discusión la palabra paz? ¿Acaso Israel no está interesado por la paz?

Jacob Cohen: Para quienes no conocen la mentalidad israelí los israelíes son muy buenos cuando se trata de la palabra paz. Cuando voy a Israel leo los periódicos, conozco un poco el hebreo, discuto. Por ejemplo, la música israelí: siempre se canta a la paz, cuando llegue la paz… se hace vivir a la gente en la ilusión de la paz. Es una manera de hacer creer a la gente que se está buscando la paz: si se tuviera un interlocutor fiable, serio, si se pudiera confiar en él… La palabra paz forma parte integrante del vocabulario sionista de forma obsesiva, pero es totalmente ilusorio.

Silvia Cattori: En su opinión, ¿en qué sentido resulta sospechosa la promesa de un Estado palestino?

Jacob Cohen: Es una consigna vacía. Todo el mundo habla de un Estado palestino. Hasta Georges W. Bush había declarado que habría un Estado palestino antes de 2005 y luego antes de 2008. Se trata de todo un vocabulario que sirve para hacer creer que el objetivo está al alcance de la mano, aunque en realidad no hay nada de eso puesto que prosigue la colonización y Palestina se reduce a ojos vista.

Silvia Cattori: ¿No pertenece usted a asociaciones de defensa de los derechos de los palestinos que, sin embargo, creen en ello?

Jacob Cohen: La única asociación de la que soy miembro es la UJFP (Unión Judía Francesa por la Paz). Creo que muchos militantes, ya sea de la UJFP o de otras organizaciones, creen cada vez menos en la perspectiva de un Estado palestino. Personalmente creo que la solución que se impondrá, seguramente con violencia, será un Estado único.

Silvia Cattori: ¡Hablemos de la UJFP! ¡Que sepamos, sus responsables no tienen escrúpulo alguno en servirse de la acusación de antisemitismo para excluir a personas absolutamente honorables! Ellos son quienes originaron la campaña que hoy se lleva a cabo contra el músico de jazz Gilad Atzmon [5] tras la publicación de su libro The Wandering Who?, ¿qué opina de esto?

Jacob Cohen: Hace muy poco tiempo que conozco a Atzmon. Su editor me envió el libro y me gustó, incluso escribí una reseña elogiosa, a pesar de que me siento aludido en su crítica de los «judíos antisionistas que siguen siendo judíos». Me sorprendió la violencia de los debates. Lamento mucho estas acusaciones de antisemitismo, tanto más cuanto que en general son producto de juedeo-sionistas que quieren impedir así cualquier crítica a Israel. Es lo que le ha pasado a Günter Grass, premio Nobel de literatura: se le tacha de antisemita. Me parece lamentable. Dicho esto, no soy responsable de las posturas de la UJFP como tal.

Silvia Cattori: Su novela traduce muy bien el clima de intimidación y de sospecha que crea el anatema del antisemitismo. ¿Acaso no dice usted un poco lo mismo que Atzmon, aunque de manera diferente? Él se basa en conceptos, usted en lo que observa día a día. ¿No pone usted en tela de juicio un cierto comportamiento identitario y el impacto que este tiene en la escena política?

Jacob Cohen: En eso me diferencio de las posturas de Atzmon. Tengo una identidad judía que es producto de varios elementos históricos, culturales, litúrgicos, tradicionalistas, y no quiero deshacerme de ellos sin razón.

Silvia Cattori: Su personaje expresa el temor a ser tachado de antisemitismo y deplora la dificultad que tienen para decir lo que piensa. ¿Acaso no es una estafa el uso de esta acusación?

Jacob Cohen: ¡Ah, totalmente!. Los israelíes, los sionistas, las organizaciones judeo-sionistas han encontrado esta forma de contraatacar.
En el libro de Israël Shahak [6] encontré que ya en 1973 se había acusado a un periódico británico de ser antisemita porque criticaba la ocupación israelí. Encontraron un argumento extraordinario, un método excelente para contrarrestar las críticas e imponer su silencio. Esta acusación funcionó durante mucho tiempo pero cada vez da menos miedo. Además, los israelíes (o judeo-sionistas, como me gusta llamarlos) utilizan menos la acusación de antisemitismo. Son unas exageraciones que acaban siendo inoperantes. Han encontrado otra forma de contraatacar: hablan de «deslegitimación» de Israel y dicen: «quieren deslegitimar a Israel, decir que no tienen derecho a existir, deslegitimar al Estado». Es otra manera de disuadir las críticas. Pascal Boniface [7] escribió un libro, Est-il permis de critiquer Israël? [¿Se puede criticar a Israel?] Cada vez más personalidades dicen que basta de estas amalgamas.

Silvia Cattori: Youssef, el protagonista de su libro, considera con severidad estas manifestaciones que tienen por objetivo establecer una simetría entre el opresor y el ocupado. La intriga que se crea en torno a un partido de fútbol es esclarecedora, ¿es real?

Jacob Cohen: La historia del partido de fútbol es absolutamente real.
Hice el seguimiento de cómo habían hablado los medios de ello. Imaginé lo que se había dicho en el despacho del jefe de los sayanim, las verdaderas razones por las que se había montado esta operación de propaganda. Hay que dar la ilusión de que se hacen cosas para facilitar la comprensión entre los pueblos. Lo único es que mientras tanto la colonización prosigue implacablemente.

Silvia Cattori: ¿Estaba Leila Shahid [8] en el lugar en el que se celebró el partido?

Jacob Cohen: Supuse que debía de estar ahí. Si no estaba en este partido, debió de participar en otras manifestaciones de este tipo. El novelista tiene esa libertad. Sigo la realidad. Lo esencial es crear la atmósfera. Tanto a Leila Shahid como a Dalil Boubaker [9], etc… se les pone en situaciones muy difíciles. Están obligados a participar en este tipo de manifestaciones llamadas «de paz», si no lo hacen se les diría que están contra la paz.

Silvia Cattori: Es usted indulgente con ellos. Por ejemplo. ¿acaso no se pliega Leila Shahid a las pretensiones contra natura de autoridades que tanto en Ramala como en París colaboran con la ocupación israelí?

Jacob Cohen: En mi novela Laïla Soudry (Leila Shahid) se pregunta mucho sobre la función que tiene y el papel que le hacen desempeñar.
Recuerde la escena durante los himnos. Una vez dicho esto, de manera general en mis artículos soy muy crítico con los «colaboracionistas», como yo los llamo. Acabo de publicar una crónica en mi blog [10] sobre la visita de Salam Fayyad a Benyamin Netanyahou titulada «Le vassal palestinien rencontre son maître et saigneur sioniste» [El vasallo palestino que se reune con su amo y señor sionista].

Silvia Cattori: En Francia se corteja mucho, y no solo por parte de los sayanim, a los palestinos que colaboran de facto con el ocupante israelí…

Jacob Cohen: Es cierto. Dalil Boubaker y más recientemente el imán de Drancy Shalgoumi se han convertido en los niños bonitos del CRIF [Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia] y del poder de Sarkozy. Por desgracia, siempre hay este tipo de colaboracionistas que traicionan las aspiraciones de los pueblos a quienes se supone que representan.

Silvia Cattori: ¿No están los palestinos condenados a fracasar ante las acciones de los sayanim que, según usted, están activos por todo el mundo?

Jacob Cohen: No creo. Hoy parece que los israelíes no tienen ninguna posibilidad, eso es lo que les empuja a ser intransigentes y a creerse intocables. Pero las relaciones de fuerza se están invirtiendo. No hace mucho tiempo se les celebraba como la «única democracia de Oriente Próximo».
Acuérdese de aquella época en la que los europeos iban a los kibutz. En 1967, cuando Israel acababa de conquistar unos nuevos territorios palestinos y el Golán, toda la izquierda francesa salió a la calle para ensalzar a Israel.
Esta inversión empieza a dar sus frutos. Israel es cada vez más paria. A partir de ahora el colonialismo y el apartheid conforman la imagen de Israel. La aventura sionista tendrá un final, tanto más cuanto que los israelíes están tan seguros de sí mismos que rechazan todas las soluciones que podrían permirtiles encontrar su lugar en la paz. Quieren una paz en la que ellos serían los amos absolutos.

Silvia Cattori: La opinión pública es una cosa, la clase política otra… Hubo un escándalo cuando el general de Gaulle [11] mencionó a este «pueblo de elite, seguro de sí mismo y dominador». ¿No cree que todavía hoy cualquier político que dijera eso pondría en peligro su carrera?

Jacob Cohen: No estoy de acuerdo. Las cosas también han evolucionado en relación a eso. Sigo la actualidad a diario. Una delegación parlamentaria francesa hizo un estudio sobre la acaparamiento de agua de Cisjordania por parte de las autoridades ocupantes. El informe se llamaba «El apartheid de Israel», algo inimaginable hace poco tiempo. La sensibilización ha evolucionado. Existe una realidad que los políticos no pueden ignorar indefinidamente.

Silvia Cattori: Resulta que los medios de comunicación han ignorado su libro. ¿No es esto la prueba de que usted toca un tabú [12]?

Jacob Cohen: Ha habido un muro de silencio alrededor de mi libro, lo cual es bastante comprensible tratándose de los medios convencionales. Pero muy pocas asociaciones progresistas y en favor de Palestina se han movilizado por el libro. Me sorprendió bastante y también decepcionó.

Silvia Cattori: Es muy fuerte su descripción de SOS Racisme. Muestra usted como sus dirigentes se entregan a unos compromisos contra natura con un grupo que está marcado por una ideología racista: la UEJF (Unión de Estudiantes Judíos de Francia). Y con qué facilidad este grupo pudo comprarlos y instrumentalizarlos, y llevarlos a servir a los intereses de Israel…

Jacob Cohen: SOS Racisme es un caso particular, casi es una caricatura de una organización de mayoría árabe y musulmana, creada, financiada, controlada y manipulada por los sionistas, es decir, por la UEJF.
No comprendo que quienes conforman su base y que en general son estudiantes o cuadros, no se den cuanta de las manipulaciones de las que son objeto. SOS Racisme no ha dicho nunca una palabra sobre la ocupación sionista. Su nombre siempre se encuentra junto al de la UEJF. Marchan codo con codo por la gloria de Israel.

Silvia Cattori: Acaba usted de publicar una nueva novela Dieu ne repasse pas à Bethléem [Dios no vuelve a pasar por Belén]. También trata de la actualidad en Oriente Próximo [13]. ¿Dedica todo su tiempo a la escritura?

Jacob Cohen: Dedico de 3 a 4 horas al día a escribir novela y después al compromiso político, principalmente en internet.

Silvia Cattori: Tanto mis novelas «Dieu ne repasse pas à Bethléem» (Dios no volverá a pasar por Belén) como «Le Printemps des Sayanim» (La primavera de los Sayanim) parecen ser el relato de sus experiencias tejido con lo que usted ha vivido, con sus experiencias vividas. ¿Oriente Próximo es un tema que le preocupa particularmente?

JPEG - 18.1 KB
El presidente francés Sarkozy con Valérie Hoffenberg

Jacob Cohen: Dios no vuelve a pasar por Belén es la epopeya novelada de Valérie Hoffenberg, presidenta del Comité de Judíos Estadounidenses de Francia, parlamentaria de UMP y sionista acérrima, nombrada por Sarkozy en 2009 «representante especial de Francia en Oriente Próximo». Esta dama creó la zona industrial de Belén supuestamente para favorecer el acercamiento israelo-palestino y contribuir a crear las condiciones de paz. Como señalé antes, es el tipo de timo político y mediático para dar la ilusión de que se marcha hacia la paz. En realidad, es una cortina de humo que permite al ocupante sionista estrechar su cerco sobre Cisjordania con toda impunidad.

Oriente Próximo me preocupa particularmente porque toda mi familia y una gran parte de mi comunidad marroquí fueron desarraigados e implantados en una tierra extranjera e inhóspita, sometidos al racismo asquenazí y arrastrados a unas guerras que no les concernían.

Silvia Cattori: Muchas gracias.

Traducido del francés por Beatriz Morales Bastos.
www.silviacattori.net

[1] Los «sayanim» –informantes en hebreo- son unas decenas de miles de personas ordinarias que obedecen «sin rechistar al Mossad» ahí donde residen y se transforman en espías potenciales. Las embajadas y otras instituciones israelíes pueden contar con este ejército de informantes que constituyen los «sayanim» para facilitar las actividades secretas de sus agentes secretos a través del mundo.

El 12 de marzo de 2012 durante una presentación de su libro Jacob Cohen fue agredido un grupo de siete a ocho miembros de la Liga de Defensa Judía.
«Se precipitaron sobre mí y empezaron a romperme huevos en la cabeza y a llenarme de harina. Cuando se marchaba gritaban «kapo, colaboracionista, volveremos siempre que organices algo».
Desde hace un año recibo insultos en internet y Facebook… Estaba seguro de que un día u otro iban a hacer algo. Les resulta insoportable que haya un judío que diga lo que yo digo y que empiece a ser conocido. Me esperaba más que me acusaran de ser antisemita, un proceso judicial, ya que lo utilizan para intimidar y disuadir», nos confiaba Jacob Cohen poco después de esta cobarde agresión. Jacob Cohen, escritor franco-marroquí, ha publicado cinco novelas. Nacido en 1944 en la judería de Meknés, se licenció en Derecho en Casablanca, después en Ciencias Políticas en París y emigró a Montreal y a Berlín. De vuelta a Marruecos en 1978 trabajo como profesor ayudante en la Facultad de Casablanca hasta 1987. Desde entonces vive en París.
Le printemps des Sayanim.
Editions L’Harmattan, 2010.

[2] «Rire contre le racisme» creado en 2004 en asociación por la UEJF y SOS Racisme se transformó en 2009 en «Rire Ensemble».

[3] Asociación francesa creada en 1984 por el ultra sionista Julien Dray; para Dray y sus amigos, la lucha «contra el racismo y el antisemitismo» no era sino una manera de dominio sobre los militantes para instrumentalizarlos políticamente. A finales de la década de 1990 la reputación de Israel se veía cada vez más mermada por las imágenes de soldados disparando balas reales a niños que se alzaban tirando piedras y SOS Racisme transmitía el mismo discurso que estas oficinas sionistas cuya vocación era desviar la atención de las personas preocupadas por los crímenes de Israel con un supuesto «resurgimiento de un nuevo antisemitismo». Con una dotación de aproximadamente un millón de euros al año, SOS Racisme cuenta con unos 20.000 miembros en Francia.

[4] Dieudonné, al que en 2003 se consideraba el mayor humorista francés, fue acusado de antisemitismo y prohibido de un día para otro en los medios, perseguido por bandas extremistas judías y prohibido en las salas simplemente por haber imitado a un colono israelí en un sketch.

[5] Véase la carta abierta publicada el 26 de octubre de 2011 por Pierre Stambul en nombre de la oficina nacional de la UJFP: http://la-feuille-de-chou.fr/archiv…

[6] Israël Shahak, Le racisme de l’État d’Israël, Guy Authier éditeur, Paris, 1975. (El racismo del Estado de Israel)

[7] Geopolítico y escritor francés.

[8] Delegada general de la Autoridad Palestina en Francia entre 1994 y 2005, y después ante la Unión Europea.

[9] Dalil Boubakeur es una personalidad de la comunidad musulmana en Francia, actual rector de la Gran Mezquita de París. Fue el primer presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán, entre 2003 y 2008. (N. de la T.)

[10] Blog de Jacob Cohen: http://jacobdemeknes.blogspot.com/

[11] El general de Gaulle en una conferencia de prensa en noviembre 1967. No aprobaba que Israel hubiera lanzado la Guerra de los Seis Días. http://www.ina.fr/fresques/de-gaull… ?video=Gaulle00139 Raymond Aron acusará a de Gaulle «de haber rehabilitado el antisemitismo».

[12] En Francia solo se hicieron eco unas cuantas páginas web (Info palestine, Comité Valmy, Palestine solidarité, Le Grand soir, Michel Collon, Le libre penseur…) .

[13] Dieu ne repasse pas à Bethléem, (publicado en Marruecos en marzo de 2012 en la editorial Kalimate), habla de «esta odiosa complicidad entre una Europa cobarde y pusilánime, y un Israel en la cima de su poder, arrogante e intransigente, y que se considera el amo indiscutible de toda la región por toda la eternidad».

<span lang='fr'>Silvia Cattori</span>Silvia Cattori Periodista suiza independiente cuya lengua materna es el italiano. Los años que vivió en el extranjero, específicamente en el sudeste de Asia y en la región del Océano Índico, en estrecho contacto con los medios diplomáticos y de las agencias de las Naciones Unidas, le han dado una importante comprensión del mundo, de sus mecanismos de poder y sus injusticias. En 2002, fue testigo de la operación «Escudo protector», desatada en Cisjordania por el ejército israelí. Silvia Cattori se esfuerza desde entonces por llamar la atención del mundo hacia los sufrimientos del pueblo palestino bajo la ocupación israelí.

Fuente: Red Voltaire

 

Suicidio

Imagen de http://imageshack.us

Queridos lectores,

No tenía pensado escribir sobre este tema, pero una reciente noticia de El País me ha motivado a ello. La noticia dice así: “La crisis cercena vidas en Italia“. Se ve que en Italia cada día se suicidan dos personas por causas imputables a la crisis (dificultades económicas, principalmente), típicamente un empresario y un trabajador. Cada día.Y leyendo el texto se ve que aún pueden estar contentos porque en Grecia ya llevan 1.725 suicidios de esos en dos años (unos 5 al día), y eso que Grecia es algo menos de cinco veces menos poblado que Italia. ¿Qué pasa en España, país donde resido? Es difícil de saber, ya que hay un cierto consenso en no divulgar este tipo de noticias para no alentar a un comportamiento tan autodestructivo en gente ya susceptible. Y, sin embargo, algunas noticias se van filtrando, como por ejemplo ésta deEl confidencialque sugiere que muchos accidentes de tráfico en realidad no son tales (aparte comenta otros problemas y da un rato revelador: en España se suicidan 9 personas cada día, aunque no sabemos cuántas de ellas lo hacen por razones imputables a esta crisis que no acabará nunca).

En realidad este triste fenómeno, el del suicidio provocado por la desesperación vital causada por la destrucción de las expectativas, es otra manifestación más de La Gran Exclusión. La gente va aceptando que los problemas que tiene, laborales, personales, de integración social, … son en buena medida culpa propia y por ello, incapaz de superar su propio fracaso vital, algunos se suicidan. Especialmente vulnerables son aquellas personas autoexigentes y las que tienen que sacar adelante a familiares y se ven incapaces, superados por la situación. Contribuyen a agravar este problema los medios de comunicación y el discurso político estándar, que ve la situación actual como algo coyuntural que puede ser resuelto, en vez de ser una transición histórica que inevitablemente y por pura estadística lleva al paro y a la exclusión a un cierto porcentaje adicional cada año (España acaba de llegar al 24,44% de la población activa en el paro, por desgracia en línea con las previsiones que hacíamos en Diciembre pasado).

Todo el proceso puede también ser entendido como un proceso decrecimiento de la entropía social debido a la escasez de fuentes de energía con suficientemente baja entropía. La Gran Exclusión puede también ser entendida como un proceso en el que ciertos depredadores que ocupan los estratos sociales superiores fagocitan los recursos disponibles, arrojando entropía sobre su entorno y degradándose así las condiciones de vida para la mayoría. Pero no estamos alejando del foco de este post.

La clave es que la mayoría de esa gente que se suicida tiene una mentalidad tipo BAU, y no conciben que exista un modelo de vida diferente al que han conocido y con el que han modelado sus expectativas. De hecho, se suicidan porque consideran que sus vidas han llegado a su fin, una vez que -correctamente- entienden que nunca podrán volver a sus vidas anteriores.

El final de nuestras vidas en modo A no significa que no pueda haber una vida en modo B. Pero es justamente ahí donde radica la mayor dificultad. La de ver que puede existir otra vida, y que esta vida puede merecer la pena. Incluso, puede ser que en realidad esa vida B sea más satisfactoria y plena que la vida A, sin tantos agobios y más volcada en la familia, los amigos, la comunidad… Hablar de esa manera (vida sencilla, retorno a valores tradicionales, familia, amigos, comunidad…) está ya etiquetado desde la perspectiva BAU con el cliché de lo hippy, lo idealista, lo contracultural… lo infantil, en suma, y a dar esa visión han contribuido decisivamente los medios de comunicación. Es bastante natural, porque cuando había negocios para hacer no se podía consentir que una proporción significativa de la población se saliese del sistema; tal salida sólo era permisible una pequeña cantidad de personas y sólo a los efectos de ilustrar su disfuncionalidad, su discapacidad, su absurdo… en suma, para servir a la propaganda de que lo mejor es seguir en el calorcito del BAU.

Resulta, por tanto, muy complicado convencer a ese ejecutivo de una gran multinacional, ahora en el paro de larga duración a sus 40 y tantos años, de que podría ser un feliz zapatero remendón; incluso, resulta terriblemente arduo hacerlo con un albañil o el operario de una fábrica, por no hablar de tantos pequeños empresarios arruinados y empeñados (y habiendo dilapidado también ahorros de los familiares).

Al final de las charlas sobre el Oil Crash suelo decir que no debemos consentir que nuestro vecino pase hambre, que debemos hacer, cada uno de nosotros, un esfuerzo positivo por crear comunidad, por ayudarnos, para que el sufrimiento cercano no nos sea ajeno. Por el mismo motivo no podemos consentir que gente cercana caiga en el oscuro pozo de la desesperación y el suicidio. Porque ésta es una guerra contra todos, contra todos nosotros, y no hay nadie que sea menos valiosos. No consintamos que las fábulas absurdas creadas por un sistema disfuncional que agoniza y su aparato de propaganda arrastren a nuestros amigos, compañeros, hermanos…

¿Qué puedo hacer yo, qué puede hacer Vd, querido lector? En primer lugar, hacerlo entender. La gente tiene que saber que lo que le está pasando ni es culpa suya ni puede solucionarse, no desde una perspectiva convencional; pero eso no quiere decir que no haya salida. También será un primer paso de transición para nosotros mismos, si superamos el pasotismo y el miedo al rechazo, en línea con el individualismo que tanto conviene al BAU, y conseguimos evitar por lo menos una muerte evitable, inútil y dolorosa.

Salu2,
AMT

Fuente: maestro viejo

 

Impresionantes fotos muestran de qué se alimenta cada país

Una pareja de periodistas ha documentado los hábitos alimenticios de distintas familias en varios países, mostrando que la comida chatarra y la mala alimentación no está necesariamente ligada a los países más desarrollados

La importancia de la alimentación nunca puede ser valorada lo suficiente, siendo uno de los procesos más directos de transformación de una persona: somos lo que comemos. El fotoperiodista Peter Menzel y la escritora Faith D’Aluisio han documentado en los últimos años los hábitos alimenticios de 30 familias en 24 países: construyendo con esto una serie de artísticos e informativos retratos.

Además de los coloridos retratos, el libro Hungry Planet: What the World Eats cuenta con una lista de los productos y gastos que estas familias consumen semanalmente y luego una discusión de cómo la comida es cultivada y usada.

Las diferenciase en los gastos y en la calidad de la alimentación son paradójicos: algunas familias en África gastan 500% menos en comida pero tienen una alimentación más saludable, basada en vegetales y granos. De manera increíble, Estados Unidos gasta más en salud pública que cualquier otro país en el mundo, 7,960 dólares per capita, pero rankea en último lugar en la calidad del cuidado a la salud. Esto posiblemente tiene que ver con la gran cantidad de comida chatarra, sodas y alimentos procesados con conservadores que consumen.

North Carolina, Estados Unidos

Amazing Photos Show What the World Really Eats usanorthcarolinaeat

Esta familia en North Carolina consume una dieta de alimentos procesados y preparados con antelación como fuertes cantidades de chatarra y comida rápida. Esto unido al consumo de bebidas llenas de ázucar como las que venden Burger King y McDonald’s, al parecer tiene que ver  con el desarrollo de enfermedades crónicas y de malestares generales que achacan a sociedades como las estadounidenses.

México

Amazing Photos Show What the World Really Eats mexicofamilyeat

Familias en México también tienden a consumir referscos llenos de ázucar y comida procesada, aunque toman más frutas y verduras que en Estados Unidos. Esta familia enlista a su comida favorita como la pizza, la pasta y el pollo. Al igual que Estados Unidos, el tipo de alimentación hace que  los mexicanos sufran de altos índices de obesidad.

Canadá

Amazing Photos Show What the World Really Eats whatcanadaeats

Unidos por un tratado de libre comercio, los canadienses comparten los mismos alimentos procesados que México y Estados Unidos. Las familias canadienses consumen carnes procesadas y chips, aunque con mayor prominencia de vegetales y pesacados frescos. Más yogur y queso también es característico.

 

Italia

Amazing Photos Show What the World Really Eats whattheworldeatsitaly

Familias italianas disfrutan del pan, pasta y una variedad de frutas. Granos constituyen una parte importante de la dieta, junto con otros alimentos ricos en carbohidratos. Las familias italianas prefieren  renunciar a opciones alimenticias de alta proteína por pasta con ragu. Aunque muchos de los alimentos son preparados en casa, se consumen grandes cantidades de Pepsi. Este es el caso de esta familia que consume 6 botellas grandes a la semana.

 

China

Amazing Photos Show What the World Really Eats chinadiet

En China las familias prefieren el puerco con salsa agridulce como platillo. Comiendo alimentos procesados combinados con carne y pescado empaquetado, esta familia china come menos frutas que vegetales y su selección de alimentos producidos en granjas es una de las más pequeñas junto con Estados Unidos.

Chad

Amazing Photos Show What the World Really Eats whatchadeats

Esta familia residente de Chad gasta solo 1.23 dólares a la semana en comida para alimentar a toda la familia. Su comida favorita es sopa con carne de cordero.

Japón

Amazing Photos Show What the World Really Eats whatjapaneat

Aunque podría sorprender a algunos, esta familia japonesa consume una dieta alta en dulces y comida procesada. Su comida favorita es el pastel, las patatas y el sashimi.

 

Alemania

Amazing Photos Show What the World Really Eats whatgermanyeats

Esta familia alemana ha adoptado una dieta de tipo estadounidense: su comida favorita es la pizza, el pudín de vainilla, las papas fritas y los noodles. El consumo de bebidas alcohólicas aumenta en este caso.

 

Grañ Bretaña

Amazing Photos Show What the World Really Eats britaindiet

Gastando más de 250 dólares en alimentos por semana, la familia promedio en Gran Bretaña come mayormente alimentos procesados y dulces. Esta familia gusta del pastel de chocolate, los sandwiches de mayonesa y el cóctel de camarón.

 

Fuente: Pijama Surf